Tomás de Rementería (PS): “El órgano 100% electo hoy no tiene ninguna viabilidad política, llegó el momento de aceptarlo”

El diputado socialista hace un llamado a la alianza de gobierno para no seguir perdiendo el tiempo y firmar rápido un acuerdo constitucional. "Hay un sector de la izquierda que sigue muy influenciado por las ideas del proceso constituyente anterior y que siente que estaría traicionando sus ideas si ceden en algo", afirma el parlamentario. Además, asegura, distanciándose de las palabras del Presidente Boric, que lo que entrega garantías para el futuro "es que tengamos una nueva Constitución", no necesariamente que sea con un organismo 100% electo.


El diputado socialista Tomás de Rementería, hace más de un mes, fue una de las primeras voces del oficialismo que dijo en público lo que todos decían en privado. “Un órgano mixto no puede descartarse a priori si hace que sea más rápido llegar a un acuerdo”, sostuvo en la oportunidad.

Desde ese día hasta ahora, la mesa negociadora sigue igual y muy lejos de llegar a acuerdo. Por eso, el parlamentarios del PS asegura que ya se acabó el tiempo, que la izquierda debe dejar de enamorarse de sus ideas, atreverse a ceder e ir por un órgano mixto.

¿Cómo toma el llamado que hizo ayer el diputado Raúl Soto a analizar la posibilidad de que el acuerdo termine en un órgano mixto?

En una entrevista con ustedes fui el primero en que se abrió a la posibilidad de un órgano mixto y diciendo que eso no era antidemocrático. En ese momento hubo sectores que me colgaron casi que en la plaza pública, pero hoy día parece que el órgano mixto se está convirtiendo en la mejor opción porque la derecha y sectores como Amarillos ahora están proponiendo un órgano 100% designado. La derecha y otros sectores están dilatando el proceso constituyente y acá el objetivo principal es acabar con la Constitución de Pinochet y tener una nueva Constitución. No nos enamoremos de los mecanismos, no los convirtamos en dogmas de fe si aquí lo importante es que lleguemos a un nuevo texto constitucional. No tiene ningún sentido político seguir amarrado a un dogma de mecanismo.

Esto usted lo planteó hace más de un mes, ¿por qué cree que se tardó tanto en darse cuenta de esto? Ustedes llevan casi tres meses repitiendo una y otra vez que el órgano debe ser 100% electo y no han dejado de insistir en una cifra en torno a los 100 convencionales.

Muchas veces mi sector, la gran familia de la izquierda de la cual me siento parte, tenemos un afán por congraciarnos con nuestra base dura, más que por construir grandes mayorías. Hoy día uno va a cualquier lado y el tema constituyente ya no es tema. Incluso se está convirtiendo en poco tema en los círculos políticos. Uno lee cualquier encuesta y la gente dice que quiere un proceso rápido y que no sea 100% electo. Veo que estamos tratando de congraciarnos con una minoría, pero finalmente creo que ya se está abriendo el tema. Si no es 100% electa, que era el ideal que todos esperábamos, podemos explorar otro mecanismo, sobre todo cuando del otro lado escuchas que ya no es que quiera una mixta, sino que por una 100% designada. Por no asumirlo, por enamorarnos de nuestros mecanismos propios, por no ceder en nada, nos transformamos en fanáticos de nuestras ideas y ahora algunos cree que cuando hay que ceder, esto es una traición.

¿Cuál es la posición de la bancada del PS? ¿Han hablado de la opción de plegarse por un órgano mixto?

Hay una decisión oficial del comité central del partido, que el órgano debe ser 100% electo, la cual se tomó en un momento político distinto. No puedo hablar en nombre de toda la bancada, pero en Socialismo Democrático ha habido una mutación de este dogma de fe de 100% electo. Ahora lo que queremos es que haya un proceso constituyente. Dado que el proceso constituyente corre peligro, corremos peligro de que eso se extinga, la opción es el órgano mixto. Si no se llega a acuerdo antes de Navidad, se pierde un tiempo preciado porque después la gente está en otra. Si nosotros cedemos a que sea un órgano mixto 80-20, 70-30 entre personas electas y expertos electos indirectamente se podría facilitar el proceso y poner en entre dicho a quienes han expresado que la falta de voluntad es nuestra.

¿Por qué, entonces, la alianza de gobierno no transparenta que ahora quieren un órgano mixto que combine personas electas en urnas de forma directa y expertos designados o electos indirectamente?

No puedo hablar por toda la alianza de gobierno, pero obviamente sé que hay gente que escucha en exceso a los exconvencionales y a una minoría bien ruidosa que representa a su base y que no van a querer decir que ellos fueron los que vendieron al pueblo hacia un órgano de la cocina, que no es el caso. Esa caricatura algunos la tienen ahí dando vueltas y no van a querer ceder en ese tema hasta cuando ya tengamos la cuchilla arriba de la mesa, pero lo que no quieren aceptar es que ya nos están diciendo 100% designados.

¿Hay que sepultar y dejar atrás la idea de que el órgano debe ser 100% electo?

El órgano 100% electo hoy no tiene viabilidad política, llegó el momento de aceptarlo. Cuando tenemos un sector que acaba de ser triunfador de una elección, independiente de todos los matices que derivan de eso, cuando ese es el único tema pendiente para cambiar la Constitución, es hora de que derechamente digamos: aceptamos un órgano mixto mayoritariamente electo, pero firmemos el acuerdo mañana para que así tengamos nueva Constitución.

¿No cree que el PS tiene que ser más sincero en sus posiciones? Han defendido el órgano 100% electo, ahora uno mixto y en paralelo algunos senadores socialistas hacen negociaciones privadas para que sea 100% designado.

El PS como cualquier partido tiene una línea oficial, pero sus integrantes tienen ideas personales. La decisión de poner como un tema de principio el órgano 100% electo debería ser revisada en una próxima instancia partidaria porque eso amarra a nuestra presidenta y a nuestros negociadores a una idea que no tiene ninguna viabilidad política.

El Presidente Boric dijo ayer que “el que exista una elección es garantía de estabilidad para el futuro”. ¿Cómo toma sus palabras?

El Presidente puede tener su opinión. Tiene razón, si hay una elección es importante, pero eso no significa que haya que elegir a todo el órgano redactor. Lo que da garantías para el futuro y estabilidad es que tengamos una nueva Constitución. Tal vez podamos diseñar el órgano que teóricamente es más bonito y meterlo en un cajón, pero si en la realidad eso no se materializa, no va a ser un buen órgano ya que será un órgano inexistente. Tenemos que poner en entredicho a la derecha y decirle que sí, aceptamos el órgano mixto para que nos vayamos a firmar.

¿Por qué cree que no se ha llegado a acuerdo? ¿Quién impide que se pueda firmar el asunto?

Por un lado hay una derecha que quiere dilatar el tema para generar un espacio de que esto se alargue para que diluya, pero también hay un sector de la izquierda que sigue muy influenciado por las ideas del proceso constituyente anterior y que siente que estaría traicionando sus ideas si ceden en algo. Ambas posiciones hacen que sea muy difícil llegar a un acuerdo.

¿Ese sector de la izquierda es Apruebo Dignidad?

No diría que todo Apruebo Dignidad ni tampoco que es solo Apruebo Dignidad. Diría que está entremezclado en distintos partidos. En Apruebo Dignidad hay quienes tienen ideas muy rígidas, pero hay otros que ya entendieron el principio realidad, que este proceso cambió, que no es el mismo y que nosotros ya no tenemos la sartén por el mango. Espero que pronto ese sector sea mayoritario en la mesa negociadora.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.