Los desconocidos detalles de cómo se logró la primera detención por incendio en el metro

Imagen 724320-01-07 (3793712)

Las estaciones de la Línea 4 resultaron dañadas por incendios.

El 7 de noviembre, día que B.S.M. (16) fue arrestado, su madre declaró ante la PDI que su hijo le dijo "'ando luchando por los derechos, por una vida más justa', y yo le dije 'no es la forma'". Su primo declaró que lo encaró y el menor le indicó que no se metiera.




El 7 de noviembre fue el día en que por primera vez se puso nombre y apellido a un eventual autor de los ataques incendiarios que afectaron al Metro de Santiago. Esa jornada, efectivos de la PDI detuvieron a un menor de 16 como el presunto ejecutor del siniestro que afectó a la estación Pedrero, en la comuna de Macul. Diversos antecedentes se fueron conociendo con el correr de los días, como que el detenido había acudido al lugar por un llamado de una facción de la Garra Blanca y que él mismo era seguidor de Colo Colo.

Aclarar cómo ocurrieron los ataques a las estaciones de metro ha sido una de las principales preocupaciones de las policías, el Ministerio Público y el gobierno. Esto, porque durante las primeras jornada de manifestaciones se dañaron 79 accesos esa noche: 10 fueron completamente quemadas y 11 de forma parcial. Una de estas fue, justamente, Pedrero.

De acuerdo a lo que ha establecido la indagatoria de la Fiscalía Oriente, el 18 de octubre un grupo de barristas de la Garra Blanca se reunió en la entrada a la estación de Macul. Primero realizaron una barricada y luego forzaron el ingreso al recinto. Ya con las rejas en el suelo, el adolescente ingresó junto a una turba a la estación, donde -de acuerdo a la imputación del Ministerio Público- lanzó combustible a un fuego incipiente que se había generado en las cercanías de la boletería.

El día de la detención del adolescente, de iniciales B.S.M., la PDI envió al 13° Juzgado de Garantía un informe reservado que da cuenta de detalles desconocidos del proceso. En el escrito, al que tuvo acceso La Tercera PM, se revelan detalles inéditos de cómo se logró esta aprehensión.

El documento relata la evidencia encontrada en la casa del menor, en La Granja, además de las declaraciones de su madre y un primo, quienes entregaron las eventuales razones del imputado para quemar la estación.

El allanamiento

Un total de 14 funcionarios de la PDI, y los fiscales Oriente Omar Mérida y Francisco Morales, acudieron al domicilio de B.S.M. ese 7 de noviembre a las 13.00. Ahí, encontraron la ropa que supuestamente ocupó cuando prendió el fuego en la estación, según registraron las imágenes de cámaras de vigilancia con que cuenta la fiscalía. Entre sus pertenencias, dice el informe, había un par de zapatillas color burdeo, un pantalón de buzo, un computador portátil, un celular y una pañoleta de color negro con estampados de calaveras blancas.

A las 13.15, señala el documento, mientras los detectives registraban la casa, llegó Wladimir Morales Cárdenas, quien dijo que vivía ahí y que el adolescente al que buscaban es su primo. "En cuanto a mi primo (B.S.M), mantiene su dormitorio en el segundo piso", declaró Morales. "B.S.M. es aficionado al Colo Colo y en nuestro barrio existe una agrupación llamada Manzanalbo con quienes se reúne, aunque tengo conocimiento que mantiene distintas amistades con personas de otros sectores de la misma afición", indicó.

Agregó que se enteró por su perfil de Instagram que B.S.M. estuvo en las manifestaciones en el metro Pedrero, "donde él aparece participando en una barricada junto a un grupo de personas, vistiendo una polera blanca de Colo Colo, un buzo negro con franjas blancas y zapatillas marca Vans color rojo, cubriendo su rostro con una capucha confeccionada con una polera color negro, con estampados blancos".

En relación a la capucha, dijo que "la vi en su poder al interior de nuestro domicilio en el periodo en que se realizaban con mayor frecuencia las manifestaciones, sin embargo, mi tía Pilar (madre de B.S.M.) al enterarse de su presencia y que estaba encapuchándose para realizar desmanes, la botó y lo increpó".

Al final de su declaración, Morales detalló que "cuando me percaté de la foto donde salía en el metro Pedrero y había fuego detrás de él, le dije 'por qué andaba metido en hueas', respondiéndome 'qué te metí vo', enojándonos desde entonces, accediendo a declarar contra él a pesar de que inicialmente los detectives me informaron mis derechos".

Luego de detener al menor, llegó a la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (Bipe Metropolitana), Pilar Morales. "Soy la madre de B.S.M., quien se encuentra detenido por el delito de incendio", declaró la mujer.

Explicó que "desde que partió la revuelta social, mi hijo salió dos veces. Una el viernes 18 en la noche y la otra un día sábado que se hizo una marcha pacífica, no recuerdo fecha exacta".

Detalló que "el viernes 18 no lo vi salir porque llegué muy tarde, como a las 23.45, debido a los disturbios. Mi hijo estaba acostado en el sillón. No hablé nada con él porque venía muy agotada por todo lo que había visto en la calle".

Luego, señaló que "recuerdo que un día, no fecha exacta, le pregunte '¿en que andai?', él me dijo 'ando luchando por los derechos, por una vida más justa', y yo le dije 'no es la forma', y él no sé lo que me respondió, no recuerdo".

Aseguró de que se dio cuenta de que su hijo estaba "metido en tonteras porque la ropa estaba sucia, era como suciedad de tierra. Eso lo pensé porque con la ropa con que andaba él no va a jugar fútbol o se tira al suelo. Estaba con una polera blanca del Colo, un buzo negro con rayas blancas y las zapatillas rojas".

Horas después, el comisario Juan Pardo, jefe (S) de la Bipe, dijo que el menor acudió a un llamado de facción de Garra Blanca para quemar la estación. B.S.M. fue formalizado el 8 de noviembre por el delito de incendio. Quedó con internación provisoria -la que se mantiene hasta hoy- y el tribunal dio 40 días para investigar.

Comenta