Lollapalooza para noviembre, Metallica y Kiss en suspenso, Teletón casi sin público: el Coronavirus contagia a los eventos en Chile

El festival del Parque O'Higgins no se hará a fin de mes y sus organizadores coordinan con las otras ediciones regionales para reprogramar la cita para fin de año. Otros espectáculos masivos del semestre siguen en suspenso, incluyendo a la campaña solidaria de abril.


La suspensión del Lollapalooza chileno es un hecho. Confirmado por el Ministro de salud y posteriormente por la productora a cargo. Se aplazará para el segundo semestre, como ha ocurrido con decenas de eventos en vivo en todo el mundo. Ahora sólo resta conocer la fecha exacta en que se reprogramará el evento, información que se conocerá durante el día, aunque la opción que ha tomado fuerza en las últimas horas es trasladar todo el espectáculo hasta noviembre.

La opción de bajar el festival cobró fuerza en los últimos días y este mediodía fue confirmada por el Ministro de Salud, Jaime Mañalich. “Los organizadores de Lollapalooza nos han pedido suspender esta actividad, nosotros estamos de acuerdo con esta suspensión”, informó, al ser consultado sobre este tema en un punto de prensa en La Moneda.

“Tenemos un acuerdo con Lollapalooza para suspender ese evento. Ellos van a preparar un comunicado a más tardar el día de mañana”, agregó la autoridad.

En efecto, la productora Lotus, la firma a cargo de Lollapalooza Chile, trabaja en un comunicado oficial para las próximas horas, o a más tardar mañana en la mañana, anunciando la nueva fecha, en principio a la par con los realizadores de las ediciones de Brasil y Argentina. El plan es desarrollar una comunicación conjunta, con los detalles de la suspensión y la nueva programación del espectáculo.

Ya esta mañana, la productora dio a conocer a través de sus redes la postergación de la llamada “Lolla Store”, la tienda ubicada en el Costanera Center donde a partir de hoy se entregarían las pulseras para los asistentes al evento del 27, 28 y 29 de marzo en el Parque O’Higgins.

En los últimos días, además, desde la productora se comunicaron con los representantes de algunos artistas nacionales que vendrían al festival desde fuera de Chile, para advertirles que la confirmación de la cita está en pausa y que por ahora no tomaran vuelos al país, a la espera de la resolución oficial.

El plan de la organización, en ese sentido, era esperar el anuncio formal del Gobierno o de alguna autoridad pertinente, como finalmente ocurrió. Esto, como parte de un acuerdo coordinado entre ambas partes.

Según fuentes conocedoras de las negociaciones con los artistas del evento, esta última determinación responde también a otros factores, ya que los contratos con los músicos que participan de la cita incluyen cláusulas y seguros involucrados, que se activan una vez que la autoridad de cada país oficializa restricciones a los eventos masivos por razones de fuerza mayor o emergencias de salud.

Crónica de una suspensión

Hasta comienzos de esta semana, los organizadores de la versión chilena del festival aseguraban que seguían trabajando con normalidad para el espectáculo, programado para fines de este mes (27, 28 y 29 de marzo) en el Parque O’Higgins. “No hay ninguna posibilidad de que no se haga el Lolla en Chile”, aseguraba el domingo a La Tercera el director de la productora Lotus, Sebastián de la Barra. Dos días después, el Director de Producción del evento, Andrés Varnava, matizaba estos dichos y reconocía a este medio que como equipo estaban “día a día monitoreando, trabajando, aunque nuestro plan es seguir haciendo el festival”.

Pero el panorama, que ya era complejo, cambió drásticamente ayer, con el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que declaró el coronavirus como una “pandemia”, subiendo el nivel de la alerta sanitaria a nivel global. El anuncio, de alguna forma, motivó a las autoridades de diversos países a tomar medidas más estrictas para el control de la enfermedad, y los efectos fueron inmediatos en industrias como la del deporte, la música y, obviamente, la de los espectáculos en vivo.

Si bien los organizadores de Lollapalloza Chile estaban confiados en que el peak del Covid-19 no llegaría al país antes de abril -y que antes de entrar en fase 3 no se suspenderían eventos masivos-, el escenario se alteró rápidamente en estos días. En las últimas horas, de hecho, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, informó de la suspensión del Lollapalooza argentino -que se realizaría durante los mismos tres días que la edición santiaguina-, pese a que a este minuto no hay confirmación oficial de la productora trasandina DF Entertainment.

En paralelo, se conocía el aplazamiento del festival colombiano Estéreo Picnic, fijado para los primeros días de abril y que comparte buena parte del cartel de artistas de los tres Lollapalooza sudamericanos (con nombres como Guns N’ Roses y The Strokes). En este caso el anuncio también llegó de la autoridad, específicamente de la Gobernación de Cundinamarca, sin oficialización aún por parte de la productora.

Cartelera y Teletón en vilo

En paralelo a la suspensión de Lollapalooza, la cartelera completa de espectáculos en vivo para este semestre corre peligro.

El mismo Mañalich señaló hoy que se analiza prohibir los eventos en el país para más de cinco mil personas, durante los próximos dos meses. Esto, como parte de una serie de medidas que serán anunciadas este sábado y que impacta, además de rubros como el fútbol, especialmente a la industria de la música en vivo.

Este mismo sábado, por ejemplo, está agendado en el Movistar Arena un concierto protagonizado por los grupos punk The Offspring, Pennywise y BBS Paranoicos, entre otros. Y aunque la productora a cargo ya cuenta con los permisos oficiales de la Intendencia, están a la espera del anuncio que la cartera de Salud haría ese mismo día para ver qué ocurrirá con el evento.

El informe del Ministerio será clave para conocer qué ocurrirá con otros conciertos programados para los próximos dos meses en el país, como los que realizarán Metallica en el Estadio Nacional y Kiss en el Movistar Arena, por ejemplo.

En Argentina ya fueron suspendidos en las últimas horas mega-recitales, como el que realizaría Maroon 5 esta noche en Buenos Aires, y también los de Soda Stereo (Gracias Totales), fijados para marzo y abril en el Campo Argentino de Polo.

La Teletón es otro evento masivo que deberá enfrentar las consecuencias de las determinaciones adoptadas por el gobierno. La cita, que ya se había postergado desde fines de noviembre al próximo fin de semana del 3 y 4 de abril, planea adaptarse al nuevo escenario: la cruzada tenía pactado hacer su obertura en el Teatro Teletón y el cierre en el Movistar Arena. Además, el bloque infantil, como es habitual, estaba planificado para el Teatro Caupolicán.

Desde la institución aseguran que la próxima versión se hará sí o sí, sobre todo tomando en cuenta que ya se postergó una vez. Sin embargo, las instancias con públicos serán en espacios muy reducidos. El plan apunta a que prácticamente toda la campaña se haga desde el Teatro Teletón, el que tiene un aforo para poco más de mil personas. O sea, que el lugar se convierta en una suerte de estudio de TV, con poca gente en el público, “sólo la necesaria”, según recalcan desde la organización.

Además, se potenciarán las donaciones a través de la web, no en sedes de los bancos.

De manera oficial, la institución informó que están siguiendo todas las instrucciones que den las autoridades de Gobierno respecto a la prevención del Coronavirus. “Seguiremos trabajando y nos adaptaremos a todas las regulaciones que entregue la autoridad sanitaria”, declara Ximena Casarejos, directora ejecutiva de Teletón, a través de un comunicado. “Nuestra urgencia se mantiene. La Teletón sigue en pie y necesitamos el apoyo de todos más que nunca”, añade.

Por ahora, todo está cambiando a cada momento en la campaña solidaria. Aunque han surgido versiones en torno a que posiblemente se pueda cancelar, desde la entidad repiten que por ahora no es un escenario.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.