Las gestiones y clientes que declaran los ex parlamentarios que figuran como lobistas o gestores de intereses

lobby-hacienda-ok

Más de una docena de ex diputados que se han reunido con ministros, subsecretarios y otras autoridades han quedado registrados por Ley del Lobby, que lleva seis años vigente. Algunos dicen que "no soy lobista". Otros, que no les han pagado. Hay descripciones detalladas y otras que son muy magras. Desde el 2014, no se ha sancionado a nadie por infringir la norma.




Hay casos en que han dejado consignado en detalle para qué pidieron la reunión o gestión con el ministro, subsecretario o funcionario. Si es que lo hicieron para exponer la posición de la empresa que representaban en razón de un proyecto específico, si era para "dar a conocer" una nueva tecnología, o hacer presente un punto de vista. Pero también abundan los casos en que solo quedó impresa una magra descripción de lo tratado: "Presentación como nuevo asesor de...", "saludo protocolar" o un lacónico "temas varios". Es lo que aparece al revisar el registro público de varias reuniones y audiencias en que ex parlamentarios han intervenido como gestores de intereses y/o como lobistas. Según la Ley 20.730 o Ley del Lobby -vigente desde el 2014 luego de más de una década de tramitación- tales encuentros deben quedar obligatoriamente registrados y disponibles.

Actividad mal vista por años, sobre todo cuando no estaba regulada, muchos de quienes ejercen o han ejercido el lobby lo han defendido como una manera legítima de ganarse la vida. Los números se quedan cortos, pero por lo bajo una docena de exparlamentarios se han dedicado a eso en algún momento, luego de dejar el Congreso. Algunos echaron mano a décadas de contactos o bien hoy figuran en audiencias ante antiguos compañeros en el Congreso que hoy son autoridades. Gustavo Hasbún (UDI), por estos días protagonista de un escándalo de otro calibre que aún ha de aclararse, también figura en las bases de la Ley del Lobby. Su consultora, Crisis Management, ofrece esto entre sus servicios.

En la enrevesada tramitación legislativa de la ley quedó una estela sobre la que se pueden sacar conclusiones. Cuando la sala de la Cámara la discutía y votaba en sala, la tarde del 14 de agosto de 2013, la mayoría de su articulado pasó con amplísima votación (un voto en contra y tres abstenciones) y panegíricos a lo ineludible de la nueva ley. Eso, hasta que hubo que votar un artículo que incluía a los asesores de los parlamentarios dentro de los sujetos pasivos del lobby, lo que obliga a registrar sus actividades. Hubo confusión en la sala y Edmundo Eluchans, que presidía la sesión, hubo de repetir un par de veces a sus colegas qué estaban por decidir. ¿Resultado? Se aprobó, pero por 66 votos contra 27. Hasbún fue uno de los que se opuso.

La Tercera PM revisó entre ex diputadas y diputados que han ejercido en los últimos como gestores o lobistas, y que han quedado consignados como tales en el registro de la norma. Una nota publicada acá en septiembre pasado ya detalló qué han hecho durante su nueva vida de gestores y/o lobistas ex diputados como Joaquín Godoy (ex RN ex Amplitud), Aldo Cornejo y Ricardo Rincón (ambos DC). Esta vez el arqueo arroja nuevos casos, rubros y testimonios de los protagonistas.

Uno de los que ha regresado al mundo del lobby o que al menos figura en los registros de la ley es Felipe Salaberry Soto (UDI), antes diputado y en tiempos más recientes Subsecretario de Desarrollo Regional. Perdió el cargo el 1 de octubre pasado a raíz de un escándalo en que él figuraba supuestamente saltándose una luz roja al volante y enfrentándose a un inspector municipal, y que terminó en fiscalía. El mes pasado, el 7 de enero a las 11 de la mañana, Salaberry estuvo durante una hora con el alcalde de Lo Barnechea, Cristóbal Lira. "Desarrollo deportivo en la comuna. Fútbol" es lo que dice en el apartado "Materia Tratada". Eso.

El ex diputado optó por no hacer comentarios. Los suyos relatan que la gestión se limitó a "a acompañar a la reunión al presidente de un club deportivo donde juega uno de sus hijos". Salaberry fundó años atrás -antes de llegar al gobierno, el 2018- la empresa "Anticípate F&S Consultores" y era común seguir viéndolo en el Congreso dedicado a su nueva labor después de dejar de ser parlamentario. Cuando asumió como subsecretario decidió cerrarla.

Chahin: "Les consigo las audiencias"

Está fuera del Congreso desde el 2018 pero tiene tanta o más presencia política porque preside el PDC. Treinta y tres días después de cesar como diputado (Distrito N° 49, comunas cordilleranas de la Región de La Araucanía) en calidad de "gestor", Fuad Chahin asistió a una reunión a través de la plataforma de Ley de Lobby ante la Subsecretaria de Previsión Social, María José Zaldívar, hoy ministra del Trabajo. Según el registro oficial, el objeto de la audiencia fue "presentar a la autoridad una serie de propuestas para mejorar el actual sistema de pensiones".

El 2019 Chahin registra dos audiencias a través de Infolobby, portal administrado por el Consejo por la Transparencia. El 9 de julio del año pasado, se reunió por "varios temas" –como quedó consignada la cita– con el ministro de Agricultura, José Antonio Walker. El 6 de diciembre, el jefe del PDC se reunió con Claudio Ambiado, director Regional del Servicio de Impuestos Internos de Temuco. ¿La razón? "Revisión actuación fiscalizadora, art. 6°, letra B, N° 5". Dicho artículo corresponde las funciones de los directores regionales del SII.

"Me piden muchas veces autoridades o dirigentes del partido me piden que los acompañe a distintas reuniones. Alcaldes, dirigentes y concejales. Eso es lo que hago permanentemente. Les consigo las audiencias y no recibo pagos por eso", explicó Chahin a La Tercera PM.

"No estoy dedicado al lobby"

Es una de las frases más frecuentes entre quienes aparecen registrados en las plataformas a las que obliga la ley. En algunos casos puede ser cierto que inscribirse sea un trámite ineludible, aunque sea una gestión modesta que en rigor no califica para lobby. En otros, sí, es lobby y punto. La norma da dos opciones: o uno se inscribe en el registro de lobistas y gestores, o bien uno queda inscrito automáticamente cuando asiste a una reunión.

Esa es la razón, explican fuera de micrófono veteranos de la política que conocen este mercado, para que algunos no solicitan formalmente la audiencia y tampoco asisten a ella, y que por eso no quedan registrados. En cambio, la gestionan informalmente y nada más. Que es lo que muchas veces vale, aclaran.

Volviendo a otros casos. Pedro Browne fue compañero de bancada de Joaquín Godoy en la Cámara: compartieron el exilio de RN y la fallida y rocambolesca aventura de Amplitud. Hoy también figura en el registro de Lobby, con cuatro reuniones entre el 2018, la última de las cuales hace menos de un mes, el 16 de enero. Lo recibieron en la subsecretaría de Vivienda por media hora para tratar la "revisión de propuesta para remodelación de edificio en calle Ejército".

Sus otras tres reuniones fueron con Obras Públicas, con el ex ministro Juan Andrés Fontaine y el ex subsecretario (hoy ministro de Economía), Lucas Palacios. Con éste trató "contratos de obra" (es todo lo que dice el registro), representando a la constructora Brotec S.A.. Con Fontainte fue a hablar sobre "temas de Convento Viejo", representando a la Sociedad Concesionario Embalse Convento Viejo S.A.

Browne asegura que "yo no estoy dedicado al lobby. Pedí un par de reuniones por un tema laboral, pero directo, no como intermediario. Dado que fui parlamentario tengo que ser mucho más cuidadoso en mantener el conducto regular en caso de requerir reunión con alguna autoridad, porque con muchos tengo cercanía personal pero el conducto regular es ese. No lo hago por intermedio de un tercero, sino por necesidades que tengo yo en cosas de mi trabajo actual".

Y agrega que "no me pagan por hacer la gestión, porque es mi trabajo. Soy director de Convento Viejo y gerente general de Brotec y las audiencias que he solicitado son para esas empresas porque trabajo ahí". Browne cree que la ley "funciona bien, me parece que se sepa quién está pidiendo reunirse con una autoridad". Eso sí, mirándolo desde la otra vereda, "la única complejidad es que es muy lento reunirse con autoridades".

Un hombre de Kast interesado en la tecnología

José Manuel Edwards fue diputado RN y luego ya no. Renunció a su partido y trató de ser senador por la Araucanía, pero no lo logró. Hoy figura en las filas del Partido Republicano de José Antonio Kast, y en el registro aparece como "Rojo", el nombre que se agregó hace años en el Registro Civil. Figuran 11 reuniones como gestor y dos como lobista: lo suyo parece ser la tecnología.

El 7 de agosto, lo recibió la subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro. Quedó anotado que Edwards fue a presentarle "EPARU", "una plataforma para ayudar a la planificación de jardines infantiles y salas cuna". Según el acta oficial de la audiencia, la autoridad le "sugirió" que presente la iniciativa ante la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) y la Fundación Integra, pues son estas instituciones las responsables de estas materias.

En mayo de 2019, se reunió con otro ex diputado, pero que hoy ocupa un cargo como funcionario público: Carlos Recondo (UDI), director nacional de Indap. En la audiencia se le presentó a Recondo "un sistema de gestión de personal vía APP web/mobile". Durante el mismo mes de mayo, Edwards se reunió con la otrora intendenta Metropolitana, Karla Rubilar, quien hoy es vocera de Palacio. La cita sirvió para que el ex diputado le presentara a la autoridad "un proyecto de telemedicina para aplicación en salud primaria".

A fines de noviembre de 2018, el ex parlamentario también aparece bajo los registros de ley de lobby. Esta vez ante al director del Institución de Seguridad Laboral, Jesús Cañón presentó una plataforma de internet (estilo Netflix) de videos cortos con contenido de seguridad y capacitación laboral. A la cita el ex diputado asistió acompañado de Arturo Anfossi y Sergio Dominguez. En la audiencia la empresa CDS se comprometió a liberar dos suscripciones para que sean evaluados por la autoridad. La misma plataforma fue presentada por Edwards -quien no pudo ser habido esta mañana por La Tercera PM- a la gerente de personas de Conaf, Fabiola González en julio del año pasado.

También cambió el Parlamento por el lobby y la gestión el ex diputado UDI Felipe De Mussy. El 2 de septiembre del año pasado acompañó a David Snydacker CEO de Lilac Solutions, firma que apunta a la extracción de litio con sede en San Francisco, Estados Unidos, para reunirse con el Director Ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Hernán Brücher. El motivo del encuentro -dice el registro- fue dar a conocer a la autoridad el uso de una nueva tecnología que es más eficiente con y amigable con el medio ambiente. Al encuentro asistió también Javier Naranjo, Jefe de la División Jurídica, quien a partir de hoy es el nuevo subsecretario de Medio Ambiente.

Dos días después, el militante UDI visitó al subsecretario de Minería, Ricardo Irarrázabal. En dicha ocasión, en la cita abordaron la misma temática.

Otros ex parlamentarios que han quedado registrados en esta plataforma son Sergio Espejo Yaksic (DC) y Eugenio Tuma (PPD), por ejemplo. Eso, entre quienes salieron del Parlamento el 2018. Buscando más atrás, hay más.

¿Objetivo de la reunión? "Saludo y felicitaciones"

Caso aparte es el del ex diputado, ex senador y ex ministro UDI Pablo Longueira Montes, que registra más de 15 reuniones con distintas autoridades, tanto a nombre suyo como de la Inmobiliaria Imas Ebco SpA y de la Consultora Asesoría LB SpA. En todas figura con bastante detalle a qué fue y por qué. El ex líder gremialista optó por no comentar con La Tercera PM la naturaleza de su trabajo, si le pagan o no ni tampoco cuánto le han servido décadas de redes políticas.

También de la época de Longueira era el ex diputado y ex senador UDI Gonzalo Uriarte, que cuenta ocho audiencias como gestor y que ha integrado el estudio de abogados del también ex diputado Edmundo Eluchans. Una en abril del 2018 con el entonces Subdere Felipe Salaberry (ambos fueron compañeros de bancada en la Cámara), otras con la Subsecretaría de Vivienda y otra en agosto del 2018 con la entonces ministra de Medio Ambiente -y también ex compañera suya en el Congreso- Marcela Cubillos. "Saludo y felicitaciones por la gestión desarrollada en el ministerio", es todo lo que dice el registro.

Alberto Precht, director ejecutivo de Chile Transparente, acota: "Los 'saludos protocolares' no estarían regidos por la normativa de la ley 20.730 pero resulta extraño que para un saludo protocolar se utilice un gestor de intereses y no se haga directamente aquel saludo, eso llama profundamente la atención por lo cual puede ser una forma de burlar el espíritu de la ley. Desde un inicio criticamos al Gobierno que se hubiese dado esa opción de rellenar con varios temas o con "'tros' sin una mayor especificidad de lo que se trata cuando la ley establece claramente cuales son aquellas materias que son objetos regulados por la ley 20.730".

En los casi seis años que lleva aplicándose la ley que regula el lobby, a la fecha ningún sujeto activo (el lobista o gestor; el pasivo es la autoridad) ha sido sancionado por infracciones a esta norma. Es lo que dice, por ejemplo, el ex presidente del Consejo para la Transparencia y hoy académico de la Universidad Adolfo Ibáñez, Marcelo Drago: "No hay ninguna sanción a lobbistas, que yo sepa, en la historia de la ley. Respecto a las autoridades, tampoco creo que haya alguna más bien hay correcciones de registros mal realizados, o cosas de esa naturaleza". La sección del website de la Cámara de Diputados dedicada a Sancionados por infracción a la Ley del Lobby figura vacía.

Comenta