UNAB y el Becker Friedman Institute de la U. de Chicago firman convenio que aborda trabajo en toda Latinoamérica

China, India y ahora Chile. Solo tres países en el mundo tienen un convenio de colaboración de este tipo con el Becker Friedman. El objetivo es generar y difundir junto a UNAB investigaciones sobre los problemas más importantes a nivel continental, aportando así al desarrollo de políticas públicas basadas en evidencia científica.




Los temas económicos más relevantes para América Latina tratarán en conjunto desde ahora la Universidad Andrés Bello (UNAB) y el Instituto de Economía Becker Friedman (BFI) de la Universidad de Chicago. Esto, a raíz de un convenio firmado entre ambas entidades para colaborarse mutuamente en esas materias.

Se trata de la primera colaboración de su tipo en Chile y la UNAB se suma así a prestigiosas instituciones de China e India que tienen acuerdos con el reconocido instituto estadounidense. El objetivo es fomentar el intercambio, producción y difusión de investigaciones enfocadas en las principales materias de políticas económicas que atañen a nuestro continente latinoamericano.

Gracias a este compromiso, académicos de la UNAB y el BFI trabajarán para generar investigaciones conjuntas, realizarán conferencias tanto en Estados Unidos como en América Latina y lanzarán un nuevo centro de datos, diseñado para darles soporte a nuevas investigaciones y contribuir a la política económica en toda América Latina mediante la difusión de su trabajo. También se facilitará el intercambio de académicos y estudiantes entre ambos.

El rector de la UNAB, Julio Castro, señala que en su plantel están muy contentos con la asociación con el Becker Friedman Institute. “Hoy, más que nunca, es necesario que como universidades fomentemos la investigación y la generación de políticas públicas basadas en evidencia y en un riguroso análisis. Con este acuerdo marcamos un hito para nuestro país y Latinoamérica, extendiendo las capacidades de investigación y difusión del BFI y de la Universidad Andrés Bello por toda la región, y contribuyendo así al desarrollo y bienestar de cada uno de estos países”.

Por el Instituto Becker Friedman firmó su director, el catedrático de Economía Milton Friedman, profesor Michael Greenstone, quien afirma que no puede pensar en una mejor institución que la UNAB para concretar este acuerdo. “Lanzamos BFI China y BFI India y ahora estamos en esta asociación, y eso nos tiene muy emocionados -dice-. Este importante acuerdo allanará el camino para este tipo de alianza innovadora en toda América Latina, brindando análisis académicos rigurosos que son relevantes para los responsables políticos de la región. No podemos imaginar mejores compañeros que la UNAB. Este es un primer paso, pero es sólo el primero. Esperamos con ansias muchos años de involucramiento profundo, de interacción entre facultades y estudiantes, y comunicación de las ideas que surjan de esa interacción y estudio”.

Reconocida en los rankings nacionales e internacionales como una de las instituciones chilenas de educación superior más prolíficas en investigación y producción científica, la Universidad Andrés Bello suma este convenio a las más de 300 colaboraciones que mantiene con prestigiosas universidades extranjeras y que consisten en el intercambio o pasantías de estudiantes y profesores, además de la generación conjunta de investigación y colaboración para el desarrollo de proyectos.

INVOLUCRAR E INTERACTUAR

El Instituto Becker Friedman es un reconocido centro de investigación interdisciplinario de la Universidad de Chicago. Congrega a economistas de escuelas y departamentos de todo el campus para fomentar nuevas ideas sobre los problemas económicos más difíciles del mundo. Su principal tarea es aprovechar datos sólidos y herramientas analíticas de vanguardia, y es por eso que los investigadores del BFI tienen el potencial de desempeñar un papel importante en la respuesta a los desafíos más difíciles que enfrenta la comunidad global.

Michael Greenstone explica que este tipo de convenio aporta a los esfuerzos de su instituto de involucrar e interactuar, que poco tiene que ver con la idea muy estadounidense de que “el mundo se trata sólo de los Estados Unidos”. “Ese es un problema en la academia estadounidense -indica-. Pero somos sólo 300 millones de personas y mucho del mundo se encuentra afuera. Por eso es que con el BFI hemos tratado de relacionarnos e involucrarnos con el resto del planeta”.

Greenstone acota que una misión importante del BFI es tomar las ideas que ellos descubren y hacerlas útiles para la sociedad en general. “Creo que esto es algo que le debemos al mundo -enfatiza-, y ello significa adaptar esas ideas desde el lenguaje técnico a un inglés o español comunes y corrientes, y entregarlas de manera poderosa y creativa, de manera que puedan ser tema de conversación en un espacio público. La meta final es hacer del mundo un lugar mejor mediante el uso de la economía, para entender lo que está pasando y poder divisar soluciones”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.