23 jóvenes de la comuna de Pica en la región de Tarapacá ingresan a trabajar al mundo de la gran minería

Después de un largo proceso de formación técnica, jóvenes egresados del Liceo Padre Alberto Hurtado Cruchaga de Pica, en la región de Tarapacá, fueron contratados por Collahuasi y otras empresas proveedoras del sector minero. Un trabajo que significa para ellos un cambio radical en sus vidas y la posibilidad de sacar adelante a sus familias.




Durante cuatro años seguidos, Abigail Esteban (18) se levantó a las seis de la mañana para llegar a la hora a su colegio, el Liceo Padre Alberto Hurtado Cruchaga de Pica, establecimiento ubicado en una comuna distinta de la que reside con su familia, y en el que quiso cursar su enseñanza media para estudiar la carrera de sus sueños: mecánica industrial. La joven estudiante cuenta que desde pequeña le gustó la mecánica y los autos. “Mi papá es inventor y siempre ha trabajado con fierros, entonces yo aprendí de mecánica mirándolo crear en su taller”, revela con orgullo.

Abigail describe su paso por el liceo de la comuna de Pica como una experiencia enriquecedora en lo académico y emocional. “Me encantó estudiar mecánica industrial porque los profesores nos trataban como si fuéramos profesionales y nos enseñaban como tal. Además, había mucha calidad humana en la educación”.

A final del año pasado, y luego de terminar cuarto medio de forma online, la joven estudiante se gradúo de enseñanza media. Sin embargo, ella y otros compañeros optaron por una práctica extendida en Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, que duró tres meses y en la que pusieron a prueba sus conocimientos. “Conocí más sobre mi área y vi el trabajo en terreno”, cuenta.

Denzel Mansilla (18) es otro de los alumnos del Liceo de Pica que estudió mecánica industrial y realizó la práctica extendida. “Mi papá fue faenero de Collahuasi y su buena experiencia me entusiasmó todavía más. Sé que los trabajadores de la compañía son una gran familia, entonces en la práctica di mi 110% para poder quedar trabajando ahí”.

Tanto Abigail como Denzel terminaron sus prácticas en junio de este año con la esperanza de ser contratados. Esperaron con ansias y hace pocas semanas atrás se les comunicó a ellos y a 21 compañeros más que serían parte de Collahuasi y otras empresas proveedoras del sector. “Cuando me informaron que firmaría un contrato fijo en Collahuasi no lo podía creer. Mi familia estaba feliz y me festejaron con un asadito”, cuenta Abigail. Por otra parte, Denzel comparte que: “En esta nueva etapa de mi vida daré lo mejor de mí”.

Educación que cambia vidas

Hace 11 años que Collahuasi, a través de su Fundación Educacional, se ha ocupado de entregar formación de excelencia a los estudiantes de la región. Un proyecto que hoy lidera César Gavilán, director ejecutivo de la Fundación y quien comparte lo que ha sido su experiencia: “Las mallas curriculares del colegio se ponen al servicio del sector productivo y, a través de esta alianza público-privada, se nos permite dar una formación de excelencia no solamente en el aspecto técnico sino también en la formación valórica”.

Según Gavilán, durante estos años la cantidad de estudiantes contratados por Collahuasi y las empresas asociadas del rubro ha crecido de 9 a 23 estudiantes, lo que equivale a un 80% de la población de la zona. “Para nosotros es muy importante ser un buen vecino y siempre considerar la mano de obra local. Con esta formación no solo preparamos a trabajadores para Collahuasi sino que para toda la industria minera del sector”.

Carolina Guerrero, directora del Liceo de Pica, manifiesta que el contrato firmado por sus 23 estudiantes con Collahuasi y empresas proveedoras es una oportunidad que todo joven quisiera tener al salir del colegio. “El equipo completo del liceo está orgulloso de fortalecer el abanico de posibilidades que se les entregan a los jóvenes que formamos. Es una oportunidad no solo para ellos, sino que también para sus familias”.

Por eso, revela la directora del liceo, cuando los estudiantes recibieron la noticia del contrato lloraban de emoción. “Muchos me han dicho que van a luchar para demostrar que son los mejores en su especialidad. Con esto, mantienen su compromiso con el colegio y abren nuevos caminos a las próximas generaciones”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.