Cantina ANTELMO

Foto: adhoc.mx

AD HOC / 2015 ¿Qué te pasó en la pierna?, ¿te pusiste unos brazaletes? ¡Te quedan estupendo!




En realidad no, aunque lo parece. Cantina Antelmo del estudio de diseño mexicano Ad Hoc, toma las particularidades del “molinillo” (batidor) para chocolate y las introduce impecablemente, con tan buen sentido de las proporciones y la estética, en este bello mueble cuya función es guardar “lo que más te guste tomar y tener al alcance para tus invitados”, dicen.

El molinillo es un trozo de madera torneada muy común en las casas mexicanas, que se utiliza para preparar el chocolate, para disolverlo y otorgar aire a la mezcla al girarlo entre las palmas de las manos. De ahí esas bellas muescas y tallados con distintos patrones que facilitan la aparición de la espuma, mmmm, en el chocolate batido.

¿Cómo se les ocurrió introducirlo en un mueble, de dónde viene la inspiración? -les preguntamos, “parte de nuestro trabajo nace de querer rescatar técnicas artesanales en vías de extinción. Nuestra inspiración fue un maestro ebanista que trabaja con nosotros e hicimos un mueble que le recordaba a los molinillos de casa de su mamá. Así fue cómo empezamos a diseñar la colección, nuestra primera colección Antelmo, en honor al artesano”. adhoc.mx

Madera de tzalam, ½ madera de cedro rojo por fuera y, para el interior, álamo. La Cantina Antelmo está llena de bellos y delicados detalles: La combinación de maderas/colores: la parte izquierda cedro rojo, el tzalam para la derecha. El torneado de su sexy pata izquierda. Un espejo de fondo en el interior y, por último, la bandeja en aluminio. Una factura exquisita.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.