Una cabeza de chancho en una bolsa: Dueña de tienda en Vitacura denuncia amenaza de clubes nocturnos

CERDO

Al más puro estilo de la película El Padrino, mujer asegura haber recibido una cabeza de cerdo muerto en su casa por sus discrepancias con la administración del Centro Comercial Lo Castillo en disputa por la proliferación de night clubs.




El pasado 1 de mayo, Elena Tagle Katalinic (73) se levantó alrededor de las 9:30 de la mañana y salió al antejardín de su casa en Félix de Amesti, Las Condes, a buscar el diario. Como muchos chilenos, Elena había olvidado que ese día no había diario.

Pero una bolsa verde, grande, con un bulto blando en su interior, colgaba sobre la reja metálica. Elena la abrió y  de inmediato pegó un grito. Era la cabeza de un cerdo muerto, con restos aún de sangre en su interior. No tuvo dudas de dónde venía el chancho: lo atribuyó inmediatamente a la verdadera cruzada que ha emprendido al interior del centro comercial Lo Castillo, en contra de la proliferación de los night clubs que, a ojos suyos, perjudican a los restantes locatarios, como ella. La señora Tagle es dueña de un local de antigüedades que viene desde hace unos tres años luchando contra los "beneficios" -al decir suyo- que le entregan a los clubes nocturnos en desmedro de los demás boliches. Ya antes le había pegado varios carteles en la vitrina de su local acusándola de mentir.

La cabeza de chancho no venía sola en la bolsa; venía con boleta. Elena -canosa y menuda- pescó el recibo y junto a su marido partió al barrio Franklin y exigió que le entregaran las cámaras, cosa que aún no ha ocurrido. Luego, se dirigió a Carabineros a estampar la denuncia. Por lo pronto, unos motociclistas de seguridad ciudadana resguardan su casa.

"Esta es una amenaza, y todo es un desastre. El alcalde está feliz, querrá que se convierta esto en el segundo barrio Suecia y cuando maten a alguien reaccionará el hombre. (El alcalde) tiene un barrio rojo metido aquí", advirtió Tagle a La Tercera PM.

"No peleo en contra del night club, yo peleo porque nos dejen trabajar, porque los night club nos manejan de día y de noche", sostuvo la denunciante.  Elena asegura que en el día se les complica el trabajo dado que la administración del recinto ha cedido a las peticiones de los night club y finalmente dichas acciones han perjudicado a los locales comerciales. "Ellos se apropiaron de los estacionamientos de afuera y eso provoca ahora que sea carísimo estacionar y también se apropiaron de todas las terrazas", complementó Elena.

Los problemas de convivencia al interior del centro comercial de Lo Castillo son de larga data. En octubre del año pasado -a través de una carta enviada a El Mercurio-, la Asociación de Locatarios, dueños de locales y vecinos del sector de Plaza Lo Castillo denunciaron que "Vitacura está riesgo" debido a la operación de locales nocturnos, lo cual ocurriría bajo la complacencia de la alcaldía y concejales.

Sexo, drogas y la familia

En aquella oportunidad aseguraron que en el sector locales nocturnos han generado una serie de externalidades, como prostitución y el comercio ilícito de drogas. Además de peleas, carreras de automóviles y personas orinando y defecando en la vía pública.

Por su parte, el concejal Vitacura, Max del Real coincide que se trata de un conflicto delicado. Ello debido a que radica en la ley de copropiedad, y "tal vez lo que nosotros deberíamos avanzar en una zonificación del sector, que también se está analizando. Ver qué uso queremos y cuáles no queremos". "La fiscalización que hace la municipalidad con la PDI es muy fuerte", señala.

Mientras el también edil de la comuna, Cristián Araya a través de la página de Facebook, Denuncia Vitacura advierte que "esta situación, constituye evidentemente una amenaza, se suma a los papeles que han difundido en contra de ella y de mí en el sector de Lo Castillo". Araya sostiene que Elena es una vecina con la cual ha trabajado para erradicar el llamado "barrio rojo" de la comuna.

"La existencia de este tipo de locales nocturnos resulta incompatible con un proyecto comunal enfocado en la familia y lamentablemente el municipio ha tomado palco en este conflicto", dice Araya.

Desde el municipio de Vitacura declinaron efectuar comentarios sobre este artículo. Sin embargo, aclararon que esperan prontamente reunirse con la afectada.

Comenta