La selección del estallido: las dificultades de la Sub 23 de cara al sueño olímpico

Selección, Sub 23

Foto: Carlos Parra/Comunicaciones ANFP.

La selección que jugará el Preolímpico en enero no ha disputado amistosos desde septiembre y debido a que se bajaron del torneo en Canarias de noviembre pasado, llegarán con tres meses sin disputar un partido.




Treinta y ocho días faltan para que la selección chilena debute en el Preolímpico sub 23, en Colombia. Hace 57 días se jugó el último duelo del Campeonato Nacional, el 17 de octubre, sin contar el fallido regreso en noviembre ni el duelo que Cobresal y Unión Española alcanzaron a jugar en El Salvador. Y en total, serán 95 los días en que los seleccionados no habrán disputado un partido. Tres meses sin competencia para una Roja que llegará sin fútbol a buscar la clasificación a Tokio 2020.

Ecuador (18/1), Venezuela (21/1), Argentina (24/1) y Colombia (30/1) serán los rivales de Chile en el grupo A del torneo, cuyo formato son dos grupos de cinco equipos, desde donde avanzan los dos primeros a un nuevo cuadrangular en el que se definirán los dos cupos a los Juegos Olímpicos.

El cuerpo técnico que encabeza Bernardo Redín, ayudante de Reinaldo Rueda en la selección adulta, ha tenido que lidiar con una baja preparación debido al estallido social del país. El grupo que por estos días prepara la competencia en un nuevo microciclo solo ha jugado cinco partidos. Cuatro fueron en el Torneo Maurice Revello, en junio, disputado en Francia y que reemplazó al Esperanzas de Toulon, donde la sub 23 ganó tres (1-0 a Portugal, 2-1 a Inglaterra y 2-1 ante China, en el duelo por el séptimo lugar) y perdió por goleada ante Japón. El quinto: la caída por 1-3 en el amistoso ante Brasil, en Sao Paulo, del 9 de septiembre.

La planificación indicaba que el equipo de Redín debía viajar a España para jugar el Torneo United Football Festival Gran Canarias, que se disputó entre el 14 y 17 de noviembre. La Roja se bajó una semana antes. "Considerando la limitada disponibilidad de jugadores debido a la necesidad de facilitar la continuidad de nuestros campeonatos, motivada por la actual situación que vive el país, la Gerencia de Selecciones determinó no participar", indicó la ANFP en un comunicado. "Si bien la Gerencia de Selecciones había confirmado la participación de Chile en este certamen hace tres meses, luego de analizar la situación que afecta a nuestro país, tomó esta determinación", añadieron, al tiempo que confirmaban que la preparación seguiría con microciclos en Juan Pinto Durán.

"Si bien tenemos un poco de desventaja en cuanto a amistosos, creo que esta semana donde podemos estar todos juntos, compartir y seguir entrenando como si fuera un club nos va a ayudar muchísimo", dijo un esperanzado Gabriel Suazo, quien asoma como capitán de esta selección.

Esta semana se está llevando a cabo el segundo proceso de prácticas en Juan Pinto Durán desde que se determinó suspender el viaje a España. Son 27 los jugadores que participan del microciclo, de los cuales Ignacio Jara de Cobreloa (25 partidos, 2.183 minutos), Benjamín Gazzolo de San Felipe (23 partidos, 2.058  minutos), Tomás Alarcón de O'Higgins (22 partidos, 1.912 minutos), Nicolás Baeza (24 partidos, 1.891 minutos) y Gabriel Suazo de Colo Colo (23 partidos, 1.893 minutos) son quienes más rodaje tuvieron en 2019. A la base de futbolistas que se desempeñan en el torneo chileno deberían sumarse Víctor Dávila del Pachuca, Francisco Sierralta de Udinese y Ángelo Araos del Ponte Preta.

Preocupación por el físico

Ante la falta de fútbol la primera preocupación fue el físico. Por eso lo primero que se le hizo a los jugadores fueron diagnósticos para ver en qué condición estaban por la paralización del campeonato y como base para empezar a trabajar con balón. La desventaja es clara con respecto a otras selecciones que han estado jugando amistosos o cuyas competencias locales siguen su curso. Por lo anterior es que el miércoles de la semana pasada se hicieron los estudios para nivelar a los jugadores, quienes llegaron con distintos entrenamientos desde sus clubes.

El cuerpo técnico de la Roja dio instrucciones a los jugadores para cuidarse en lo físico desde que comenzó el proceso de la sub 23. "Estamos en constante evaluación, porque tenemos que estar al cien por ciento, tanto en medición de grasa como muscular", dijo Suazo. "Lamentablemente como no se pudo jugar, tuvimos una para y, quieras o no, afecta un poco en lo físico", añadió Gazzolo.

La falta de fútbol se contrapone a la preparación de otras selecciones. Por ejemplo, Argentina se consagró ganador del torneo al que la Roja no fue. Derrotaron 1-0 en la final a Brasil. En la albiceleste destacan futbolistas como Nicolás Capaldo, de Boca Juniors, o Matías Zaracho, de Racing. A su vez, en Brasil las figuras son Paulinho, del Leverkusen, y se ilusionan con contar con Vinicius Junior y Rodrygo, ambos del Real Madrid, aunque es incierto que el cuadro merengue los vaya a ceder.

¿Afecta no estar compitiendo? "Obvio. Un futbolista se mantiene entrenando pero el fin de semana es algo totalmente distinto a un entrenamiento. Si bien nos afecta dentro de la cancha, está claro, nunca vamos a dejar de luchar y pelear por el objetivo", expresó Suazo.

La Roja sub 23 seguirá entrenando esta semana bajo las órdenes de Redín y su cuerpo técnico, compuesto por Cristian Leiva como ayudante, Juan Carlos Quinteros de preparador físico y Néstor Lo Tártaro, como entrenador de arqueros. La pelota ya rueda en Juan Pinto Durán, los trabajos con balón se están haciendo, pero a un mes del Preolímpico, de fútbol competitivo, ni hablar.

Comenta