Huracán Florence provoca las primeras inundaciones en la costa este de EE.UU.