Migración: venezolanas venden su pelo y leche materna en Colombia

Inmigrantes venezolanos celebran la Navidad en Cúcuta. FOTO: AFP

Ante la necesidad y en el marco de una aguda crisis económica, algunas mujeres llegan a Cúcuta con el objetivo de conseguir dinero para mantenerse fuera de su país.


A 858 kilómetros de Caracas, la ciudad colombiana de Cúcuta se ha convertido en puente del éxodo venezolano y en ese marco se ha ganado el primer puesto en materia de informalidad laboral, 68,6%, según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). Lo anterior, en parte debido a la masiva llegada de inmigrantes desde Venezuela, que ante la necesidad de subsistir, comercializan lo que tienen a mano.

Es en ese escenario y ante una creciente desesperación, que algunas venezolanas se han visto obligadas a comercializar su pelo y leche materna, siendo la única manera para ellas de conseguir dinero y comprar los bienes básicos que en su país prácticamente ya no existen. Según información divulgada por Fox News, las mujeres pueden llegar a cobrar entre US$10 y US$30 por su cabello, dependiendo de la extensión del largo y de la calidad en la que se encuentre.

La falta de alimentos y la elevada desnutrición de menores, también ha llevado a que madres donen su leche materna para otros bebés con problemas o incluso a venderla para mantener a los suyos.

“La necesidad es muy grande. Tal vez el hecho de irse y ni siquiera cubrir las mínimas expectativas por las que dejas la tierra, te lleva a tu supervivencia y, a la de los seres que dejó”, señala a La Tercera PM la diputada por el estado de Aragua y presidenta de la Comisión de la familia de la Asamblea Nacional de Venezuela, Mariela Magallanes. Consultada sobre la comercialización de leche materna, la parlamentaria asegura no poseer información al respecto pero indica: “no me extraña. En Cúcuta pasan muchas cosas para poder sobrevivir”.

“Pelo, buscando pelo”

Una cruda realidad es la que día a día se observa en pleno centro de Cúcuta y en especial en las avenidas donde se concentran la mayoría de los centros de estética de la capital del municipio de Norte de Santander, donde venezolanas acompañadas de sus hijas llegan a ofrecer su pelo. Es más, algunos locales han puesto ciertos requisitos sobre el aspecto del cabello antes de comprarlo: primero que no sea robado y segundo que no tenga daños mayores por falta de tratamiento. Esto último complica aún más la situación de las mujeres considerando que en Venezuela no es fácil acceder a productos como el shampoo.

“Pelo, buscando pelo”, es una de las tantas frases que se escuchan por la zona al tiempo que algunos hombres han visto en esta área una nueva oportunidad para hacer negocio. Así, venezolanos han decidido comercializar ellos mismos el pelo de las mujeres. Primero negocian con las mujeres la venta y luego los revenden a las peluquerías para conseguir más dinero para enviar a sus familias.

Sin embargo, el periodista venezolano Pedro Leal explica que la venta de pelo es una práctica que se arrastra desde hace un tiempo. “Incluso hubo épocas que cortaban el cabello a mujeres en las calles”, dijo La Tercera PM.  Sobre la venta de leche materna reconoce haberlo escuchado, “pero no sé cómo es el tema del precio”, concluyó.

 

Seguir leyendo