Las alertas que el exalcalde Torrealba ignoró ante el traspaso de fondos a programas Vita

Santiago 26/08/2016 Entrevista al alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba, en alcaldía de la comuna de Vitacura. Foto: Mario Tellez / La Tercera. RAUL TORREALBA DEL PEDREGAL - ALCALDE - COMUNA - VITACURA - RETRATOS -

El otrora jefe comunal de Vitacura, que permaneció en el cargo durante 25 años, en varias ocasiones se enfrentó a los reparos y aprensiones de un grupo de concejales por el traspaso de fondos a entidades que hoy están en la mira de la justicia. Dos de las instituciones que son indagadas y que concentraron los aumentos eran dirigidas por Domingo Prieto Urrejola (75), hoy imputado en el caso.




Durante el año pasado y comienzos de 2021, en al menos cuatro ocasiones la administración que encabezó Raúl Torrealba (72), acusado de malversación de caudales públicos y otros ilícitos, recibió cuestionamientos a la entrega de recursos económicos de las arcas municipales a los programas funcionales que hoy están siendo cuestionados.

El otrora jefe comunal de Vitacura, que permaneció en el cargo durante 25 años, en varias ocasiones se enfrentó a los reparos y aprensiones de un grupo de concejales por el traspaso de fondos a entidades que hoy están en la mira de la justicia, como son los programas Vita Emprende, Vita Deportes y Vita Salud. A modo de ejemplo, dos de las instituciones que son indagadas y que concentraron los aumentos eran dirigidas por Domingo Prieto Urrejola (75), quien hoy tiene calidad de imputado en la indagatoria que es tramitada por el fiscal Francisco Jacir.

El amigo y cercano colaborador del alcalde reconoció en julio de este año ante el nuevo director jurídico, Mauricio Irarrázabal, que le habían falsificado la firma en diversas solicitudes y trámites gestionados durante la administración de Torrealba.

Los concejales Luz Pacheco (ind.), Francisca Cruzat (ind.), Felipe Irararrázaval (RN) y Cristián Araya (Republicanos), pese a presentar en algunos casos reparos, con sus votos permitieron que la administración de Raúl Torrealba aprobara millonarios traspasos de fondos a las organizaciones cuestionadas. En una vereda opuesta, y visando el traspaso de recursos, estuvieron los ediles Matías Bascuñán (UDI), Max del Real (RN), Francisco Silva (UDI) y Catalina Recordón (RN).

El 8 de abril de 2020, en la sesión del concejo N°1014, realizada por videoconferencia, el alcalde solicitó una subvención mayor para el Consejo Local de Deportes. Esto, debido a que necesitaban $ 50 millones más para satisfacer los gastos de mantención de la piscina municipal. Todos los miembros del concejo aprobaron la petición que planteó el concejal Max del Real (RN).

“La última vez”

Según el acta, Cristián Araya (Republicanos) solicitó que “en un par de meses nos hagan llegar el movimiento de recursos que tuvieron estos meses, en el fondo, el dinero que se dejó de percibir y los gastos que igual se tuvieron que incurrir”. Consultado si finalmente respondió la administración de Torrealba a la petición, respondió: “Insistí todas las semanas siguientes hasta que renuncié al cargo para ser candidato a alcalde. No me llegó”.

Seis meses después ocurrió algo similar. El 7 de octubre de de 2020, en la sesión del concejo Nº1.031, Torrealba volvió a poner en tabla una petición de recursos extras para Vita Deportes para solventar gastos de la piscina. Se trataba de $ 53 millones por los mismos argumentos que la vez anterior. Max del Real explicó que “al estar cerrada y sin tener ingresos, la piscina básicamente, estamos provisionando estos fondos para pagar los costos operacionales y también considerando algunas indemnizaciones de gente que se ha tenido que ir”.

Esta vez no fue Araya el que manifestó reparos, sino que Francisca Cruzat (ind.). “Aprobé el traspaso de los recursos, pero también quisiera preguntar si esta sería la última vez o hay más. Lo pregunto porque ya hemos traspasado 150 millones de pesos y ahora vamos en 200 millones de pesos”, consultó la exedil. La respuesta de Torrealba fue inmediata: “La última vez, doña Francisca”.

Al turno de Luz Pacheco (ind.) fue la única que manifestó su rechazo a continuar con la entrega de recursos. “No sé dónde vamos a mandar a los salvavidas. Lo que más me da lata es que si ese salvavidas salvó vidas lo aplaudimos y lo publicamos, pero a la primera le decimos que se vaya, lo mismo a los profesores. ¿Qué profesor de natación va a encontrar trabajo hoy?, aunque sea a honorarios. Las personas que trabajan con nosotros en nuestras casas estoy segura de que con mucho esfuerzo las hemos mantenido. Por supuesto que rechazo la partida, alcalde”, dijo.

Antonia Larraín: “La plata que haya sobrado se devuelve”

El 9 de diciembre de 2020, la sesión del concejo Nº1.038 de Vitacura definió las subvenciones que entregaría en 2021. La reunión fue presidida por el concejal Max del Real y de inmediato el grupo que discutía el traspaso de fondos pasó a la confrontación, develando la forma en que operaban los programas Vita que hoy son cuestionados.

La concejala Luz Pacheco reiteró la petición para integrar la comisión que definía a qué organizaciones se les entregaban fondos y a cuáles no. Al mismo tiempo, consultó el destino de los recursos que se habían entregado a los programas de deporte que no pudieron realizarse por la pandemia. Asimismo, advirtió que “cada uno de los programas que aquí aprobamos, no necesariamente tienen que presentar una rendición a la municipalidad, por ser asociaciones funcionales independientes”.

Pero no fue la única que manifestó cuestionamientos. Felipe Irarrázabal (ind.-RN) acotó que “lo único que me enreda a veces, es cuando estamos entregando fondos a asociaciones que no son ciento por ciento Vitacura. No sé ahí cuál es el criterio, porque hay una serie de fundaciones, todas con muy buenas intenciones, pero cuál es el criterio para empezar a ayudar a temas nacionales que van más allá de Vitacura”.

Frente a la consulta, la entonces directora subrogante de Desarrollo Comunitario Antonia Larraín contestó: “Vita Salud estuvo cerrado un tiempo y después estuvo atendiendo con todas las medidas sanitarias. En Vita Deportes tuvimos un bajón, porque pensamos que no íbamos a poder trabajar, pero la verdad es que hicimos todo, incluso los talleres que tuvimos programados en forma online, hasta fútbol se les hizo a los niños. La plata que no se ocupe, que haya sobrado, se devuelve al municipio junto con la rendición que se hace cada año”.

Sus palabras contrastan con lo que vino después. A finales de julio de este año, la funcionaria, con 16 años de antigüedad en el municipio y sobrina de Domingo Prieto, presentó una autodenuncia ante el Ministerio Público. Explicó que entregaba sobres de dinero en efectivo con hasta $ 5 millones al alcalde Torrealba en los últimos tres años. En otras oportunidades “el sobre con dinero se lo entregaba el señor Prieto” y, en otras, a “Arnaldo Cañas o César Silva, mandados por Prieto”.

Lo ético y lo estético

Consultada hoy la exconcejala Francisca Cruzat sobre cuál es la autocrítica que realiza por haber estado en el concejo de la administración anterior y haber aprobado la entrega de recursos a programas que hoy son cuestionados por ser poco transparentes, sostuvo que ella creía “que esa pregunta se debe realizar a quienes aprobaron todo. No a nosotros que hicimos todo lo que estaba en el alcance de nuestras manos. Todo rayaba en lo ético y en lo estético. Todo lo que son ingresos extras a la subvención de la municipalidad y los conceptos de publicidad no se nos transparentaba. No los daban, porque eran independientes. Entonces, empezamos a darnos cuenta de que rayaba en lo ético y en lo estético y por lo mismo decidí que no iba a seguir aprobando esto, porque no nos estaban transparentando nada”.

Frente a la misma consulta, el concejal Max del Real apuntó a que “la crítica o autocrítica que hago es que faltan herramientas que permitan fiscalización real, la ley no permite darnos más facultades, por mi parte fiscalicé a fondo lo que correspondía. Siempre recibí informes donde estaba todo en regla”.

Yo me atreví siempre a cuestionar o rechazar las propuestas en las que tenía reparos, tuviese o no el respaldo de mis pares, lo que se encuentra reflejado en las actas de las sesiones. Lamentablemente, no lográbamos la mayoría necesaria para revertir las iniciativas de la administración. Muchas veces nuestra posición disidente no fue considerada”, respondió el exconcejal Cristián Araya.

Consultada la concejala Pacheco si creía que alguno de sus compañeros de labores debía hacer una autocrítica por visar estos traspasos de dinero, explicó que “no puedo hacerme cargo de lo que ellos pensaron e hicieron. Sí puedo decirte que yo siempre voté en libertad, haciendo ver mi punto de vista. Lamentablemente, la mayoría de los concejales eran del lado del alcalde, ya sabes el resto”.

El exalcalde Raúl Torrealba declinó responder por qué no frenó la entrega de recursos a programas Vita que dirigía Domingo Prieto si estos no cumplían con las rendiciones de gastos. Desde su entorno aseguran que el exjefe comunal guardará silencio, ya que antes quiere entregar su versión a la fiscalía.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.