Las conversaciones de Piñera con Macron que afinaron el rol "coordinador" de Chile ante los incendios en la Amazonía

macron-y-piñera

Presidente Piñera y su homólogo francés, Emmanuel Macron. EFE/EPA/FRANCOIS MORI / POOL MAXPPP OUT

Después de aterrizar en Biarritz, Piñera recibió un llamado telefónico de su par de Francia, Emmanuel Macron, quien quería saber su opinión sobre cómo el G7 podría participar frente a la emergencia. Ahí se iniciaron una serie de diálogos que incluyeron a otros gobiernos y que culminaron con una línea de acción: cada integrante del G7 presentará el aporte específico para llegar al menos a US$ 20 millones iniciales. Chile cumplirá el papel de coordinar con ellos y con los países amazónicos esa ayuda.




Iba con una agenda enfocada principalmente en hacer gestiones para la Apec y la Cop25, encuentros que se realizarán en nuestro país a fines de este año. Sin embargo, el rol del Presidente Sebastián Piñera cambió. Su paso por la cumbre del G7 -que se realizó en Biarritz, Francia, y que concluyó hoy- sirvió para ejercer un liderazgo de coordinación para enfrentar los incendios que afectan a la Amazonía. "Íbamos como invitados y nos fuimos como protagonistas", comentan en el Ejecutivo.

El sábado en la tarde, el mismo día que aterrizó en la ciudad francesa, Piñera recibió un llamado telefónico directo a su celular de su par de Francia, Emmanuel Macron. El mandatario galo -quien encabezó como dueño de casa el encuentro del G7, al cual por primera vez asistió un Presidente chileno-, quería saber, según afirman en La Moneda, la opinión de Piñera sobre cómo el G7 podría participar en el combate a los incendios en la Amazonía.

En ese diálogo, que duró cerca de 10 minutos, Piñera le transmitió dos cosas: la importancia de respetar la soberanía de Brasil y los demás países amazónicos; y, en segundo lugar, colaborar con ellos. De manera paralela, el Mandatario tomó contacto con el canciller Teodoro Ribera y, en conjunto, se comunicaron con los países amazónicos con el objetivo de identificar sus necesidades "concretas y más urgentes". Así, Piñera estuvo en contacto con su par de Brasil, Jair Bolsonaro, y habló varias veces por teléfono con su homólogo de Colombia, Iván Duque. Ribera, por su parte, se comunicó con Perú.

De acuerdo a las mismas fuentes, con la información recolectada ese mismo día en la noche Piñera llamó a Macron y le dijo "las claves" que, su juicio, contribuirían a una ayuda eficaz.

En el Ejecutivo explican que el Jefe de Estado identificó tres ejes: ayuda inmediata para apagar los incendios, entregándoles las prioridades de ayuda requerida para combatir incendios; respeto por la soberanía de los países amazónicos sobre su territorio; y siguiendo esa línea, en tercer lugar, le planteó que cualquier iniciativa para forestación y conservación de los bosques húmedos y la biodiversidad deben ser acordadas y coordinadas con los liderazgos de los países amazónicos.

Luego de esa segunda conversación, según afirman en el gobierno, el Mandatario francés le planteó la estrategia propuesta por Piñera al resto de los países del G7, quienes acordaron los pasos a seguir.

Al día siguiente en la mañana, luego de que el Presidente tuviera una reunión bilateral con la canciller alemana, Angela Merkel, Macron fue a buscar a Piñera y acordaron dos líneas de acción: una es que el Mandatario chileno asumiría el rol de coordinación con los países amazónicos, mientras que su par francés levantaría fondos del G7 para enfrentar la emergencia. De hecho, ayer el propio Piñera en un punto dio a conocer esa información. "El presidente Macron y los líderes del G7 nos han pedido que colaboremos para poder unir fuerzas en la lucha para conservar y proteger los bosques lluviosos de la Amazonía", dijo en esa ocasión.

El jefe de Estado, además, abordó este tema en cada una de sus reuniones bilaterales: con Merkel; con el primer ministro de Australia, Scott Morrison; con el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson; y con el secretario general de la ONU, António Guterres.

De manera simultánea, las gestiones de Piñera y del canciller Ribera se intensificaron y continuaron llamando a los países amazónicos con el fin de levantar una "lista de necesidades".

El domingo en la noche, durante la cena de los líderes de la cumbre del G7, que se realizó en el hotel Du Palais, Piñera continuó las conversaciones sobre la materia con Macron y el secretario general de la ONU, mientras que -en paralelo- los asesores de cada país afinaban los detalles para la propuesta de apoyo, que se daría a conocer al día siguiente. Así, hoy a primera hora Macron le escribió a Piñera para que durante la sesión del plantel sobre el cambio climático incluyera el tema de la Amazonía y explicara los alcances de las posibles soluciones. Y se concretó: el Mandatario, según afirman en Presidencia, intervino con la venia del resto de los países del G7.

En el marco de la sesión del clima, además, se discutió sobre la idea de hacer una reunión en el marco de la asamblea ONU que se realizará en septiembre. Esto, para buscar la mejor fórmula en que los países del G7 y Chile puedan prestar colaboración para la conservación de los bosques húmedos del Amazonía, su biodiversidad y los esfuerzos de reforestación, según las necesidades de los países amazónicos.

El objetivo de esa cita, agregan en La Moneda, es -además de la ayuda inmediata- fortalecer la cooperación a mediano y largo plazo.

En paralelo, se preparó un auditorio con dos podios y las banderas de Chile y Francia para una conferencia conjunta entre Piñera y Macron, que ocurrió poco antes de las 7.00 (hora en Santiago). "Estamos muy contentos porque hemos llegado a un acuerdo con los países amazónicos, Brasil, Perú, Bolivia, Paraguay y muchos más, y el Grupo del G7, las siete economías más industrializadas del mundo, para colaborar con los países amazónicos en combatir los incendios forestales", comentó Piñera, junto con señalar que "en Naciones Unidas, en la Asamblea General de septiembre, vamos a reunirnos los países amazónicos y los países del G7, con la colaboración de Chile, para fijar la segunda etapa, que es colaborar para proteger mejor los bosques húmedos de la Amazonía, la biodiversidad, e iniciar un proceso de reforestación".

El proceso de ayuda implica que de ahora en adelante cada país del G7 presentará el aporte específico para llegar al menos a los US$ 20 millones iniciales anunciados por Macron y Piñera. Y Chile cumplirá el rol de coordinar con los integrantes del G7 y los países amazónicos esa ayuda. Hasta ahora, en tanto, en el Ejecutivo explican que Chile cuenta con aviones air tractor y que apoyará, al menos, con eso y con brigadas para combatir los incendios, pero recalcan que los detalles dependerán de lo que se solicite por parte de los países afectados.

En el caso de Paraguay, por ejemplo, ya se colaboró con una aeronave. "Agradezco, en nombre de todo el pueblo paraguayo, al Presidente de Chile por brindarnos cooperación con un avión AT8, de 3 mil litros de capacidad, para combatir los incendios en el Chaco", comentó hoy a través de su cuenta de Twitter el Mandatario de ese país, Mario Abdo.

Comenta