Recetas con Cariño: la campaña de entrega de alimentos en tiempo de pandemia

La iniciativa solidaria de Super Pollo, que ayudó a diversas fundaciones, sumó a 2 marcas de alimentos, quienes se unieron para llevar recetas con pollo preparadas por grandes cocineros.




Las fundaciones de ayuda social se caracterizan por dar cada año lo mejor de sus posibilidades para entregar una vida digna a los más desposeídos. Sabemos que, además, lo hacen con presupuestos muy ajustados, con gran apoyo del voluntariado y sobrellevando los diferentes obstáculos que día a día se presentan.

Pero la llegada de la crisis sanitaria del Coronavirus está afectando a estas instituciones de maneras aun más complejas que lo imaginado. Además de tener que cuidar a poblaciones vulnerables de la amenaza del virus, ahora se suma el inesperado gasto que implica sanitizar los recintos y cumplir todas las medidas sanitarias necesarias para protegerse del Covid-19.

Por lo mismo, si antes la ayuda a estas instituciones era importante, ahora es crucial. Super Pollo así lo entendió, por lo que, para poder aportar a la contingencia desde su vereda, se unió a marcas amigas como Carozzi y Frutos del Maipo, para llevar a cabo “Recetas con Cariño”, almuerzos para diversas fundaciones que protegen a diversos segmentos vulnerados.

Las Recetas con Cariño fueron realizadas por grandes cocineros nacionales, quienes diseñaron sus propios platos, transformando su receta en el plato que llegaría a diversas fundaciones. Super Pollo las llevó a la vida real, entregando la proteína, e invitando a otras marcas a sumarse para complementar estas preparaciones.

Las fundaciones seleccionadas, ayudan a diferentes segmentos vulnerados, entre ellos niños y adolescentes en situación de abandono, personas con discapacidad intelectual, gente en situación de calle y cesantía, por lo que Recetas con Cariño buscó entregar un aporte en las diferentes sedes de dichas organizaciones, llegando con platos a Santiago y otras regiones del país.

Las Fundaciones que están recibiendo esta ayuda son:

Pequeño Cottolengo: Entrega a niños, niñas, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual profunda y severa, la mejor calidad de vida posible.

Ciudad del Niño: Beneficia a 20.000 niños y adolescentes vulnerados gravemente en sus derechos. Ejecutan programas para reintegrarlos a sus familias de origen y restituir sus derechos.

Hogar de Cristo: Acoge a los más vulnerables, para ampliar sus oportunidades a una vida mejor. Convoca y vincula a la comunidad en su responsabilidad con los excluidos de la sociedad.

El reparto de los almuerzos comenzó la semana del 15 de Julio junto con Carozzi y Frutos del Maipo. Frente al aporte, desde Super Pollo explicaron que las fundaciones fueron apoyadas debido a que, producto de la pandemia, han tenido que destinar recursos a temas que no tenían considerados, como elementos de sanitización. Además, han duplicado los turnos de atención, ya que, en muchas hospederías de las fundaciones, que antes funcionaban solo de noche, ahora trabajan las 24 horas del día, implicando que el presupuesto sea cada vez más escaso.

“La donación de alimentos es una tremenda ayuda, para que los almuerzos sean más nutritivos y poder seguir ayudando a tanta gente”, sentenciaron los gestores de esta solidaria iniciativa.

Comenta