Rector USS Carlos Williamson: “La educación superior de calidad dejó de ser exclusiva para la élite del país”

Carlos Williamson, rector de la Universidad San Sebastián.

La U. San Sebastián está clasificada en el nivel avanzado del sistema de educación superior, con cinco años de acreditación hasta 2026. El rector de la USS, Carlos Williamson, dice que se han convertido en una efectiva fórmula de integración social para sus estudiantes. Y también se refiere al derecho social a la formación profesional que debería incluirse en la nueva Constitución.




La Comisión Nacional de Acreditación (CNA) acreditó por 5 años a la Universidad San Sebastián (USS), en sus áreas de Gestión institucional, Docencia de pregrado y Vinculación con el medio, clasificándola como una institución de educación superior avanzada en materia de calidad en sus sedes de Santiago, Concepción, Puerto Montt y Valdivia.

Este hito se complementa con la acreditación internacional por 6 años otorgada por la agencia alemana AQAS, que la convirtió en la primera universidad chilena en certificarse institucionalmente bajo estándares de la Unión Europea. Logro al que se suma, recientemente, la acreditación de 6 de sus carreras del área de la salud bajo el mismo estándar, con lo que totaliza 7 carreras acreditadas internacionalmente.

El rector de esta casa de estudios, Carlos Williamson, quien por cuatro décadas estuvo vinculado a la Pontificia Universidad Católica de Chile, llegando a ser vicerrector y prorrector de la misma, se refiere a las implicancias de este hito y a los desafíos de la educación universitaria del país.

¿Qué implica que la USS haya sido acreditada por cinco años?

-Es un reconocimiento al grado de desarrollo, sostenibilidad y madurez que hemos alcanzado en 32 años de vida; al trabajo académico de excelencia, con especial énfasis en la gravitación que tenemos a nivel regional, en los territorios, en investigación de frontera, en las sedes de Santiago, Concepción, Valdivia y Puerto Montt. Esta es una universidad con vocación regionalista. Y eso, desde nuestra mirada, es doblemente meritorio porque -por ejemplo- los logros que hemos alcanzado en Investigación han venido desde todas nuestras sedes, donde existen laboratorios equipados con tecnología de punta y núcleos de investigadores de excelencia.

“El sistema universitario privado no solo entrega educación de calidad, sino que además se está desarrollando, creciendo y destacando en investigación”.

“El sistema universitario privado no solo entrega educación de calidad, sino que además se está desarrollando, creciendo y destacando en investigación”.

Carlos Williamson, rector de la USS.

¿Hay una nivelación entre las universidades tradicionales y las privadas en materia de calidad?

-Efectivamente, contar en Chile con una acreditación en el nivel avanzado es una clara manifestación de que el sistema universitario privado no solo entrega educación de calidad, sino que además se está desarrollando y creciendo. Hemos logrado un uso eficiente de los recursos para poder ir avanzando hacia mayores niveles de desarrollo, efectuando las inversiones que ello requiere en cuerpo académico, investigadores, infraestructura, vinculación con el medio e investigación. Incluso superando en términos de indicadores a muchas universidades tradicionales en una cancha que no es pareja, justamente por estar impedidas las privadas de contar con el financiamiento basal del que gozan las tradicionales.

¿Es posible entregar calidad sin recursos estatales?

-Ha sido un camino difícil, pero lo hemos hecho. El desarrollo universitario está asociado al cuerpo académico como un elemento central, pero también a todos los servicios que la universidad dispone en materia de equipamiento, laboratorios y hospitales de simulación, entre otros.

¿De qué modo cree que el tema de la educación superior debería ser abordado por la Convención Constitucional?

-La universidad debe incluir a todos los jóvenes que tienen los talentos, tengan o no sus familias los recursos para pagarla, porque la educación superior de calidad dejó de ser exclusiva para la élite del país, se ha masificado, pero aún falta mejorar el cómo se hace sostenible esta democratización en el acceso. Esto se logra empezando por incorporar en la nueva Constitución que la Educación Superior es un derecho social para todos aquellos jóvenes talentosos que no cuentan con los recursos, y las leyes correspondientes tienen que asegurar que ello deje de ser un discurso retórico. No puede seguir esto de que aquellos que ingresan a las universidades privadas, que están al mismo nivel de calidad que las tradicionales, no se beneficien de un sistema equitativo de financiamiento. Acá debería primar la calidad por sobre la condición jurídica de las instituciones. El Estado debe apoyar con recursos a aquellas universidades que están haciendo bien su labor, sin importar su calidad jurídica.

“El Estado debe apoyar con recursos a aquellas universidades que están haciendo bien su labor, sin importar su naturaleza jurídica”.

Carlos Williamson, rector de la USS.

¿Qué significa que el proyecto educativo de la USS fomente la integración social?

-Esa es nuestra misión: convocar a estudiantes con las más diversas experiencias de vida, con distintas historias familiares y con los más diversos proyectos de desarrollo personal en un espacio en donde se encuentran, conviven y construyen vínculos de amistad. Hombres y mujeres que por compartir una misma profesión se sienten unidos y por una experiencia universitaria común y por los desafíos de su profesión. Esta es la integración social que se produce en nuestros campus y que distingue a nuestra universidad.

¿Se va a acreditar en el futuro la investigación en la USS?

-Nuestra Universidad optó por el camino de ser una institución que hace un aporte relevante desde la Investigación. Aspiramos a acreditar simultáneamente la investigación y nuestros postgrados, porque en nuestro modelo educativo, los núcleos de académicos que investigan tienen que formar parte, necesariamente, de nuestros programas de magíster y de doctorado de excelencia. Es un camino difícil, sin embargo, la USS ya ha tenido avances sustantivos en dicho plano. En nuestra opinión, es la única forma de alcanzar niveles de excelencia aún mayores. En este esfuerzo contamos con la invaluable colaboración de la Fundación Ciencia y Vida, y muy especialmente, de Pablo Valenzuela, su fundador y miembro de nuestra Junta Directiva.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.