La encrucijada de Defensa por Alto Mando del Ejército: Diez días para revisar antecedentes de generales en medio del "caso viáticos"

Alberto Espina

El ministro de Defensa, Alberto Espina, en el ensayo de la Parada Militar. Foto: Agenciauno

Espina ordenó realizar todas las gestiones necesarias para cruzar la información existente en el Ejército y determinar cuántos generales en servicio están siendo investigados. Extraoficialmente se habla de al menos 15 generales activos que podrían estar involucrados en la defraudación a través de pasajes para misiones en el exterior.




Son 21 causas derivadas de la investigación por fraude en la Ley reservada del Cobre las que sigue la ministra Romy Rutherford, pero es una de ellas, el denominado "caso viáticos", el que hoy tiene en alerta al ministerio de Defensa. Según altas fuentes de la institución, el ministro Alberto Espina ordenó realizar todas las gestiones necesarias para cruzar la información existente en el Ejército y determinar cuántos generales en servicio están siendo investigados. Extraoficialmente se habla de al menos 15 generales activos que habrían cumplido misiones de servicios en el exterior que podrían estar involucrados en el mal uso de pasajes. Sólo tras recabar los antecedentes necesarios, Espina procederá a reestructurar el alto mando.

Las medidas adoptadas por el secretario de Estado incluyen la revisión de las autorizaciones de viajes oficiales entre los años 2009 y 2015 que fueron gestionadas con algunas de las cuatro agencias que operaban con el mundo castrense y que eran parte de la operación a través de la cual los oficiales, luego de que se les facturaban los tickets por los montos más altos del mercado, se contactaban con la empresa de turismo para comprar pasajes más baratos y con el remanente realizar escalas, sumar pasajeros o solicitar reembolsos.

La información recopilada por La Tercera PM da cuenta de que, tras el procesamiento de John Griffiths por fraude al fisco esta semana, que implicó su renuncia como jefe del Estado Mayor General, Espina se autoimpuso diez días de plazo para que le sean entregada la información necesaria y tomar decisiones respectivas. "Está realizando un trabajo muy intenso porque se está ante una situación sumamente compleja. El alto mando va a tardar", señala una de las fuentes consultadas por este medio.

Ello se suma a otras medidas, como la exigencia que se realizó en septiembre pasado a las distintas ramas de las Fuerzas Armadas para que entregaran sus propuestas de actualización del reglamento de pasajes y fletes que data de 1981 y que en la actual circunstancia va a ser modificada.

La hebra de Oviedo

Ayer, como publicó La Tercera, la Corte Marcial ratificó el procesamiento de los dos primeros oficiales involucrados en este caso: los coroneles (R) Sergio Vásquez y Rodolfo Hidalgo. El abogado del primero, Luis Valentín Ferrada, adujo que la práctica que Rutherford considera como fraude, era habitual y que "entre 2009 y 2015 (período que indaga la ministra Rutherford) salieron fuera del país 1.503 soldados: 348 generales, 892 coroneles y más de 300 suboficiales y clases. Este número es exacto, porque está extraído de los decretos supremos que en cada caso los revisé, firma el ministro de Defensa por orden del Presidente, disponiendo las comisiones de servicio en el exterior".

El dato busca instalar la sensación de que si Rutherford continúa su indagatoria, podrían caer demasiados funcionarios castrenses. Sin embargo, fuentes de la investigación descartan esta tesis y precisan que lo que ha descubierto la ministra hasta ahora es que los "beneficiados" con este mecanismo eran en su mayoría cercanos a los comandantes en jefe de turno. Respecto de quienes sí están siendo investigados se han solicitado diligencias como levantamientos patrimoniales y aperturas de cuentas.

Una de las figuras que estaría en una situación compleja es el otrora mandamás Humberto Oviedo. El General (r) figura, como consta en el autoprocesamiento de Griffiths, en la declaración de éste sobre un viaje que realizó del 13 al 21 de febrero de 2014 a Milán, con escala en Venecia. Oficialmente, Griffiths viajó junto a los generales Sergio Retamal (BAE) y Oviedo, pero luego reconoció que "realmente viajó con su señora. Afirma que se usa que se viaje con las señoras, como lo hicieron los tres generales en esa oportunidad. Más si es que se han pedido los permisos, pero no recuerda si los tenía".

El escrito consigna acudieron a París, Venecia, Milán y Berna. El método usado por Griffiths habría sido el mismo empleado por Oviedo y, recalcan fuentes conocedoras de la investigación a este medio, se hace difícil sostener la inexistencia de dolo en este tipo de maniobras, toda vez que se realizaba un acuerdo expreso con las agencias para que los pasajes de las cónyuges fueran cargados al fisco.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.