El arribo gastronómico de Sabina

673930

Con mucho humor y ese espíritu bohemio que lo caracteriza, el cantante y poeta hispano Joaquín Sabina inaugura su nuevo restaurante en el Barrio Bellavista de Santiago: La Mordida, una colorida cantina que nos introduce en una particular cultura popular mexicana, reflejada en una escenografía a partir de característicos murales.




“Para reír… los amigos

Para olvidar… la bebida

Para ser feliz… contigo

Para todo… La Mordida”.

Así reza el cantante español Joaquín Sabina cada vez que se refiere a La Mordida, el restaurante de comida mexicana que hace 14 años fundó en Madrid junto a su socio y amigo Julio Sánchez, y que hoy cuenta con seis locales repartidos en la capital española y uno recientemente inaugurado en nuestro país, en el Barrio Bellavista.

No sólo la comida, la música y la forma de atender de esta antigua casa ubicada en calle Dardignac 0143 hacen vivir una experiencia ciento por ciento azteca, sino también la propia decoración, que “nos traslada a ambientes asociados a glamorosas cantinas mexicanas”, relata el español Ismael Quintana, socio de Sabina en Chile.

Toda la cultura popular de México está presente aquí con un carácter especial, “a través de murales que retratan frases y personajes célebres de ese país”, cuenta DanielaMüller, integrante del equipo Taller Bellavista, conformado por ocho muralistas, que estuvo a cargo de generar toda la ambientación de La Mordida Chile.

Frida Kahlo, la Virgen de Guadalupe, el Chavo del Ocho, Cantinflas, Don Ramón y hasta el mismo Joaquín Sabina son algunos de los protagonistas que aparecen con humor en las paredes de este vibrante espacio.

La muerte, bajo una perspectiva de alegre celebración, es una temática recurrente en este restaurante, mezclada con tradición, vanguardia y mucho color, como se manifiesta la integración de La Catrina, fabricada en tamaño real y ubicada en la entrada para dar la bienvenida a los comensales.

“El color aquí es clave, porque marca el estilo y la personalidad del lugar. Trabajamos con tonos saturados y estimulantes que provocaran un impacto en el espectador”, explica Daniela Müller, lo que se refleja también en las alegres mesas y sillas que fueron pintadas a mano por este grupo de artistas visuales.

Y si hablamos de su cocina, el español Honorio Vaquero es el artífice hace más de 15 años de los platos y coctelería popular que ofrece La Mordida, quien trabaja en conjunto con la chilena Elizabeth Marechal bajo la misma fórmula gastronómica utilizada en España.

Nuevo restaurante y próximos dos conciertos en Santiago para estrenar su reciente producción, Vinagre y Rosas. Este es el atractivo panorama del cantante y poeta Joaquín Sabina en su próximo arribo a Chile.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.