La emoción de 22 niños nacidos el día en que Chile ganó la Copa América 2015 y que acompañaron a La Roja ante Paraguay

Los niños y niñas que escoltaron a la selección nacional de fútbol en el partido ante Paraguay gracias a una iniciativa de Bci.

Nacidos un glorioso 4 de julio 2015, 22 niños y niñas escoltaron a la selección nacional masculina de fútbol en el reciente partido amistoso frente a Paraguay, previo al inicio de una nueva Copa América en Estados Unidos. Una experiencia emocionante vivida en el Estadio Nacional repleto, gracias a una iniciativa de Banco Bci. Nicolás Alexis Villaloza, bautizado en honor a Alexis Sánchez, y Victoria Castillo, con un nombre ad hoc a su fecha de nacimiento, estuvieron en el triunfo de tres a cero ante el equipo guaraní.



De la mano del capitán Claudio Bravo, Victoria Castillo, de nueve años, ingresó emocionada a la cancha del Estadio Nacional repleto la noche del martes 11 de junio, minutos antes de que comenzara el partido en que selección nacional masculina de fútbol ganó por tres goles a cero a su similar de Paraguay, partido amistoso previo al debut ante Perú el próximo 21 de junio, en Texas, Estados Unidos, por la Copa América 2024.

Victoria formó parte de una iniciativa de Banco Bci junto a otros 21 niños y niñas de la misma edad, todos nacidos el 4 de julio de 2015, el día en que Chile se coronó campeón de la Copa América tras derrotar en penales a Argentina. Cada uno de los menores escoltó a los 22 jugadores que formaron parte del juego, entre ellos los 11 del equipo nacional dispuestos a darlo todo bajo la dirección de su nuevo entrenador, Ricardo Gareca.

Victoria Castillo escoltó al capitán Claudio Bravo antes del partido amistoso ante Paraguay.

Marcia Castillo vive junto a su hija Victoria en la comuna de Recoleta, en Santiago, y cuenta que su pequeña ha experimentado días de ensueño antes, durante y después del partido. “Fue una experiencia muy emocionante. Victoria nunca imaginó la sensación de estar en la cancha del Estadio Nacional con muchísima gente en las tribunas gritando por la selección nacional. Mi hija todavía está procesando esa experiencia; y para mí, como madre, es un orgullo, estoy muy contenta con el trato que recibimos, fue muy lindo en todos los detalles”, afirma y revela que su hija fue bautizada como Victoria justamente por la obtención de la Copa América hace casi 10 años.

Victoria, que cursa tercero básico, estaba impactada de conocer tantos niños y niñas que nacieron el mismo día que ella, con pocas horas de diferencia. “De hecho, nací en el minuto 47 de partido para ser más exacta. Mis papás me dicen que nací con la copa bajo el brazo”, dice riendo, y su madre agrega que le impresiona el talento que su pequeña demuestra en el área artística y en la práctica del Karate, además de que entre sus compañeras y compañeros de curso siempre es la que les sube el ánimo y les contagia su felicidad.

Nicolás Alexis Villaloza también formó parte de esta experiencia que lo va a marcar toda su vida. Lo suyo es el fútbol, deporte que practica regularmente en Puerto Varas, en la Región de Los Lagos, desde donde se trasladó junto a su padre para formar parte de los pequeños escoltas de la selección el día del partido con Paraguay. Lleva por segundo nombre Alexis, en honor al seleccionado y figura del fútbol, Alexis Sánchez.

Nicolás Alexis Villaloza también formó parte de esta experiencia que lo va a marcar toda su vida.

Su padre, Nicolás Villaloza, dice: “Prácticamente desde que dejó el andador, mi hijo andaba pateando una pelota. Lleva en la sangre el tema del fútbol, nació para esto. Nunca nos íbamos a imaginar que iba a salir de la mano de un jugador de la selección nacional. Lo que ha vivido estos días ha sido un sueño para él”.

La iniciativa Bci

La convocatoria que efectuó Banco Bci reunió a más de 300 postulantes, aunque no todos cumplían con los requisitos. Y es que la posibilidad de acompañar a la selección nacional en su último partido antes de emprender rumbo a la Copa América 2024 de Estados Unidos, era demasiado tentadora. Finalmente, lograron reunir a 22 pequeños que escoltaron a la escuadra nacional.

Son 22 niños de una generación diferente. Todos con historias de nacimiento ligadas a peripecias más y peripecias menos, porque ese 4 de julio de 2015, sus padres esperaban sentarse a ver un partido de fútbol y terminaron recibiendo a sus nuevos hijos en el mundo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.