Bungie y Ubisoft demandaron a fabricantes de trampas para juegos como Destiny 2, PUBG y Rainbow Six Siege

Las compañías pretenden que Ring-1 deje de operar y además quieren recibir una compensación por daños.


Ubisoft y Bungie entablaron una demanda contra las personas responsables de Ring-1, un popular sitio que se dedica a vender trampas para videojuegos como Destiny 2, PUBG, Apex Legends, Battelfield V, Call of Duty: Cold War y Rainbow Six Siege.

Según reporta el portal Torrent Freak, esta demanda fue presentada ante un tribunal de distrito de California, Estados Unidos, y acusa que las personas que operan a Ring-1 han causado un grave daño a la propuesta de los títulos que pertenecen a Ubisoft y Bungie para los que venden trampas.

“La conducta de los Demandados ha causado, y sigue causando, un daño masivo e irreparable a los Demandantes y sus intereses comerciales. El éxito de los juegos de los Demandantes depende de que sean agradables y justos para todos los jugadores”, dice demanda. “Los tramposos arruinan la experiencia de jugar. Los tramposos no solo perjudican el disfrute del juego por parte de los no tramposos con quienes interactúan en el juego, sino que los tramposos también obtienen ilegítimamente y, por lo tanto, devalúan las recompensas en el juego que los no tramposos obtienen legítimamente “.

En ese sentido, las compañías buscan que los involucrados en Ring-1 sean sancionados por las legislaciones de derechos de autor tanto por la creación de la trampa como por la presencia de material gráfico de los juegos que le pertenecen en su sitio web. Todo mientras que los demandantes también aspiran a compensaciones por daños y el cierre del sitio.

“Como resultado directo y próximo, los demandantes tienen derecho a indemnización por daños y perjuicios y a las ganancias de los demandados en montos que se probarán en el juicio, que actualmente no se pueden determinar. Alternativamente, los demandantes tienen derecho a daños legales máximos de $150,000 dólares por cada obra con derechos de autor infringida, o en cualquier otra cantidad que sea adecuada (...)“, añade la denuncia.

En estos momentos la demanda apunta contra Jonathan Aguedo, Andrew Thorpe , Wesam Mohammed y Ahmad Mohammed además de personas que solo han sido identificadas por sus nombres online, por lo que Bungie y Ubisoft planean enmendar sus acusaciones cuando eventualmente puedan averiguar las identidades reales de esos individuos.

Las trampas que vende Ring-1 no son baratas y, por ejemplo, para Destiny 2 tienen un costo semanal de 30 euros (más de $26 mil pesos chilenos). Así, se espera que esta acción legal ponga en juego a grandes cifras de dinero y sume un capítulo más a la disputa de las compañías de videojuegos con los tramposos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.