La solitaria batalla de Virginia Reginato por el Festival de Viña

Con los canales organizadores, Anatel y el ministro de Salud entre los partidarios de suspender el evento veraniego, la alcaldesa de la Ciudad Jardín se mantiene firme en su postura de esperar una propuesta de festival alternativo para febrero. Según dice Reginato a La Tercera PM, con los canales "debemos generar un evento televisivo en modo pandemia", mientras los cálculos de la Cámara de Comercio de la ciudad dan cuenta de pérdidas de más de US$40 millones para la región incluso si la cita se realizara en formato streaming.




El martes recién pasado se llevó a cabo la comisión ampliada anunciada previamente por la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, integrada por la comisión festival y el consejo municipal, con el fin de definir qué alternativas permitirían llevar a cabo la versión 2021 del Festival de Viña.

Si bien la reunión -que será retomada el próximo martes- fue una nueva instancia impulsada por la alcaldesa para encontrar opciones al certamen, se planteó desde la invariable postura de Reginato: sacar a toda costa la próxima edición del festival viñamarino, a pesar de las ya numerosas voces que optan por su suspensión a consecuencia de la pandemia.

Los canales organizadores, TVN y Canal 13, han sido enfáticos en su postura. En su más reciente declaración, difundida en una carta hace una semana, reiteraron las razones que a su juicio “imposibilitan la realización del Festival de Viña del Mar 2021 bajo los términos que establece la actual concesión”.

Días antes fue el ministro de salud, Enrique Paris quien se pronunció al respecto, señalando que a su juicio “el Festival de Viña no se puede hacer”.

Y esta semana se unió a esa posición la Asociación Nacional de Televisión, Anatel. A raíz de un oficio enviado por el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Amaro Labra, Anatel realizó un completo análisis de lo que significa construir un evento de las características del Festival de Viña y su conclusión fue tajante: “No creemos posible que se deba realizar el Festival de la Canción 2021”.

¿Cuáles son entonces las razones que llevarían a Reginato a insistir con el certamen de febrero?

*El impacto económico en Viña

Uno de los factores más relevantes que se ha mencionado para realizar el evento es el impacto económico en la Ciudad Jardín, con una crisis que se arrastra hace meses. “Para el comercio y para el turismo sería un impacto tremendo, porque nosotros llevamos casi cinco meses en cuarentena, ya venimos desde octubre del año pasado con mucho negocio cerrado, ya hicimos el Festival en condiciones bastante complicadas precisamente por las manifestaciones, por lo tanto el turismo ha sufrido más que otras ciudades porque se nos juntaron los temas”, expresa la concejal Pamela Hodar.

Rodrigo Rozas, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Viña del Mar, señala que “para la ciudad de Viña del Mar, el Festival de la canción tiene un impacto muy positivo en la actividad comercial y turística, entendiendo que en la semana del Festival, que es la más potente del verano, ingresan cada año cerca de 500 mil personas a la región, con un gasto per cápita promedio cercano a los 70 mil pesos en consumo en diferentes actividades”.

De acuerdo a esos mismos cálculos, los ingresos que dejaría el espectáculo televisado durante esa semana para la región de Valparaíso en su conjunto rondarían los 44 millones de dólares.

Según sus datos, “la hotelería en esa semana alcanza una ocupación superior al 90%. Entonces, lamentablemente, al no hacerse este Festival, perjudica notablemente la economía local, los puestos de trabajo y mucho trabajo part time que hay esa semana para reforzar los servicios turísticos. También el sector gastronómico y todas las categorías de negocio”.

Coincide en su análisis Arturo Grez, director del Área de Desarrollo Turístico y Económico de la Municipalidad de Viña del Mar, quien complementa que “desde el punto de vista de la hotelería, la producción y realización del Festival genera las mayores tasas de ocupación hotelera del año durante los 28 días de febrero, porque este certamen es de tal envergadura, que requiere de un gran equipo técnico que comienza a trabajar en enero y su interés periodístico también significa una alta presencia de medios nacionales e internacionales en la comuna”.

En ese sentido, Grez subraya que “durante 14 días -a lo menos-, la tasa de ocupación hotelera viñamarina mediana y mayor, no da abasto, por lo que el efecto positivo alcanza también a las comunas de Valparaíso y Concón, beneficiando a residencias y hoteles de estas comunas”.

En cuanto a lo ingresos que genera el certamen durante esos días de febrero solo por concepto de hotelería, Grez indica que “si consideramos sólo la semana en que se realiza el Festival, de acuerdo a nuestros registros al año 2019, la ocupación de camas de alojamientos formales fue casi de un 100 por ciento, lo que equivale a 7.152 plazas diarias, con un gasto promedio diario por persona de 150 dólares, y un ingreso a la industria del turismo de más de 7 millones de dólares”.

Y añade: “Por todo ello, sin el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, volveríamos al comportamiento vacacional de hace décadas atrás, en donde el verano terminaba alrededor del 15 de febrero, y no los primeros días de marzo como es hoy en día”.

*El valor patrimonial del festival

La alcaldesa ha insistido además en que un punto importante para hacer la versión 2021 del Festival de Viña es mantener el “valor patrimonial” del evento, que el próximo año vive su edición número 62, así como potenciar la actividad social y cultural de Viña del Mar.

La concejal Pamela Hodar se hace parte de esa consideración. “Para nosotros, para promocionar nuestra ciudad, el festival ha sido lo más beneficioso. Mucha gente conoce Viña del Mar y a nuestro país por el Festival de Viña”, rescata.

Una visión diferente tiene el diputado por la Región de Valparaíso, Andrés Célis. “Esa persistencia de que los canales presenten propuestas ha sido un mal consejero, porque puede terminar con que los canales, y así está siendo, terminen por preguntarle a la contraloría si el Covid constituye una causal de fuerza mayor, que así lo ratifique la Contraloría y con eso concurran a la justicia para pedir el término del contrato. Que con eso se termine un contrato de concesión, que el festival termine en la justicia y con eso se deprecie el valor producto de un patrimonio del municipio como es el festival de la canción”, opina el parlamentario.

Por su lado Ernesto Corona, presidente de Anatel, añade: “Yo entiendo que la alcaldesa y la municipalidad traten de salvar el Festival porque es el evento más importante histórico de Viña del Mar, entiendo absolutamente que estén haciendo todos los esfuerzos, pero creo que no están dadas las condiciones para poder seguir avanzando con un festival como estamos acostumbrados a tener todos los chilenos hace un montón de años. Creo que para Viña es un golpe muy duro, pero hay que enfrentar la realidad con esta pandemia".

*El último periodo de Reginato

Otro punto está ligado a una razón más personal de la alcaldesa Virginia Reginato. La jefa comunal no podrá volver a postular por el cargo luego de 16 años en ese rol, tras la aprobación de la nueva ley de reelecciones.

Para algunos, por ende, Reginato buscaría dejar su puesto con un último festival, aunque sea en modo virtual, como ha sido una de las ideas barajadas por el consejo municipal.

“Esto del festival online es un capricho de ella, porque tanto el director de concesiones y todo el mundo le ha dicho que se olvide de eso, y la gente del turismo le ha dicho lo mismo. Es su último periodo y creo que quiere irse con un festival en el fondo. Pero eso no tiene ni pies ni cabeza porque eso no da un peso, no da un peso al hotel, o al restaurante”, expresa una fuente cercana al municipio y enterada de las reuniones que se han dado el último tiempo en torno al tema.

La postura de la alcaldesa

Según explica la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, a La Tercera PM, el Festival “ha crecido y evolucionado hasta transformarse en el principal patrimonio intangible de la comuna, en la mayor fiesta musical de Chile y en el escenario más relevante para la música latina en todo el mundo”. En ese sentido, la edil destaca que “este valor cultural, de imagen país, de promoción turística y de impulso de la economía local, estamos llamado a protegerlo como chilenos y, particularmente, como viñamarinos, más allá de un contrato de concesión”.

De acuerdo a la jefa comunal, el impacto del certamen se puede dimensionar en múltiples niveles y ámbitos, los que -según explica- quedan expresados en el informe de balance que los canales organizadores realizan después de cada versión del evento.

A partir de ese mismo registro, Reginato subraya “los millones de auditores, de los más de 120 millones de televidentes, la cantidad de canales de televisión de otros países que lo transmiten (el Festival) completo o parcialmente, el alcance geográfico y el tiempo en pantalla que está la ciudad de Viña del Mar y Chile. Esta es la magnitud y trascendencia que no se debe descontinuar y por eso es que debemos generar un evento televisivo en modo pandemia”.

Por otra parte, la alcaldesa indica que “uno de los objetivos estratégicos que durante años se ha abordado tanto por el sector privado como público, es extender lo más posible la temporada de verano, que por clima, costumbre e impacto económico es la más alta del año. En este sentido, el Festival ha sido y es clave y por ello su fecha de realización es el último fin de semana de febrero”.

Junto con enumerar los beneficios que el certamen lleva a la industria turística, hotelera y gastronómica de la ciudad, Reginato reconoce estar “consciente que vivimos una época compleja y que la pandemia está poniendo a prueba a todas las industrias, incluida la del entretenimiento”. Pero frente a eso, señala que la Municipalidad y el Concejo Municipal han reiterado a los canales que también son tiempos de colaboración y adaptación, y que para eso estamos todos disponibles.

“Confiamos en que los próximos días recibiremos una propuesta para no interrumpir la trayectoria del Festival pero realizándolo en modo Covid 19”, cierra.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.