Salmoneros frente al Covid-19: Las advertencias al gobierno y los conflictos por sus casos confirmados

salmoneras

Mientras la industria ha puesto a disposición sus equipos tecnológicos para hacer frente a la pandemia, mantiene un enfrentamiento con autoridades de las zonas donde opera debido a los contagios en sus faenas. Alcaldes acusan que la presión de la industria ante el gobierno logró revocar un decreto que establecía barreras sanitarias para sus operaciones.




Dos días alcanzó a estar vigente la resolución 249, emitida el martes 31 por la Seremi de Salud de la región de Aysén que establecía una barrera sanitaria para los funcionarios de las empresas salmoneras. Una medida adoptada en vista de que –hasta ayer- cinco de los siete casos confirmados de Covid-19 en la zona correspondían a funcionarios asociados a esa industria.

Inicialmente, según relatan desde la jefatura regional de Salud, se tomó en cuenta la baja disponibilidad de camas -sólo hay 22 camas críticas para todo Aysén- como también la posibilidad de que se importaran contagios, pues muchos trabajadores se mueven entre regiones.

Sin embargo, el jueves 2 de abril, en un vuelco sorpresivo, la seremi de Salud de Aysén, Alejandra Valdebenito – la misma que había dado a conocer la medida preventiva- informó una nueva resolución oficial que dejó sin efecto la anterior, argumentando el negativo impacto en la industria.

En el documento al que tuvo acceso La Tercera PM quedan de manifiesto las restricciones adoptadas inicialmente y el cambio de criterio:

“Que, mediante Resolución Exenta Nº249 de esta Seremi, se dispuso que el arribo de trabajadores de las empresas de la Salmonicultura, principales, contratistas, subcontratistas y todas aquellas relacionadas, arriben por vía marítima, directamente a sus puestos de trabajo y, el desembarco de pasajeros de vuelos regulares, vuelos privados y vuelos chárter, que transporten pasajeros, cualquiera sea este el rubro o giro, instaladas en la Región de Aysén, se hará exclusivamente en los aeródromos de Balmaceda y Tte Vidal, exceptuados los trabajadores mencionados en la letra precedente…. Que la medida expuesta será dejada sin efecto por cuanto puede afectar el normal desarrollo de la Región”, sostiene la resolución 269 dada a conocer por la autoridad local de salud.

El cambio de criterio abrió un duro debate con las autoridades locales, que acusan la intervención del gobierno central a favor de la industria, mientras los representantes del rubro advierten que podría haber un riesgo sanitario para la zona si las barreras se implementan.

Conversaciones con el gobierno

A través de la subsecretaría de Pesca del ministerio de Economía, las empresas salmoneras han hecho ver al gobierno la delicada situación del sector a raíz del coronavirus. La principal inquietud de la industria -según comenta una autoridad de Aysén al tanto de las tratativas que derivaron en que se derogara la barrera sanitaria- es el acceso a las faenas, que pudiera perjudicar sobre todo a las empresas de menor tamaño que no pueden contratar vuelos charter para llegar directo a ellas. Se advirtió también un eventual riesgo sanitario si hubiera una pérdida de cultivos.

El lunes pasado las empresas salmoneras y el gobierno tuvieron una videoconferencia. El encuentro virtual del gobierno y la industria salmonera lo dirigió Román Zelaya, subsecretario de Pesca. Estaban también presentes Alicia Gallardo y Eugenio Zamorano, directora nacional de Sernapesca y Jefe de Subpesca, respectivamente, y Arturo Clément, presidente de SalmonChile. En total habían unas 50 personas conectadas.

En la reunión se plantearon los conflictos que traería una cuarentena. Se dijo que el problema más grave es que las barreras para acceder a los cultivos impidan que se alimenten los salmones, que podrían enfermar y generar un conflicto ambiental superior. “Hoy hay más peces que cuando tuvimos en (la época del) SARS o el virus ISA”, asegura una fuente de la industria que estuvo en la reunión virtual.

Clément agradeció por lo que estaba haciendo la autoridad. Después de la conferencia, el ministerio de Economía mandató al jefe de Subpesca, Eugenio Zamorano, para que envíe un cuestionario a todas las empresas para que den cuenta de su situación.

“Nuestra Subsecretaría monitorea a diario la situación de la industria acuícola y mantiene un permanente contacto con sus representantes. Se trata de una actividad esencial frente a la actual contingencia, pues la producción de salmones y choritos contribuye a garantizar la disponibilidad de alimentos para la población y, a la vez, implica una importante fuente de empleos”, señala el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya.

La autoridad añade que “estamos haciendo un esfuerzo significativo para garantizar el funcionamiento de las cadenas logísticas asociadas a las empresas del sector, sin poner en riesgo a la comunidad, recurriendo, incluso, al transporte aéreo y marítimo”. Asimismo, el subsecretario destaca “la colaboración que ha prestado la industria. Por ejemplo, al poner laboratorios a disposición para realizar gratuitamente exámenes de Covid-19”.

“Sobre la situación que se dio en Aysén y Chiloé, donde ha habido algunas dificultades logísticas , corresponde anotar que las decisiones son adoptadas por la autoridad sanitaria y el Jefe de Defensa frente a circunstancias precisas y determinadas, y en función de las realidades locales. Nuestra Subsecretaría está en coordinación permanente con las autoridades sanitarias de cada región para proteger la salud de la población, así como el desarrollo de las actividades pesqueras y acuícolas”, agregó.

Carlos Odebret, presidente de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, defiende las medidas preventivas adoptadas por la industria: “La crisis del virus ISA nos enseñó a trabajar en el control de virus. Entonces en las plantas de procesos, por ejemplo, para ir al casino no se juntan todos, sino que en grupos más pequeños. La gente de riesgo está en sus casas. El segundo objetivo consistió en reducir los riesgos y se incorporó la sanitización al interior del transporte en los turnos en embarcaciones y buses. El tercer foco tiene que ver con que las personas que están yendo a trabajar no presenten síntomas de la enfermedad".

Odebret añade que algunas empresas como “Blumar, Cermaq, Nova Austral, Multiexport y Australis SeaFood están haciendo tests rápidos en las plantas de cultivo... La idea es que cuando lleguen al turno no estén enfermas. Todos hacen muestreo de temperatura también”.

Inquietud de los alcaldes

El alcalde de Aysén, Luis Martínez Gallardo (UDI), sostiene que los protocolos sanitarios de la industria salmonera en Aysén son una preocupación permanente y por eso el viernes le escribió al ministro de Salud, Jaime Mañalich, solicitando medidas adicionales de resguardo.

“La industria salmonera entró trabajadores a la región que han contagiado a otros. Yo creo que hay una presión de la industria ante las autoridades. Nosotros les planteamos que nos hicieran llegar sus protocolos pero no ha sido así”, asegura la autoridad local.

El alcalde de Cochrane, Patricio Ulloa (UDI), sostuvo que “es lamentable que el gobierno escuche primero a un sector industrial, antes que tomar los resguardos para proteger a la ciudadanía que en el caso de Aysén está extremadamente vulnerable a un virus como este al no contar con implementos suficientes de salud. Acá no se trata de limitar faenas ni impedir el desarrollo, sino simplemente adaptar la forma de trabajo a una crisis como esta”.

El edil plantea que “lo que vienen planteando los diez alcaldes de la región es prever escenarios y extremar medidas que requieren gestión, recursos y la coordinación con nuestros municipios. Hay que optimizar el funcionamiento de barreras sanitarias existentes y en puntos estratégicos de ingreso a cada comuna, con personal de salud, carabineros y militares”.

La Tercera PM intentó ubicar a Arturo Clément, presidente de SalmonChile, pero no obtuvo una versión sobre el tema.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.