Mitos, recomendaciones y advertencias para la correcta manipulación de los medicamentos

Ilustración: Gabriel Ebensperger

¿Qué hacer con los medicamentos cuando termina el tratamiento y no los consumimos todos?,¿en qué tenemos que fijarnos al momento de utilizarlos? Mario Navarro, de la Escuela de Química y Farmacia UNAB y Ana Nieto, Presidenta del Colegio Químico Farmacéutico de Chile, nos entregan consejos para el mejor uso de éstos y como manipularlos y mantenerlos.




Todos los medicamentos, sin excepción, tienen fecha de vencimiento y es deber de los usuarios fijarse en la fecha de expiración. Si bien no existen datos concretos acerca de intoxicaciones por medicamentos vencidos si hay claridad que pueden perder sus propiedades.

“Principalmente puede haber pérdida de la eficacia, por degradación del principio activo. En algunos medicamentos esta pérdida del efecto terapéutico puede traer problemas serios para la salud, ya que la patología del paciente no está siendo tratada adecuadamente” asegura Mario Navarro, académico de la Escuela Química y Farmacia de la Facultad de Medicina UNAB.

Para Ana Nieto, Presidenta del Colegio Químico Farmacéutico de Chile, los medicamentos vencidos tienen falta de efectividad y seguridad. “Esto significa que el efecto terapéutico que deseamos obtener pueda verse alterado, al punto de no lograr sanar o controlar procesos de salud”.

A su vez, Nieto explica que “en caso que tengamos un medicamento vencido hace 2 o 3 días puede tomarlo, en caso que no tenga a mano otra opción y solo por un corto tiempo hasta que pueda abastecerse de un medicamento no caducado. Es importante revisar que dicho medicamento no tenga alterado el envase porque esto protege al medicamento del ambiente”.

Muy distinto es el caso de las pastillas anticonceptivas porque esta pérdida de su acción se traduce en un aumento en el riesgo de embarazo. “Durante el año 2020 hubo denuncias sobre problemas en la calidad de algunos anticonceptivos. El Instituto de Salud Pública (ISP) cursó multas a los laboratorios involucrados, y hay procesos judiciales en curso. Situaciones como esta son muy graves y no deben repetirse” señala el académico de la Escuela de Química y Farmacia de la Facultad de Medicina UNAB.

Por su parte, la Presidenta del Colegio de Químicos Farmacéuticos asegura que las pastillas anticonceptivas “no deben cambiar de sabor, olor o color si se encuentran en el período de estabilidad que asegura la eficacia y la seguridad del medicamento antes de la fecha de caducidad”.

LA IMPORTANCIA DEL ALMACENAMIENTO

Un medicamento que no está en su caja o en las condiciones de acopio recomendadas puede afectar su desempeño

Para Mario Navarro “las recomendaciones generales son almacenar los medicamentos en un lugar fresco, seco y protegido de la luz, además de alejado del alcance de los niños”. Para recomendaciones más específicas se debe revisar el folleto de información al paciente de cada producto. Además, el académico de la UNAB explica que “no es recomendable guardar los medicamentos en el baño, debido a la humedad y la alta temperatura de este lugar”.

Otra advertencia importante agrega Ana Nieto, Presidenta del Colegio Químico Farmacéutico de Chile: “No es recomendado guardar todos los medicamentos en el refrigerador por las condiciones de temperatura y humedad. Esto aplica solamente en los casos de medicamentos que requieran mantener la cadena de frío como vacunas, insulinas, entre otros”.

Lo ideal es disponer de un botiquín o caja especial para almacenar los medicamentos (por ejemplo, una caja plástica con tapa), y mantenerla al interior de algún closet (lugar oscuro, fresco y seco). Además, se aconseja mantener los comprimidos en su blíster y, a su vez, estos en sus cajas cerradas, ya que esto ofrece una mayor estabilidad de los principios activos.

En términos generales los medicamentos de origen biológico y las hormonas (como insulina, levotiroxina y los anticonceptivos orales) tienden a ser más sensibles a la degradación si es que son mal almacenados. Los polvos para suspensión oral, como algunos antibióticos que se deben reconstituir con agua, se degradan y/o contaminan rápidamente, por lo que se deben desechar una vez terminado el tratamiento.

CUIDADO CON LAS ALTAS TEMPERATURAS

El calor de esta época del año puede provocar daños en los medicamentos. Hay algunos que al someterse a altas temperaturas pueden perder la estabilidad terapéutica y por ende su efectividad, que podría verse disminuida.

Para Ana Nieto “el uso de antibacterianos caducados o deteriorados, y por tanto menos activos, no logrará la cura de la infección sino que además, favorece la aparición de cepas resistentes. Algunos medicamentos sufren degradaciones con el tiempo que pueden generar sustancias mucho más peligrosas y, en consecuencia, un aumento de la toxicidad. En algunos medicamentos, se constata un aumento de su poder alergénico”.

Es el caso, por ejemplo, de las penicilinas y las cefalosporinas. Las sales de rehidratación oral se pueden usar mientras conservan su aspecto de polvo blanco. La humedad las transforma en una masa compacta, más o menos pardusca e insoluble: no son entonces aptas para el consumo, cualquiera que sea su fecha de caducidad.

Este factor ambiental contribuye a que los remedios adquiridos en ferias libres puedan tener aún más complicaciones. Para Mario Navarro “al comprar un medicamento en un lugar no establecido básicamente podríamos estar comprando cualquier cosa. Podría ser un medicamento adulterado o vencido. Además es evidente que las condiciones de almacenamiento de esos medicamentos no son las óptimas (están expuestos al sol, se golpean, etc.). En el peor de los casos podríamos ingerir un medicamento distinto al que aparece en la caja o directamente alguna sustancia tóxica. Es un riesgo que en ningún caso vale la pena correr.”

CÓMO DESECHAR MEDICAMENTOS

De acuerdo a la normativa vigente en nuestro país no existe una recomendación clara por parte de la autoridad sanitaria al respecto a cómo desechar los medicamentos.

Las iniciativas para instalar puntos de recolección de medicamentos vencidos no han tenido éxito. Tampoco hay claridad, a nivel local, del impacto que tienen los medicamentos sobre el ambiente. Se está discutiendo actualmente sobre la posibilidad de incluir a los medicamentos en la ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), lo cual obligaría al fabricante a tener más responsabilidad sobre los medicamentos vencidos.

Por ahora, “la recomendación es eliminar las formas farmacéuticas líquidas por el alcantarillado (diluidas con agua), mientras que las formas sólidas, como comprimidos o cápsulas, se deben sacar del envase primario, mezclar con alguna sustancia indeseable (como arena sanitaria para gatos, tierra o café usado), poner en un envase cerrado herméticamente y descartar en el recipiente de basura” asegura Mario Navarro, académico de la Escuela de Química y Farmacia de la Facultad de Medicina UNAB.

Similar es la opinión del Colegio Químico Farmacéutico: “La mejor manera de deshacerse de medicamentos vencidos debe apuntar a la recolección de estos en puntos de acopio sanitario y posteriormente ser retirados por los titulares de registro sanitario correspondiente y/o droguerías que le comercialicen a los establecimientos de expendio directo al público (Farmacias comunitarias, asistenciales, botiquines, almacenes farmacéuticos)”.

Existen medicamentos que representan un mayor riesgo como hormonas, antibióticos, citostáticos, radiofármacos e inmunosupresores, los cuales se deben manejar de manera especial a nivel de instituciones de salud, pero no existe ninguna normativa especial para su eliminación por personas naturales.

TEST RÁPIDO A LOS EXÁMENES DE SANGRE

El Colegio de Tecnólogos Médicos de Chile nos ayudó a resolver algunas de las dudas más habituales a la hora de realizar ciertos tipos de muestra.

El ayuno: Verdadero Para el adecuado estudio de la sangre, las pruebas deben realizarse en condiciones similares cada vez, con el fin de obtener mediciones comparables en el tiempo y así realizar un adecuado análisis y seguimiento de cada paciente.

Los resultados duran seis meses: Falso La validez de un examen está directamente relacionado con el paciente y el tipo de estudio. Por ejemplo, los resultados de hemoglobina glicosilada se mantienen estables por alrededor de tres meses. No así los resultados del test de VIH, el cual debe chequearse periódicamente.

Las órdenes médicas para exámenes no vencen: Falso Las Órdenes de Atención, de acuerdo a lo señalado en el Art. 53º del D.S. 369/85, tendrán una vigencia para su uso de 90 días contados desde la fecha de su emisión. Sin embargo, el Colegio de Técnicos Médicos aconseja realizar los exámenes de manera oportuna ya que permiten un correcto diagnóstico y seguimiento por parte del médico tratante.

El alcohol y las drogas alteran los estudios: Verdadero La declaración de consumos de sustancias previo a la toma de sangre es necesaria porque pueden interferir en los resultados, alterando el estado de salud real del paciente. Por ejemplo, la glicemia se eleva porque las bebidas alcohólicas contienen azúcar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.