Los nuevos retos y oportunidades que trajo la pandemia para las Pymes

El informe Recovery Insights: Recuperación de Pequeñas Empresas de Mastercard Economics Institute muestra que si bien durante el primer año de la pandemia los negocios más reducidos se vieron muy afectados por las medidas del Covid, la digitalización ha sido clave para reactivar a un sector vital de la economía.




De acuerdo con cifras del Banco Mundial, 7 de cada 10 empleos formales en mercados emergentes provienen de Pymes, las que en su conjunto generan, en promedio, cerca del 40% del PIB en economías en vías de desarrollo.

Por eso, el impacto que sufrieron alrededor de todo el mundo producto de los efectos de la pandemia fue notorio. Una Pyme tenía 3 veces más probabilidades de permanecer cerrada durante las cuarentenas que las grandes empresas. Y un quinto de las Pymes que cerraron en 2020 continuaron así 12 meses después.

Pero a pesar del mal pronóstico, lo cierto es que hoy el mercado emprendedor está viviendo un segundo aire. Una realidad revelada por el estudio Recovery Insights: Recuperación de Pequeñas Empresas de Mastercard Economics Institute, el cual ha demostrado las nuevas estrategias que las Pymes están asumiendo para recobrar y fortalecer su rol en la sociedad.

El espacio digital

En un comienzo, en plena pandemia, la realidad digital pilló desprevenidas a las Pymes. Generalmente eran los grandes retails los que ya contaban con servicios de venta y despacho en línea, mientras que las pequeñas empresas se sustentaban originalmente solo en su espacio físico. Afortunadamente, la transición al mundo digital fue rápida. El estudio consigna que, para julio de 2020, la cantidad de empresas existentes que se digitalizaron se triplicó en relación al nivel pre pandemia, lo cual hizo que se generara una mayor demanda para las Pymes.

Un cambio que fue motivado en gran parte, por los mismos usuarios. Ximena Baeza, directora Commercial & B2B Products de Mastercard para el Cono Sur, explica que durante la pandemia por COVID-19 los chilenos cambiaron sus formas de comprar. “El 64% afirma haber aumentado el uso de pagos digitales debido al distanciamiento social desde el inicio de la pandemia y un 38% afirma haber probado un nuevo tipo de pago (sin contacto o digital) en los últimos meses”.

De igual manera, las Pymes que implementaron pago electrónico incrementaron en 5% el gasto de sus consumidores y un 4,5% su total de transacciones en comparación a otras del mismo tamaño. El análisis también encontró que el 34% de las ventas por comercio electrónico de las Pymes fueron incrementales y no habrían ocurrido solo con la tienda física.

Este nuevo espacio ha dado pie a que incluso nazcan nuevos negocios enfocados principalmente en lo digital. Uno de ellos es Examedi, fundado en 2021 y que es un servicio de realización de exámenes médicos a domicilio, pero cuya experiencia completa de agendado, pago y seguimiento es totalmente digital. “Examedi, si bien ofrece servicios de salud que en muchos casos deben ser presenciales, el core de la idea es digital. Sin este espacio y la tecnología que aplicamos como marketplace digital de salud, Examedi no podría existir como tal”, explica Juan Pablo Zepeda, co-fundador y COO de Examedi.

“Hoy un fabricante de artículos de cuero, un diseñador de ropa o un mueblista, por poner algunos ejemplos, puede que llegue más eficazmente a su grupo objetivo a través de canales digitales que quedándose solo con la tienda de su taller. Lo mismo en rubros tradicionalmente dependientes del local físico, como un almacén o verdulería. Todos ellos pueden capturar una cuota de su mercado más grande a través de lo digital”, explica Ximena Baeza.

Nuevos gastos y lugares

Otro de los cambios que evidenció el estudio es que el foco de gastos de la población fue mutando. Al comienzo de la pandemia fueron las Pymes de comida y abarrotes las que crecieron, mientras las de gastos como ropa, joyas y cosméticos se fueron reduciendo. Y esto afectó a las tiendas independiente de su tamaño: las del rubro alimentario, por ejemplo, tuvieron compras un 50% más altas que los niveles prepandemia, independiente del tamaño, solo considerando el mercado online, ya que el presencial fue a la baja.

Pero también se dio a entender que los gastos también van oscilando como un péndulo en la medida que las economías se reactivan, lo que hace que negocios como la tecnología, el deporte y el ocio también vayan tomando más fuerza mientras más nos alejamos del origen de la pandemia.

Sin embargo, el factor digital no es el único que se impuso durante esta época. El análisis de Mastercard Economics Institute revela que, además, la ubicación de una Pyme se convirtió en algo crucial y de cierta medida en una ventaja por sobre el retail. Esto debido a que una Pyme puede instalarse más rápidamente en un sector residencial que una empresa grande que posee más requerimientos de espacio y tiempo para llegar a un barrio.

Y dado que la pandemia ha hecho que los viajes a los centros urbanos sean cada vez menos frecuentes, un lugar ubicado en un área residencial tendrá mucho más impacto ahora que antes del Covid.

“Con un cliente que realiza su vida, incluyendo sus compras, desde casa, las empresas deben estar atentas y preparadas para cumplir con sus propuestas de valor considerando la logística de envío o traslado, y los medios de pago adecuados para sostener el nuevo modelo”, explica Ximena Baeza. De esta manera, para el futuro se espera que el 74% de las MiPymes opere en línea de algún modo, el 36% espera operar tanto en el mundo físico como en el digital, y solo el 14% espera atender solo de forma física.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.