Antonio Fritis: “El trabajo en conjunto con la comunidad y el gobierno local es esencial”




Cuando hay un incendio en los cerros de Valparaíso, el problema tiende a repetirse: la falta de acceso para los vehículos de emergencia hace imposible un control rápido de las llamas, que terminan arrasando con casas y barrios completos. Con este problema se enfrentó el equipo del programa de MINVU, Quiero mi barrio, que se instaló en la ciudad porteña posterior al incendio de 2015.

El resultado fue el sistema peatonal Lingue Mañio y Coihue, presentado al Premio Aporte Urbano por el Encargado Nacional Área Urbana Programa Recuperación de Barrios en MINVU, Antonio Fritis. El proyecto se convirtió en el ganador de la edición 2020 en la categoría Mejor Proyecto de Innovación Social Urbana.

“Quiero mi barrio lleva 15 años de políticas públicas trabajando a lo largo de Chile. Tras el incendio de 2015 en Valparaíso, donde cuatro cerros fueron arrasados, nos centramos en el proceso de construcción”, cuenta Fritis sobre la génesis del proyecto, y añade: “Quiero mi barrio se instala con oficinas en los barrios, y con un equipo de profesionales del área urbana y social, quienes hacen un diagnóstico con la comunidad y el Municipio. A partir de ese diagnóstico aparecer las problemáticas que da origen a este proyecto”.

Como explica Fritis, los más de cuarenta cerros de la bahía están separados por quebradas, en las cuales se encuentran las casas, conectadas por pasos peatonales que ya están muy dañados. “El cerro La Cruz ya se había quemado dos veces; en una ocasión incluso murió un bombero. Y las casas seguían ahí, con este camino muy deteriorado y sin posibilidad de dar acceso a vehículos de emergencia”, cuenta.

Para el especialista, lo que finalmente hace que este proyecto destaque y sea merecedor de un PAU, es que gracias a que se consideró el punto de vista de los distintos actores de la comunidad se hicieron mejoras que no estaban consideradas en el plan original. “Escuchamos a vecinos, Bomberos y a las distintas partes, y en conjunto se llegó a la solución de mejorar este paso peatonal para hacerlo lo más liso posible, para que se pudiera transitar en situaciones de emergencias y se pudiera acceder con sillas de rueda o camillas, pero no entran vehículos de emergencia. Entonces aparece una brillante idea de Bomberos, que fue pone una red seca en el paso peatonal, para acompañar el circuito”.

De esta forma, es posible conectar camiones aljibes desde las calles de arriba, con los 19 puntos de red seca que se encuentran en el sistema peatonal, facilitando así la respuesta de Bomberos en casos de incendio.

“Este proyecto es de Valparaíso, el equipo de la Seremi de Valparaíso y de Quiero mi barrio, junto a la comunidad y al Municipio”, enfatiza Fritis: “Este modelo de gobernanza, en conjunto con la comunidad y el gobierno local es esencial”.

“Junto a la comunidad generamos planes de emergencia para cuando ocurran”, explica Fritis, y agrega: “Se genera una organización comunitaria que tiene radio, que cuando hay un incendio avisa a Bomberos; se genera una red de trabajo, siendo esto un proyecto físico y social, donde la comunidad es la protagonista”.

Ahí estaría, además, la importancia que le da al Premio Aporte Urbano y a la difusión de estos proyectos a lo largo del país: demostrar que hay que trabajar en equipo y con la ciudadanía: “Trabajo en el Estado hace muchos años y me he dado cuenta que las políticas públicas estandarizan muchas cosas. Pero se está entendiendo que hay que comprender los problemas particulares para dar la solución. La comunidad es la que sabe cómo son sus problemas y cómo son las soluciones que necesitan”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.