La batalla por el 5G: Subtel da luz verde a venta de espectro de Entel a Claro

El 2 de agosto, la autoridad resolvió dar luz verde a la operación, pero el caso sigue abierto ahora en la Contraloría General de La República tras una nueva arremetida de la firma WOM, tercera en disputa, en contra de la venta de espectro que efectuó Entel a Claro y que permitiría a la mexicana el desarrollo de su red de quinta generación en Chile.




El pasado 2 de agosto, la Subsecretaría de Telecomunicaciones resolvió dar luz verde a la venta de espectro en la banda 3,5 GHz que Entel decidió hacer a Claro tras una fuerte arremetida en contra realizada por WOM. El acuerdo posibilita a la mexicana a ingresar al 5G, pero ésta debe solicitar una modificación de la concesión que requiere el visto bueno de la autoridad.

La disputa se originó luego de que en febrero, durante la licitación 5G, Claro perdiera dos de las tres licitaciones por el espectro, pero aseguró que continuaría adelante con sus planes para desplegar su red de quinta generación y complementar su portafolio que contempla espectro en la banda 26 GHz.

El 24 de mayo, a fin de derribar el acuerdo entre ambas operadoras, WOM presentó un requerimiento ante la Subtel, consultando por la legalidad de la operación y acusando que una eventual petición de ajuste de Claro al espectro adquirido de fijo a móvil infringiría la normativa sectorial de libre competencia.

Y el 18 de junio, la firma controlada por el fondo británico Novator Partners LLP, decidió una nueva ofensiva. Fichó los servicios de los abogados José Gabriel Undurraga y Eduardo Cordero, socios de Guerrero Olivos y presentó un requerimiento ante la Contraloría, donde nuevamente alertó sobre los peligros que significaría el acuerdo de venta entre Entel y Claro. En su cruzada, la compañía advirtió un “evidente perjuicio fiscal”, ya que Claro lograría acceder a una concesión de 5G sin pasar por un concurso público, como el último que significó para el Estado fondos por US$350 millones.

En esta presentación, WOM cuestionó que la Subtel no respondiera su consulta inicial y advirtió que la modificación que buscaría Claro significaría asignar de manera directa “sin retribución para el Estado una concesión”, recordando que el último concurso público permitió una recaudación fiscal de alrededor de US$350 millones. Asimismo, sostuvo que si la autoridad valida la operación entre Claro y Entel, sólo este último obtendría un beneficio económico al enajenar unas concesiones, cuyo objeto actual se ejecuta con una tecnología obsoleta y sin que cuenten con un valor económico relevante.

El 30 de junio la entidad contralora derivó el conflicto a la Subtel por ser un asunto de su exclusiva competencia. Pero el pronunciamiento de fondo requeriría más tiempo y finalmente el pasado lunes 2 de agosto, el Jefe de la División Jurídica de la Subtel, Jorge Muñoz Wilson respondió al requerimiento que de WOM de finales de mayo. La respuesta de la Subtel no sólo fue enviada a la propia operadora, sino que también a la Unidad Jurídica de la Contraloría Regional Metropolitana.

En su respuesta, la autoridad explicó la actual legislación que rige el mercado de las telecomunicaciones reconoce en términos generales, el derecho de las empresas al ser titulares de una concesión del espectro radioeléctrico, pudiendo a transferir la misma a un tercero. Asimismo, recordó que el artículo 21º de la Ley General de Telecomunicaciones dispone que “en caso de transferencia, cesión u arrendamiento se requerirá la autorización previa de la Subsecretaría, la que no podrá denegarla sin causa justificada”. De hecho sostuvo que no puede rechazar la enajenación por razones “arbitrarias ni caprichosas”.

Según conocedores del caso, Subtel no sólo respaldó la venta del espectro que efectuó Entel a Claro, sino que al mismo tiempo desestimó los argumentos vertidos por WOM, pues a la fecha aún Claro no solicita la modificación. De hecho, el 26 de mayo la autoridad publicó en el Diario Oficial el decreto que validó la operación de venta del espectro.

En el caso de las consideraciones efectuadas por su representada, cabe advertir que las mismas dicen relación, no con causales justificadas de rechazo actuales, sino con una eventual futura solicitud de modificación del tipo de servicio de la concesión de parte de la adquirente que, aun cuando pueda ser un desiderátum públicamente expresado por la misma, no ha sido el objeto de la solicitud planteada en dicha oportunidad ante la Subsecretaría de Telecomunicaciones, no correspondiendo por ende pronunciarse al respecto ni rechazar por este motivo la transferencia de concesión solicitada”, consignó la autoridad en su oficio Nº358 al que tuvo acceso La Tercera PM.

La Subtel igualmente aclaró que “el que ahora se haya procedido a autorizar la transferencia de concesión solicitada –no existiendo causa justificada que lo impidiera-, por supuesto no implica adelantar el juicio de este organismo respecto de la procedencia de una solicitud de modificación del tipo de servicio de la concesión o un compromiso de su parte de acceder a la misma”. “Una solicitud en tal sentido sólo puede ser resuelta solo una vez que se haga una presentación con una solicitud concreta en tal sentido y luego del correspondiente análisis de toda la normativa y jurisprudencia pertinente”.

Otra vez a Contraloría

Ante la respuesta de la Subtel, WOM volvió a la carga y presentó el pasado 6 de agosto un nuevo requerimiento ante la Contraloría y el viernes 13 el ente contralor ofició a la Subtel para que en el plazo de 10 días se pronuncie si está dentro de sus facultades cambiar el uso de una concesión sin pasar por concurso público.

Hoy la Subtel está con el plazo vigente aún para responder al fondo del asunto, ya que se trata de 10 días hábiles, que vencen el jueves 26 de agosto.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.