La historia de la familia Wurman, los fundadores de las desaparecidas tiendas Dijon

Su primera tienda no se llamó Dijon sino que Topshop y se ubicó en calle Huérfanos Nº 747. El inicio del proyecto radica en dos nombres: Salo Wurman Goltz (91) y su primo Alberto Wurmann Gotfrit (73), quienes son señalados en la industria del retail como el gran gestor y el organizador de la iniciativa, respectivamente.




No fue un cierre sorpresivo para la industria del comercio y solo era cuestión de tiempo para que se concretara. El 1 de julio los ejecutivos de AD Retail (ABCDin) -propiedad la familia Santa Cruz- decidieron subir un comunicado a la página web de Dijon anunciando el cierre definitivo de la cadena de vestuario, como lo habían adelantado en su último reporte anual publicado el 15 de abril de 2020.

El ocaso de Dijon se enmarca en un complejo periodo para el retail C3-D, golpeado en medio de una tormenta perfecta que combina la ralentización de la economía -que no se veía desde 1982-, los efectos del 18-O y el confinamiento obligatorio por la pandemia del Covid-19. De hecho, la propia AD Retail llevó a cabo una reorganización para evitar su quiebra y los mismos pasos ha seguido recientemente Multitiendas Corona de propiedad de la familia Schupper.

Al igual que Hites (Hites) y Tricot (Pollack), el origen de Dijon está vinculado a la comunidad judía en Chile. Se trató de un proyecto familiar que unió a dos familias Wurman y cuya primera tienda se ubicó en mayo de 1978 en pleno centro de Santiago.

La tienda debut no se llamó Dijon, sino que Topshop y se ubicó en calle Huérfanos Nº 747, frente al cine Rex. Pero al poco tiempo los Wurman deciden crecer y se dieron cuenta que Topshop era una marca internacional y estaba registrada por lo que cambian el nombre a Dijon. Dos años después deciden salir de ese lugar debido a la fuerte demanda inmobiliaria.

Según cuentan entendidos, el inicio de Dijon radica en dos nombres: Salo Wurman Goltz (91) y su primo Alberto Wurmann Gotfrit (73), quienes son señalados en la industria del retail como el gran gestor y el organizador del proyecto respectivamente. Este último es ingeniero comercial de la Universidad de Chile y luego de ser gerente general de la multitienda -entre los años 1983 al 2000-, realizó un MBA en la misma casa de estudios para dedicarse hasta hoy a la asesoría de empresas familiares.

Salo Wurman Goltz es el motor de este Dijon que durante fines de los setenta se convierte en una de las primeras cadenas del retail en importar vestuario desde Asia a nuestro país. En aquellos años, Dijon importó ropa desde Corea del Sur que en se periodo mostraba un desarrollo textil más desarrollado que el de China.

En sus primeros años, Dijon aprovechó los conocimientos del área industrial que entregaba Hermann Wurmann -con dos N- quien fundó Ronitex, empresa textil especialista en el desarrollo de vestuario infantil. Al cabo de uno o dos años la multitienda comenzó a desarrollar sus propias colecciones. Si bien Hermann no tuvo un rol más profundo en levantar la cadena de tiendas, sí tuvo un rol que resultó clave y fundamental para la vida de Dijon.

Un cercano a la familia Wurman explicó a Tercera PM que durante los ochenta tal fue el éxito de la cadena que “casi toda familia tuvo uniforme o parka Dijon en un momento. Fue un proyecto muy importante para mucha gente que hoy ve con nostalgia el cierre”.

Segunda Guerra Mundial y viaje a Chile

En 1939, Herman Wurmann tenía 18 años y estaba a punto de ser enlistado en el ejército de Rumania en los albores de la Segunda Guerra Mundial. El joven no estaba dispuesto a sumarse al frente y decide arrancar del conflicto junto a un grupo de amigos de la misma edad. En calidad de refugiado empieza a rearmar su vida en Chile en los años cuarenta.

Diez años más tarde -a través de una serie de instituciones que existían de ayuda a la comunidad judía- Hermann logra encontrar familiares en Europa que sobrevivieron al combate y las extremas necesidades. Ente los familiares que encontró está Salo Wurman.

Se trataba de un primo hermano de Hermann. Salo era un joven de cerca de 20 años que sobrevivió en Rumania y que Hermann -por medio de las mismas agrupaciones- logró que viajara a Chile para una mejor vida.

Salo se casó con Sonia Schapiro Epstein con quien tuvo cuatro hijos, los cuales también son fundadores del proyecto de Dijon, aunque en distinto grado.

Abraham (67), Leon (66); Isaac (64) y Vivien (60). A su vez, cada uno ha levantado durante los últimos años empresas y sociedades en distintas áreas que van desde la alimentación al mundo artístico. A modo de ejemplo, León en 2010, forma la empresa Green S.A., dedicada al servicio de aseo industrial, la que en la actualidad cuenta con más de 3.300 colaboradores, según explica en su LindedIn. Mientras que Vivien es actualmente rectora del Instituto Profesional Escuela Moderna de Música y Danza. Todos declinaron responder consultas sobre este artículo.

Por otro lado, Salo junto a sus hijos fueron accionistas del Banco Israelita de Chile, donde compartían directorio con las familias Schachner y Furman. Posteriormente pasa a llamarse Internacional y es vendido a Eduardo Navarro, Christoph Schiess, Julio Jaraquemada y Eduardo Elberg.

Una negociación express

El 21 de marzo de 2013, AD Retail concretó la compra de Dijon en $18.000 millones. A cargo de la negociación estuvo directamente Jaime Santa Cruz -presidente del conglomerado- y quien sólo conoció a Isaac Wurman en las conversaciones, pues ese año era el único dueño de Dijon, luego que salieran sus hermanos de la propiedad.

Según cuentan cercanos al proceso, la negociación de venta de Dijon duró sólo dos meses. No hubo banco de inversión de por medio y no fue fácil al comienzo. Sin embargo, se logró saldar un acuerdo, luego que Wurman presentara reparos sobre las cifras de valorización de los bienes y que posteriormente fueron resueltas.

Las mismas fuentes señalaron que Isaac Wurman pidió expresamente que Jaime Santa Cruz formara parte de las conversaciones.

El acuerdo contenía una parte que consideraba un precio contingente, situación que los mantuvo durante largo tiempo en una contienda judicial que culminó con tres arbitrajes que fueron zanjados por el juez árbitro Andrés Cúneo. Sin embargo, Wurman cuestionó a través de un recurso de queja la acción y patrocinado por el abogado Nelson Contador acudió a la Corte de Apelaciones de Santiago.

Ese año, la cadena contaba con 59 tiendas ubicadas desde Arica a Punta Arenas y 26.274 metros cuadrados de sala de venta. En 2020, Dijon cerró con 4 tiendas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.