I love NY

Ya sea desde su oficina Milton Glaser Inc. o con WBMG, junto a Walter Bernard, Glaser creó más de 50 revistas y periódicos en el mundo; por ejemplo, el rediseño del Washington Post, La Vanguardia y O Globo.

Reconocido como uno de los diseñadores gráficos más fecundos de Estados Unidos, Glaser nos dejó la semana pasada a los 91 años de edad.




MILTON GLASER (1929 / 2020)

Cuando el mundo aún no mutaba a digital, cuando Illustrator y toda la familia Adobe no eran la norma monopólica, las cosas se hacían a pulso. Se pintaba, dibujaba y montaba una página, póster o logotipo a punta de... ¡Rapidograph!, papel, tintas, tijeras. Era un trabajo de precisión y técnica. De hecho, antes de los diseñadores gráficos las piezas se encargaban a los artistas, por ejemplo los maravillosos afiches de Mucha o los archiconocidos de Toulouse-Lautrec.

Glaser, ilustrador y diseñador, imaginó en su amplia trayectoria algunas de las gráficas más reconocidas de las últimas 5 décadas. “I love NY”, creado en 1976 para promocionar el turismo de ese estado –que venía de capa caída–, se transformó en el logo más copiado en la historia de la hu-ma-ni-dad. Atravesó todas las fronteras.

“I love ....” (rellene usted con lo que quiera) fue en los años 80 algo parecido a lo que en los 2000 es el británico “Keep calm and ....” (rellena también con lo que quieras).

Todo era “I love .... algo”. Tan fuerte fue la imagen que se transformó en una especie de cartel de identidad, declaración de principios ochentero. Tazones, chapitas, stickers… poblaron el planeta con esta frase y su poderoso corazón rojo.

Pero Glaser es mucho más que su ‘I love’. Por ejemplo, la gráfica para Bob Dylan, con un pelo alucinado que lo dice todo. La portada de la serie “Mad Men”, o las publicidades para Campari que denotan su estancia en Bologna, un halo a Morandi y la pintura metafísica de De Chirico. En fin, son tantos los ejemplos. Es grato verlos porque es otro tipo de texturas de un mundo predigital. Un sabor distinto, con cuerpo, rico en nutrientes, como el corazón gordo de ‘I love’. A lo mejor porque, como él decía, “se puede crear vida con un lápiz”.

Su trabajo ha sido exhibido en el MoMA, Centro Pompidour y es parte de las colecciones permanentes de varios museos en todo el mundo.

www.miltonglaser.com

Revisa algunos de sus icónicos diseños aquí:

Comenta