James Cameron defiende sus comentarios en contra de Wonder Woman

wonderwomanportada

El director revivió los polémicos dichos en los que calificó a La Mujer Maravilla como un retroceso en el empoderamiento de la mujer en Hollywood


Hace poco más de un mes, los directores James Cameron y Patty Jenkins tuvieron un encontrón a través de internet luego de que el director de Avatar y Terminator señalara que Wonder Woman era un retroceso en la representación de las mujeres en el cine. Jenkins no se quedó callada y a través de Twitter respondió que no todas las mujeres en el cine tenían que ser mostradas con problemas o superando traumas para poder verse poderosas en una cinta.

Tras el tweet, la polémica pensábamos que había quedado ahí, pero no. Entrevistado por The Hollywood Reporter, James Cameron volvió a repasar sus opiniones, dejando en claro que, a pesar de la respuesta de la directora de Wonder Woman, en poco ha cambiado su visión tanto de la película como de Gal Gadot. Esta fue su respuesta:

Sí, aun creo que vimos a una mujer objeto. Es decir, <strong>Gal Gadot fue Miss Israel</strong> y además estaba usando un traje <strong>diseñado para mostrar su figura</strong>. Ella se veía realmente hermosa. Pero para mí, <strong>eso no es ser innovadora</strong>. Ya tuvieron a Raquel Welch <strong>haciendo lo mismo</strong> en la década de los 60. Todo esto fue dentro de un contexto en el que estaba hablando de<strong> por qué Sarah Connor</strong>, si es que no estaba adelantada a su tiempo, <strong>al menos fue un avance</strong>. Y yo no creo que haya sido realmente algo adelantado a los tiempos ya que <strong>todavía no estamos dando a las actrices ese tipo de roles.</strong>

Luego, siguió respondiendo al comentario de Jenkins, haciendo un paralelo mayor entre la Wonder Woman de Gal Gadoy y la Sarah Connor de Linda Hamilton.

Linda se veía bien. <strong>No fue tratada como un objeto sexual</strong>. No había nada sexual en su personaje. Su historia era sobre esperanza, convicciones y determinación. Estaba loca, era complicada, pero no estaba ahí para ser querida o contemplada. Pero igual fue el centro de la historia <strong>y la audiencia terminó queriéndola al final de la película.</strong>

Sin duda una polémica de la que Cameron no está interesado en seguir, ya que debe enfocarse a pleno en la filmación de las cuatro nuevas películas de Avatar, donde veremos si es que es de los que pone las acciones donde ha puesto su boca.

Comenta