Tres regiones imperdibles de la Amazonía peruana

""

Un manto tropical atravesado por ríos que parecen serpientes, escondida entre montañas y lugares exóticos, donde está Madre de Dios, la Capital de la Biodiversidad del Perú. La Amazonía peruana tiene regiones como Loreto, Amazonas y Madre de Dios, que cuentan con impresionantes escenarios naturales donde no solo se vive la adrenalina, sino que se puede disfrutar de espectaculares caídas de agua con vistas panorámicas.




Perú siempre ha sido un destino preferido entre los chilenos que buscan descubrir lugares únicos en el continente. Más allá de la sierra o la costa, la selva de la Amazonía se vuelve una experiencia para adentrarse a una geografía privilegiada, donde encanta a sus visitantes entre paisajes naturales y ríos. Un punto al norte de la capital, donde prima la naturaleza y la desconexión absoluta.

Un vasto territorio que entre sus máximos atractivos alberga un pasado milenario. Fue en ese ambiente cálido donde se establecieron civilizaciones como la cultura Chachapoyas. Parte de su legado aún se mantiene intacto en el complejo arqueológico de Kuélap, edificación milenaria de piedra y cuya accesibilidad ha mejorado desde la inauguración de un sistema de teleférico, en marzo de 2017, que permite a los visitantes llegar al sitio arqueológico en menos tiempo y con mayor flexibilidad.

También se puede visitar la catarata de Gocta, conocida entre sus habitantes como La Chorrera y equivalente al doble de altura del Empire State Building en Nueva York. La catarata desciende, en realidad, en dos caídas: de 231 metros y 540 metros respectivamente, hasta alcanzar un total de 771 metros. Un espectáculo descubierto en 2002, durante exploraciones de sarcófagos realizadas en la zona. En las cataratas de Gocta puedes alquilar caballos de Cocachimba o San Pablo para recorrer parte de la ruta, practicar la observación de aves y apreciar el gallito de rocas y el colibrí cola de espátula, e incluso contar hasta las 41 especies de orquídeas presentes en el lugar .

Otro imperdible es la región de Loreto y su capital Iquitos. Esta porción de la Amazonía, combina la biodiversidad y mantiene vivo el carisma de la selva peruana. Un espacio aún a medio explorar en el corazón de la selva, que cuenta con albergues sostenibles para generar el menor impacto posible al medio ambiente, lo que permite encontrar sobrecogedores lodges y una variada opción de navegación por el río Amazonas, el más largo y caudaloso del mundo, significando cerca de una quinta parte del agua dulce en estado líquido del planeta. Guías naturistas y embarcaciones preparadas para navegar, y así encontrarse con sorpresas como un coro de aves de la Reserva Nacional Pacaya Samiria y viendo cómo el día se pinta de caprichosos colores a través de los ventanales de tu habitación.

Madre de Dios

Declarada Capital de la Biodiversidad del Perú, Madre de Dios es otro de los lugares en la Amazonía peruana de una belleza difícil de describir, al albergar parte de las principales áreas naturales protegidas del país, donde se encuentran aproximadamente 20 mil especies de plantas.

En la región está el Parque Nacional del Manu y la Reserva Nacional Tambopata, cuya cuenca de río presenta uno de los mayores índices de diversidad biológica en el mundo. Debido a su gran biodiversidad, Madre de Dios es un sitio privilegiado para el contacto con la naturaleza en lo que respecta a flora, fauna y paisajes imponentes.

El Parque Nacional del Manu es una de las reservas de vida más diversas del planeta. Es un paraíso para birdwatchers, aquellos que adoran las caminatas y excursiones fluviales y se maravillan cuando un animal se asoma en el camino, cuando distinguen el canto de un colibrí o descubren una orquídea exuberante. Considerado por la Unesco Patrimonio Natural de la Humanidad desde 1987, se extiende a lo largo de casi dos millones de hectáreas en los departamentos de Cusco y Madre de Dios. Es un paisaje único, pues comprende punas, bosques, quebradas, valles y bosques nublados, característicos de la selva alta. Es un encuentro con el lado más prístino de la naturaleza.

Para los que disfrutan del deporte, en la región Madre de Dios se puede disfrutar de canotaje de primer nivel en el río Tambopata, uno de los más conocidos para la práctica de esta disciplina, con grado de dificultad de clase III y IV. La gran biodiversidad de esta región la posiciona como uno de los mejores lugares del mundo para avistamiento de aves, donde se pueden encontrar más de 1800 especies diferentes.

Despierta a nuevas aventuras en el Amazonas peruano. Todos estos parajes están resguardados bajo el sello Safe travels de la WTTC, una certificación internacional que se adhiere a protocolos sanitarios internacionales. El sitio www.despiertaenperu.com contiene información, así como ofertas y paquetes de viaje especialmente pensado para los visitantes chilenos. Encuentra más información con el siguiente enlace.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.