El incómodo regreso de Chadwick al Congreso

El exministro Andrés Chadwick durante la sesión especial del Senado por la acusación constitucional en su contra. Foto: Leonardo Rubilar Chandia. Agenciauno.

El exministro Andrés Chadwick durante la sesión especial del Senado por la acusación constitucional en su contra. Foto: Leonardo Rubilar Chandia. Agenciauno.

El exministro del Interior, quien enfrenta la primera jornada de la acusación constitucional en su contra en el Senado, recibió el apoyo de una gran cantidad de parlamentarios oficialistas. Quienes estuvieron con él en la previa de la sesión comentaron que se encontraba "ansioso" para enfrentar esta etapa del proceso.




Pasadas las 9 de la mañana y acompañado de su abogado, Luis Hermosilla, y su exjefa de gabinete, María José Gómez, llegó hoy a la sede del Congreso en Valparaíso, el exministro del Interior, Andrés Chadwick, para enfrentar una jornada que se avizora extensa y en la que el Senado iniciará la revisión de la acusación constitucional en su contra.

La última vez que había visitado la sede del poder legislativo Chadwick no lo había pasado bien. Fue el 23 de octubre pasado cuando durante una sesión especial en la Cámara de Diputados, para analizar la crisis social que afectaba al país, el entonces ministro del Interior fue encarado por diputadas opositoras y recibió abucheos desde las gradas y dependencias del Congreso.

En tanto, hoy tras su llegada al Congreso, el exjefe de gabinete se dirigió a la sala del comité de la UDI, que queda al lado de la sala de la Cámara Alta. Ahí comenzaron a llegar figuras de Chile Vamos para entregarle sus saludos.

El primero en llegar a las oficinas de los legisladores UDI fue el diputado Jaime Bellolio, quien presidió la comisión de la Cámara de Diputados que revisó el libelo en su contra. Luego se sumaron los senadores UDI Víctor Pérez, Luz Ebensperguer,, David Sandoval, Juan Antonio Coloma (UDI), Ena Von Baer (UDI). Finalmente, el senador RN Andrés Allamand, llegó para entregar su respaldo al exsecretario de Estado.

En el lugar, según relatan quienes conocieron del encuentro, Chadwick se mostró "ansioso y nervioso". En la conversación el exsenador preguntó a los parlamentarios su percepción respecto de cómo sería la votación del libelo en su contra. La mayoría reconoció que era muy difícil que la acusación no prosperara. De hecho se comentó que senadores opositores que tenían dudas sobre aprobar la acusación o que incluso podría no estar en sala en el momento de la votación estaban siendo muy presionados en el sector.

La sesión en sala estaba citada para las 10 horas, pero solo un poco antes de las 10:30 comenzó.  Chadwick ingresó al hemiciclo y a los poco minutos ingresaron los tres diputados encargados de exponer el libelo Gabriel Boric (Convergencia Social), Gabriel Silber (DC), Marcos Ilabaca (PS) quienes lo saludaron.

Una vez en la sala Chadwick se sentó, en el lugar dispuesto para el "acusado", a la derecha de su abogado y pidió un café cortado. De ahí en más escuchó atento las exposiciones del secretario del Senado, Raúl Guzmán, y de los diputados informantes.

Y mientras seguían adelante las intervenciones de los parlamentarios opositores, varios diputados oficialistas iban haciendo ingreso a la sala de la Cámara Alta. Asi llegaron los diputados UDI María José Hoffman, Guillermo Ramírez, Patricio Melero, Javier Macaya, Issa Kort, entre otros, estos dos últimos calificados como "hijos políticos" de Chadwick, quienes además representan a la VI región, misma zona por la que Chadwick fue senador. Además estuvieron presentes parlamentarios de otros partidos como el presidente de RN, Mario Desbordes.

"No corresponde determinar si el exministro Chadwick es o no una buena persona", explicaba por su parte el diputado Ilabaca.

Aunque poca, durante la primera parte de la jornada también hubo presencia de representantes del gobierno como el ministro de la Secretaria General de la Presidencia, Felipe Ward y el de Desarrollo Social, Sebastián Sichel y el de Salud, Jaime Mañalich.

Desde La Moneda reconocen que el escenario para Chadwick es complejo. Que las gestiones ya están hechas y que el propio exministro habría llamado algunos parlamentarios para conocer de su percepción sobre la acusación en su contra. Asimismo, advierten que el Ejecutivo se encuentra en una posición extraña porque efectivamente este libelo descomprime la acusación en contra del Presidente Sebastián Piñera que se verá el jueves en la sala de la Cámara, pero que por otro lado sienta un precedente de que se deben asumir responsabilidades políticas por tema de los derechos humanos y que eso puede abrir la puerta a otras acusaciones, por ejemplo, al actual ministro del Interior Gonzalo Blumel.

La primera sesión del día para la acusación terminó pasada las 13:30 horas. Tras ello se le acercaron  senadores oficialistas como la timonel UDI, Jacqueline van Rysselberghe. Además, recibió el saludo de algunos legisladores opositores como Ximena Rincón (DC), Jorge Pizarro (DC), Felipe Harboe (PPD), Ricardo Lagos Weber (PPD), Alejandro Guillier (Ind.) y el presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD). También se le acercó el senador Iván Moreira (UDI) quien le dijo que fueran a almorzar, pero Chadwick rechazó la oferta y le dijo que debía trabajar. Se quedó con su abogado para seguir preparando su defensa, la que se dará cuando se retome la sesión a partir de las 15:00 horas.

Cabe recordar que es acusado de haber omitido acciones para evitar violaciones de los derechos humanos y haber infringido la Constitución y las leyes durante estado de excepción desde el 18 de octubre. Esta jornada se escuchará a los diputados que presentan la acusación y a la defensa del exjefe de gabinete. Mañana los senadores deberán determinar si aprueban o rechazan la acusación. Si es aprobada el exsecretario de Estado quedará inhabilitado por cinco años para ejercer cargos públicos.

Comenta