No me simpatizas: Quién es quién en el conflicto que sacó de la TV mundial a Chespirito

Producto del desacuerdo entre los herederos del comediante y la cadena Televisa, desde este mes el programa Chespirito y todos los sketches creados por el artista saldrán de pantalla. En Chile su última emisión fue el viernes pasado por La Red.




Tras más de 40 años emitiéndose casi ininterrumpidamente en decenas de países, los programas del legendario comediante Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito”, saldrán completamente del aire.

La prensa mexicana ha informado que todo radica en una disputa entre Televisa, empresa de comunicaciones dueña de los derechos del programa, y la familia del artista fallecido en 2014, propietaria de los derechos de explotación comercial de los icónicos personajes creados por Gómez Bolaños.

La noticia se conoció el sábado, cuando algunos de los hijos del artista dieron cuenta del problema en redes sociales. “Aunque tristes por la decisión, mi familia y yo esperamos que pronto esté Chespirito en las pantallas del mundo. Seguiremos insistiendo, y estoy seguro que lo lograremos”, escribió en su cuenta de Twitter Roberto Gómez Fernández, a lo que su hermana, Graciela Gómez Fernández, añadió: “Es una pena que quien más se benefició de los programas de Chespirito hoy afirmen que ya no valen nada. A sus hijos nos dejó su cultura, su amor, su ejemplo, su estilo... Esa riqueza no se puede cuantificar. Los intereses económicos no están en la familia”.

Frente a las dudas que despertaron estas publicaciones en redes sociales, el conductor de radio y TV en Univisión, Raúl Brindis, esclareció en Twitter: “Por problemas económicos y legales entre Grupo Chespirito y Televisa se ha detenido toda transmisión de sus programas en televisión abierta en México y más de 20 países. El 31 de julio fue el último día de transmisión ininterrumpida de los programas de Roberto Gómez Bolaños”.

Roberto Gómez Bolaños. Foto: REUTERS/Henry Romero.

La viuda del actor, la actriz Florinda Meza, también hizo sus descargos, revelando de paso que no fue parte de la negociación entre Grupo Televisa y Grupo Chespirito. “Aunque no tengo nada que ver porque inexplicablemente no he sido convocada a las negociaciones, creo que justo ahora, cuando el mundo más necesita diversión, hacer eso es una agresión hacia la gente”, publicó en Twitter. “Pretender eliminarlo de tajo es una medida poco inteligente. Es triste comprobar cómo en tu propia casa, a la que le has dado millones de dólares, es dónde menos te valoran”, continuó la artista de 71 años.

La situación ha revivido los problemas de derechos que ha tenido el artista primero y su descendencia después, con sus populares creaciones, que tomaron forma en el programa Chespirito, estrenado en 1970.

En 1979 el actor Carlos Villagrán dejó el programa para iniciar uno propio en la misma cadena Televisa, algo a lo que Gómez Bolaños accedió siempre y cuando se le entregaran los créditos por el personaje de Quico. Villagrán no lo aceptó y emigró a Venezuela. Casi una década después, el actor pudo retomar su personaje en México, aunque cambiando el nombre por “Kiko”, el que sí pudo inscribir.

En 1995, cuando dejó de rodarse el programa Chespirito, María Antonieta de las Nieves, famosa por el personaje La Chilindrina, inscribió este nombre como suyo. Los herederos del actor se percataron de ello en 2002, cuando quisieron renovar los derechos de todos los personajes, y comenzó una disputa legal que se extendió por largos años. Esto se habría resuelto en 2013, cerrando a favor de la actriz, aunque el hombre tras El Chavo negó ese triunfo hasta sus últimos momentos.

Tras su muerte en 2014 revivieron los conflictos. El artista dejó seis hijos de su matrimonio con Graciela Fernández: Roberto, Paulina, Marcela, Teresa, Graciela y Cecilia, siendo el primero el que encabeza Grupo Chespirito, creado en 2005 y que administra los derechos intelectuales y de explotación de la obra de su padre.

El artista junto a su hijo, Roberto Gómez Fernández.

Según la prensa mexicana, Roberto hijo es quien ha expandido visionariamente el legado de su talentoso progenitor. Los negocios del grupo, de hecho, se extienden también a series animadas, juguetes, ropa y videojuegos.

En 2016, además, la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia concedió el registro de la marca “El Chavo” a Roberto Gómez Fernández, con lo que según la autoridad, Roberto hijo “se acreditó como heredero universal de los derechos del reconocido comediante mexicano”. Hasta entonces, la marca era administrada por Televisa.

En los últimos años, aunque Gómez Fernandez ha dedicado parte de su tiempo a la producción de series y teleseries (El hotel de los secretos, La jefa del campeón), sigue creando proyectos en memoria de su padre: en febrero pasado, en el festejo del que sería el cumpleaños 91 de la estrella, anunció el lanzamiento de un restaurante temático en México, llamado El chanfle y recontrachanfle. Y actualmente está en plena gestación de una serie biográfica de Chespirito, cuyo estreno se estima para 2021.

¿Y dónde queda su viuda, Florinda Meza? “Para proteger a la mujer de su vida le dejó propiedades y cuentas bancarias”, comentó el periodista mexicano Victor Tapia en entrevista con BBC Mundo en 2015. La misma actriz tras el personaje de Doña Florinda comentó hace tres años respecto a sus bienes: “las casas son mías. (...) Siempre he sido productora e inversionista de espectáculos. Nunca dependí de él”, comentó al programa Suelta la sopa de Telemundo.

“Las regalías de la serie animada son para sus hijos, pero esta decisión no le gustó a la actriz quien está dispuesta a reclamar por la vía legal”, explicó Victor Tapia en la misma entrevista a BBC.

Las ganancias por derechos no son menores. En 2012, revista Forbes publicó que desde el fin de la producción del programa en 1995 hasta entonces, el grupo Chespirito había obtenido ganancias por unos US$1.700 millones. Aunque su hijo Roberto negó tal cifra. “Significaría las utilidades que todo Televisa ha tenido en muchos años. Es imposible”, dijo. También Televisa comentó que las cifras publicadas eran incorrectas, aunque no dio más detalles.

Las ganancias totales que obtienen sus descendientes siguen siendo un misterio.

En Chile

En Chile el programa ha sido exhibido por diferentes canales, pero en los últimos meses algunos de sus sketchs se emitían por TVN y La Red.

El primero exhibía El Chavo del 8 en las mañanas de los fines de semanas, hasta que en julio se hizo una renovación en la parrilla programática. Es decir, ya se había optado por nuevos contenidos en ese bloque. Desde el canal público explican que “TVN contaba con derechos de exhibición de El Chavo del 8 hasta el 31 de julio. Estamos en conocimiento de la situación de derechos de la serie a nivel internacional, sin embargo, TVN renovó recientemente su programación completa de fin de semana con importantes títulos internacionales y hemos decidido suplir ese horario con el programa Cazadores de Tesoros a partir del sábado 01 de agosto”.

Para La Red, que emitía hasta la semana pasada El Chapulín Colorado, la situación fue diferente: a partir del desacuerdo entre Televisa y los herederos del comediante, el jueves pasado se notificó que el conglomerado internacional Albavisión, al que pertenece La Red, no seguiría dando el programa. Así, el contrato que concluía el 31 de julio, no pudo renovarse. “A partir del 1 de agosto de 2020 (fecha Inclusive), La Red no contará con los derechos del programa El Chapulín Colorado, por lo que no se continuará con su exhibición”, indican desde la estación. De esta forma, el viernes pasado fue el último día en que Chespirito estuvo en la pantalla nacional.

Criticado y ovacionado

Primero fue el Chapulín Colorado, luego El Chavo, y así numerosos y entrañables personajes que conquistaron no solo al público mexicano, sino también otros tantos y diversos países alrededor del mundo, arrastrando con eso una gran fanaticada que lo sigue y venera como un espacio de culto.

De hecho, en YouTube existe un sinfín de canales dedicados a homenajear capítulos y personajes. Y en algunos es posible ver incluso su traducción a diversos idiomas. Se estima, sin ir más lejos, que el programa ha sido traducido a más de 50 idiomas para su exhibición en países como Japón, Rusia, China, Grecia, entre otros. Pero su más fiel público está en América Latina, región que comenzó a recibir el programa solo cuatro años después de su estreno.

Sin embargo en paralelo a su arrastre en diferentes lugares y generaciones, los nuevos tiempos también han despertado críticas hacia sus sketches y personajes. Uno de ellos ha sido el Doctor Chapatín: un médico anciano y despistado, cuyos comentarios hacia las mujeres generan ruido en la actualidad. Hace pocos meses, un episodio se viralizó en redes sociales, donde un personaje de la actriz María Antonieta de las Nieves, le dice: “Hemos notado que el Doctor Chapatín enamora a las mujeres sin importarle la diferencia de edad, ¿sería capaz de casarse con una mujer de 28 años?”, a lo que el médico responde: “Prefiero dos de 14”.

Recientemente, también en redes sociales, se recordó un capítulo de El Chavo del 8 donde el protagonista corta el pelo de su amiga, la Chilindrina. Una usuaria publicó la escena y consultó directamente al actor Edgar Vivar, el señor Barriga en la serie, si la situación fue real, a lo que el actor respondió afirmativamente. La confirmación despertó una serie de críticas a lo que incluso se calificó como “maltrato”, aunque en contraparte también hubo comentarios que quitaron peso a la escena, aludiendo a una realidad correspondiente a otra época.

Comenta