Huella hídrica: los compromisos en sostenibilidad empresarial en la gestión del agua

Frente a la emergencia climática, son varias las empresas que, independiente de sus rubros, buscan medir el volumen de agua que ocupan en sus procesos de producción y consumo. El Grupo de Empresas Líderes del ODS 6 en Chile ya está en busca de una medición común que permita tomar decisiones a futuro.




Los efectos del cambio climático son visibles y Chile desde el verano de 2009 se enfrenta a una mega sequía, la más extensa desde que existe registro, con un déficit generalizado de precipitaciones, llegando a niveles preocupantes entre las regiones de Atacama y Maule.

El agua como recurso natural está viviendo un período complejo, por lo que diferentes organismos internacionales se han propuesto definir metas que cambien el curso del problema hídrico. En 2015, la ONU presentó la Agenda 2030, que comprende 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en los que todos pueden participar, desde la sociedad civil, los gobiernos al sector privado.

El ODS número 6 es el que busca garantizar la disponibilidad de agua, su gestión sostenible y saneamiento. Margarita Ducci, directora ejecutiva de Red Pacto Global Chile, la iniciativa de sostenibilidad empresarial más grande del mundo comandada por la ONU, explica que el ODS 6 busca involucrar a las empresas, para conocer cómo los futuros aspectos regulatorios pueden afectar a las industrias.

Son 90 compañías adheridas a la Red Pacto Global en Chile, las que buscan trabajar en conjunto para cumplir los ODS y, según Ducci, entregar un reporte de sostenibilidad, para informar cómo están avanzando en sus espacios. “El tema hídrico siempre se ha tocado de forma breve, pero cada vez debe ser más reportado, informando las medidas que se toman para hace más eficiente el consumo del agua, o qué nuevas tecnologías se van a incorporar para hacer cuidado del recurso”, explica.

Es aquí donde el concepto de huella hídrica toma relevancia. Acuñado en 2002, hace referencia a la cantidad de agua dulce que es utilizada para una función, por lo que cualquier organismo, gobierno o empresa puede aplicar fórmulas para calcular su efecto, tal como ocurre con la huella de carbono.

Su medición permite tener una referencia en el consumo del agua y buscar formas de mejorar su uso. Al evaluar el nivel de apropiación e impacto sobre los recursos hídricos que requiere la producción de un bien o la prestación de un servicio a lo largo de toda su cadena de producción, aparecen soluciones. Ducci es enfática al señalar que debemos actuar prontamente: “Somos un país vulnerable al cambio climático, y ante esa realidad deben existir medidas y regulaciones que ayuden a equilibrar este flagelo a nivel país”.

Trabajo mancomunado

En noviembre pasado, se conformó el Grupo de Empresas Líderes del ODS 6 de Pacto Global, con objeto de realizar una jornada de planificación de su trabajo de cara al 2021. La instancia contó con la participación de un grupo inicial de empresas socias que busca impulsar el trabajo en la materia. SGA, Angloamerican o Acciona, son algunas de las compañías que forman parte.

El grupo que conforma la mesa busca generar un indicador en común pese a la diversidad de rubros, y así recopilar datos del consumo de agua de forma fidedigna. En base a los datos obtenidos, se tomarán decisiones a futuro, formando compromisos individuales frente a la huella hídrica.

“La idea es poder obtener a través de esta mesa una estandarización común de todas las compañías que participan para medir la huella hídrica y que esto sea un aporte a la sociedad. Si nosotros logramos medirlo, otros pueden replicar la experiencia.” indica Waldo López, gerente de desarrollo de negocios de la división agua de Acciona, empresa dedicada al desarrollo de infraestructuras sostenibles y energías 100% renovables.

Margarita Ducci de Pacto Global cree que, frente a los nuevos tiempos, las empresas están buscando integrar la conciencia hídrica a los diferentes procesos de las compañías. Ducci ejemplifica con el trabajo del ministerio de Medio Ambiente y la creación de “Huella Chile”, programa nacional para la gestión de emisiones de gases de efecto invernadero, que capacita a las empresas a medir su huella de carbono bajo una misma metodología, programa que podría adaptarse para medir la huella hídrica.

“El agua es un tema discutido a nivel país, tanto que su cuidado está siendo tema para la nueva constitución. Hay que entrar a un diálogo fructífero frente al manejo del agua y sus efectos en la ciudadanía, para que no afecte en el consumo de las personas”, cierra Ducci.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.