Vidal, Bravo, Isla, NN... la capitanía de la Roja, otra vez una bomba de tiempo

RUEDA

En el partido frente a Guinea, Rueda no contará con Medel, Díaz ni Alexis Sánchez, quien han portado la jineta en medio del conflicto que le quitó el privilegio al arquero del Manchester City. La autoridad del DT se pone a prueba.




Reinaldo Rueda aterrizó en España hace 10 días con una idea clara de cara a los amistosos ante Colombia y Guinea. El capitán, sin ninguna duda para él, sería Gary Medel. Nada lo haría cambiar de opinión al técnico cafetalero. Y en caso de alguna emergencia, como lesión del Pitbull, tendría a Alexis Sánchez como la llave de seguridad, y así evitar que alguien le preguntara por la posibilidad de que Claudio Bravo volviera a ponerse la jineta. No obstante, todo su plan pacificador se fue al tarro de la basura con las lesiones del mediocampista del Bologna y del delantero del Inter el día sábado ante Colombia, que dejaron al entrenador ahora con una gran encrucijada de cara al segundo duelo de esta gira por Alicante: ¿quién será el portador de la cinta frente a los africanos?

"Mañana durante el juego ustedes se darán cuenta de quién va a ser el capitán, ya lo van a poder observar en la cancha. Pero está bien que haya preocupación por ese tema. Es bueno", expuso Rueda en la conferencia de prensa de esta mañana en la previa al duelo con Guinea. Claro, después de lo ocurrido en Tegucigalpa con la decisión de Charles Aránguiz de no ser el capitán frente a Honduras, el técnico no quiere quedar enfrentado a otra negativa delante del grupo. Por eso, quiere estar seguro de que no recibirá otro portazo que vuelva a poner en entredicho su liderazgo dentro del camarín. En su ciclo con la Roja, el entrenador le cedió la jineta a Medel, Sánchez, Enzo Roco y Paulo Díaz, aunque en alguna oportunidad incluso Miiko Albornoz la portó durante un partido.

El tema, que comenzó a tomar más temperatura desde la gira pasada, le estalla nuevamente en la cara a Rueda. Sin mucho margen de maniobra por la proximidad del duelo ante Guinea, tendrá nuevamente que hacer concesiones en un camarín que ya se está acostumbrando a este tipo de prácticas. Y así como ocurrió con el tema de los jugadores liberados tras el compromiso frente a los colombianos, ahora tendrá que resolver cómo designar a un capitán sin herir susceptibilidades ni que queden heridos en el camino, tal como ocurrió en Honduras hace un mes. En aquella oportunidad, pasó de largo de Bravo.

De cara al duelo con los africanos de este martes, el entrenador sabe que no tendrá a disposición ni a Medel ni a Alexis, sus dos principales candidatos para la capitanía, y tampoco a Paulo Díaz, liberado tras una petición de River Plate y quien debió portar la jineta de emergencia ante los hondureños en septiembre pasado. De este modo, Rueda se va quedando sin opciones si es que mantiene su postura de no devolvérsela a Bravo. De los históricos, únicamente le va quedando Mauricio Isla como principal aspirante. El Huaso, que supera el centenar de partidos por la Roja, tiene la última palabra. Habrá que ver si al igual que Aránguiz decide no entrometerse en el problema interno o le da una mano al técnico en este conflicto donde se está quedando sin salidas. Si el lateral elige la primera opción, las chances del cafetalero se reducen dramáticamente.

Rueda, preso de sus dichos

Hasta ahora, el único argumento esbozado públicamente por Rueda para no devolverle la jineta al portero del Manchester City es que no cumple con un requisito que para él supone intransable. "La idea es que siempre tengamos un capitán que ronde por la cancha, que esté en contacto con el árbitro. Claudio (Bravo) ya fue capitán por muchos años y hay que dejar a otros jugadores que tomen responsabilidades, como es el caso de Paulo", señaló el entrenador después del duelo con Honduras. Es decir, de acuerdo a su libreto, ningún arquero podría tener la cinta.

Sin embargo, revisando la historia de Rueda como entrenador, y principalmente como seleccionador, queda claro que no siempre se negó a darle la capitanía a un arquero. En el Mundial 2010 de Sudáfrica, cuando era técnico de Honduras, le cedió la cinta al portero Noel Valladares en el duelo ante Suiza. En aquel momento, su argumentación de tener un futbolista rondando la cancha sucumbió.

Lo que jamás reconocerá públicamente Rueda es que la figura de Bravo todavía genera resquemores dentro del camarín. Lo reconoció el propio Aránguiz en septiembre pasado, cuando se refirió públicamente a su decisión de no aceptar la jineta de capitán. "El ambiente estaba un poco raro. Todo error trae consecuencias y es difícil mirar a Claudio como se miraba antes. Hay que ir despacio, dando tiempo y seguramente con el correr del tiempo se solucionarán las cosas. Después de dos años hablando tanta mierda era raro", declaró el Príncipe en una entrevista que dio a Radio ADN. En Alicante, quedó claro que su distanciamiento con varios de los referentes, principalmente Medel y Vidal, es más que evidente, al punto de que nunca se concretó la conversación en privado para tratar el tema ocurrido hace dos años en Sao Paulo.

"Yo sigo siendo un líder dentro del equipo, sigo siendo quien habla más que todos dentro del vestuario o quien grita más o putea más dentro de la cancha a un compañero. No porque lleve un brazalete me voy a quedar callado o dejaré de hacer las cosas que hago siempre", recordó Bravo tras el partido en Tegucigalpa en septiembre pasado, dejando en claro que con o sin jineta, sigue haciendo valer su peso en el camrín. Le guste o no a sus eventuales enemigos.

¿Bravo (122 partidos con la Roja) capitán? ¿Vidal (114) capítán? ¿Isla (114) capitán? Rueda tiene la última palabra.

Comenta