Reinvención digital: la consigna de las Pymes para hacer frente a la crisis sanitaria

Como parte de su compromiso global, Visa está presentando una gama de programas y soluciones digitales diseñadas localmente para la región de América Latina y el Caribe, apoyando a cuatro millones de micro y pequeñas empresas tras la pandemia de COVID-19 y la crisis económica.




A comienzos de agosto se cumplieron cinco meses desde el primer caso confirmado de Covid-19 en el país. Desde ese tiempo, las pequeñas y medianas empresas se vieron obligadas a dejar de operar como estaban acostumbrados, para hacer frente a la propagación del virus y adaptarse a la nueva realidad.

Ante este panorama, algunas empresas se vieron forzadas a reinventarse, encontrando en el mundo digital una opción para crecer y seguir llegando hacia sus públicos frente a las restricciones propias de la crisis. Ventas online, delivery o aplicaciones que masifican un servicio son parte de las alternativas que emprendedores del país han utilizado para seguir generando ingresos.

Las pequeñas empresas juegan un papel fundamental en la recuperación de las comunidades: representan más de la mitad de los puestos de trabajo formal de la región y son las más afectadas por la pandemia.

Para hacerse una idea, tras la pandemia de COVID-19, una encuesta de Visa a pequeñas y medianas empresas de México, Brasil y Colombia reveló que el 83% de las empresas han tenido una reducción de la actividad desde el comienzo de la pandemia. Los empresarios revelaron también que sus preocupaciones más urgentes incluyen el pago de la nómina, y el pago del alquiler o hipoteca de sus negocios.

Además del impacto económico, la pandemia está acelerando el uso de experiencias de comercio digital por parte de las personas, desde las que buscan nuevas formas de pagar que no impliquen tocar una terminal, hasta el auge del comercio electrónico debido a que las órdenes de quedarse en casa obligan a comprar en línea en lugar de ir a los comercios directamente.

La cantidad de personas que compran en línea también está aumentando a nivel mundial, no solo en el número de compras sino que en el gasto por tarjeta usada en línea, el que ha incrementado en más del 25% en abril, en comparación al mes de enero.

Frente a este flagelo y como parte de su compromiso global, Visa está presentando una gama de programas y soluciones diseñadas localmente para la región de América Latina y el Caribe y apoyar a cuatro millones de micro y pequeñas empresas (MyPEs) tras la pandemia de COVID-19 y la crisis económica.

Además, la multinacional formó el Instituto Visa para el Empoderamiento Económico (Visa Economic Empowerment Institute, VEEI) enfocado a asuntos económicos y sociales que abarcan, entre otros, los desafíos que enfrentan las MyPEs por la pandemia y oportunidades que ayuden a cerrar la brecha racial y de género.

El objetivo es permitir a las MyPEs impulsar la eficiencia y las ventas a través de la aceptación de pagos digitales, la creación de negocios en línea e incentivar el apoyo a pequeños comercios de barrio.

Ante esto, Eduardo Coello, presidente regional de Visa América Latina y el Caribe, expresa que para la recuperación “es fundamental que se adapten al nuevo entorno con la incorporación de pagos digitales. La manera de comprar y pagar sigue evolucionando a raíz de COVID-19, ya que las personas se están inclinando a comprar en línea y en pagos esenciales en persona aumenta la preferencia por los pagos sin contacto”.

Luego agrega: “Poder ayudar a estos empresarios a formar parte de las nuevas tendencias digitales de los consumidores de comprar en línea y hacer pagos en persona sin tener que tocar efectivo, es ahora más importante que nunca”, añadió.

4 áreas estratégicas

Para ayudar a las pequeñas empresas, Visa inicialmente se está enfocando en cuatro áreas estratégicas con el fin de promover el comercio electrónico y el crecimiento económico, y tiene previsto continuar creando productos y servicios a medida que las necesidades de los empresarios vayan cambiando con el tiempo.

Estas áreas incluyen el “Empoderamiento de las empresas hacia lo digital”, ello ya que Visa ha creado centros de recursos en línea localizados -ahora disponibles en más de 20 países- que ofrecen herramientas, ofertas de socios e información sobre cómo establecer, operar y hacer crecer una pequeña empresa primordialmente digital.

Otra de las áreas están relacionadas con el promover “pagos digitales”, el apoyo a las tiendas de barrios y el desarrollo de posicionamiento y políticas, a través del Instituto Visa para el Empoderamiento Económico, para abordar asuntos económicos y sociales. Los principales proyectos en los próximos seis meses tratarán temas que abarcan la resiliencia y la recuperación después de la crisis, la movilidad urbana, oportunidades de igualdad para cerrar la brecha y perspectivas sobre la economía compartida.

El anuncio sigue la línea del compromiso global de la Fundación Visa anunciada en abril de destinar $210 millones de asistencia para el COVID-19 a fin de resolver las necesidades a más largo plazo de las comunidades de micro y pequeñas empresas en los próximos cinco años.

Comenta