Juan Queipul Millanao: el comunero de Temucuicui que estaba prófugo y ahora lo buscan por disparo a trabajador con un fusil

La Araucanía

Foto referencial: Agencia Uno/Archivo

El imputado tenía dos órdenes de detención vigente, una por quebrantar una condena y otra por receptación de un vehículo robado. El domingo la PDI le allanó la casa, sin éxito.




El nombre de Juan Queipul Millanao no es desconocido para la Fiscalía de La Araucanía. La primera vez que la identidad de este miembro de la comunidad Temucuicui se cruzó con el Ministerio Público fue en 2009, cuando fue sindicado como uno de los autores del violento asalto al peaje Quino. En ese entonces era menor de edad y finalmente los tribunales decidieron absolverlo de todos los cargos, que incluían asociación ilícita terrorista y robo con intimidación.

En 2011, la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara lo invitó para que expusiera sobre la situación que había enfrentado. Esto iba a ocurrir el 1 de junio, pero el comunero se excusó y no participó de la instancia.

Sin embargo, el asalto al peaje Quino no sería la última oportunidad en que Queipul pasaría por los registros policiales. De hecho, hoy el Ministerio Público lo busca como el presunto autor de un asalto que sufrieron el viernes tres trabajadores forestales, quienes se trasladaban en una camioneta por un camino rural de Ercilla. En esta ocasión, el atacante obligó a bajar a los tres ocupantes y luego, sin un motivo aparente, disparó su fusil de guerra contra Sergio Garcés Valdés. Los trabajadores, previamente, estaban realizando faenas en un predio del werkén de la Alianza Territorial Mapuche, Mijael Carbone Queipul.

La víctima tuvo que ser operada y se encuentra grave en el Hospital de Victoria.

La investigación desarrollada por fiscales de Alta Complejidad y detectives de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales permitieron identificar al presunto autor del disparo como Juan Patricio Queipul Millanao, sobrino del lonko Víctor Queipul y quien ya mantenía dos órdenes de detención vigentes por distintos hechos.

La primera de estas se debe al incumplimiento de una pena de libertad vigilada, en una condena por el atentado incendiario que el 3 de octubre de 2014 destruyó dos camiones en el sector Pailahueque de Ercilla. En esa oportunidad, en el juicio oral la fiscalía acreditó que Queipul y el coimputado Hugo Melinao prendieron fuego a los vehículos y se enfrentaron a tiros con efectivos de Carabineros. Los fiscales pedían penas de 10 años y un día por homicidio frsutardo de Carabineros, cinco años y un día por incendios, 300 días por las amenazas, más otros cinco años y un día por el porte de arma de fuego, pero fueron condenados a penas menores que les permitieron acceder a penas sustituvas de la prisión.

En el caso de Juan Queipul, recibió una pena de 3 años y 1 día de presidio por el delito de incendio y otra de 541 días por el porte ilegal de arma de fuego, con beneficio de libertad vigilada. Debido a que el comunero había incumplido esta sentencia, desde el 31 de octubre 2018 ambas policías mantenían una orden de detención en su contra.

La segunda orden data del 5 de junio, cuatro días antes que el imputado presuntamente disparara contra el trabajador forestal. Ese día, el Juzgado de Garantía de Collipulli había despachado una orden de captura por el delito de receptación, en el marco de la investigación especial que desarrolla la Fiscalía de Alta Complejidad por robos violentos de vehículos.

Tras las diligencias desarrolladas el sábado, indicaron desde el Ministerio Público a La Tercera PM, la fiscalía solicitó una nueva orden de detención en su contra, ahora por el delito de homicidio frustrado, así como una orden de allanamiento en su domicilio, en la comunidad Autónoma de Temucuicui. Esta fue realizada el domingo por efectivos de la PDI, aunque sin éxito. En las policías se presume que escapó tras ser alertado del ingreso de los policías al predio.

Entre las otras aristas que ahora deberá establecer la investigación, es cómo un arma de guerra llegó a manos del atacante.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.