Review | Rocket Arena: Un shooter cargado de acción y cohetes

Desarrollado por Final Strike Games y publicado por EA, el título corresponde a un juego online de 3v3.


Los hero-shooter son uno de los géneros más populares del último tiempo, y es que los juegos de disparos con diferentes personajes con habilidades especiales, sin duda se siente como un paso más allá de los shooters tradicionales. En este género es que se encuentra Rocket Arena, título lanzado recientemente que es desarrollado por Final Strike Games y publicado por EA.

Rocket Arena corresponde a un juego de disparos en tercera persona, que tiene como gran atractivo que todos y cada uno de los personajes dispara cohetes -de ahí el nombre del juego-, lo que entrega una jugabilidad bastante particular, ya que al estos viajar a una velocidad más lenta que los disparos de un shooter tradicional y ser más grandes, se pueden ver dando la posibilidad de esquivarlos si eres lo suficientemente hábil e incluso existe un botón para evadirlos.

La jugabilidad es dinámica, de esos títulos en que no paras de disparar desde que comienza el encuentro hasta que termina, con habilidades activándose por todos lados, cohetes volando, y uno haciendo lo posible por acabar con los enemigos sin salir despedido por los aires. Todo esto vuelve el juego bastante divertido, en especial para aquellos que disfrutan de los juegos de acción constante y frenética.

Otro elemento que llama la atención y que sigue en la línea de no bajar el ritmo, es que los personajes cuenta con barra de daño las cuales se van llenando a medida que van recibiendo ataques, y al acabarse, no mueren, sino que salen despedidos en el aire, muy al estilo de Super Smash Bros., pero en un escenario tridimencional. Si el personaje atraviesa los límites del escenario queda inhabilitado de combatir, pero por sólo unos segundos hasta que regresa al mapa y retoman la acción.

Todo esto, hace que las partidas sean rápidas y atractivas, y que el tiempo pase volando mientras pasas de un encuentro a otro.

Rocket Arena cuenta con diferentes modos de juego, de los cuales hablaremos más adelante, la mayoría con un sistema de 3v3 y con 10 personajes para escoger, cada uno con habilidades muy diferentes, por lo que dependiendo del modo en ocasiones determinados personajes tendrán una mayor ventaja, de igual forma, la composición del equipo pasa a ser un factor relevante si tu plan es dominar las partidas clasificatorias, e ir más allá que un jugador casual.

De esta forma, quizás lo más atractivo del juego es poder armar un equipo junto con otros dos amigos y probar diferentes personajes e ir mejorando cada vez más. En este sentido el juego es bastante fácil de comprender, pero sin duda requiere bastante práctica el dominarlo por completo, aprender las diferentes habilidades, así como el momento exacto para ocuparlas.

Los modos de juego, van desde asegurar la zona donde cae un cohete, anotar un gol en la base rival, tomar más monedas que el otro equipo y el clásico deathmatch, donde debes expulsar del escenario las veces necesarias a tu enemigo para obtener la victoria. Aunque puede que unos sean más divertidos que otros -aunque eso queda a título personal- todos comparten el mismo dinamismo y rapidez en su jugabilidad, por lo que no importa el modo que juegues la acción de todas formas está asegurada.

Sin duda uno de los grandes problemas del juego es al momento de jugar partidas clasificatorias estos no se pueden escoger, por lo que debes estar preparados para todos.

Cabe mencionar que este es un juego como servicio, por lo que es esperable que con el pasar del tiempo nuevos modos y personajes vayan llegando al título, es más este 28 de julio comenzó la temporada 1 del juego sumando un nuevo personaje, mapa y eventos.

En cuanto a su diseño y gráficos, este juego luce bastante bien, iluminado y con escenarios muy atractivos, cada uno de los cuales nos entrega un poco más de contexto de los diferentes personajes. Sobre el diseño de los personajes, lo más probable es que existan opiniones dispares, ya que aunque su diseño luce bastante bien el optar por un estilo más de caricatura, hace que muchos de estos no luzcan del todo bien, incluso el personaje con el que se juega el tutorial, sinceramente parece un personaje genérico destinado a pasar al olvido.

Quizás con un diseño más estilizado el juego llamaría mucho más la atención, ya que en diversión no se queda atrás, pero esto pasa más por algo de gustos personales, de todas formas, las diferentes arenas donde se desarrollan los combates lucen increíbles con diferentes áreas o elementos que vuelven mucho más dinámico el combate.

Como ya es habitual en el mundo de los juegos, este cuenta con micro-transacciones, las odiadas micro-transacciones, que permiten adquirir skins para los diferentes personajes y otros elementos estéticos, estos elementos de personalización sin duda llaman la atención, para aquellos que les gusta lucir bien el combate, pero sin duda en esta ocasión se siente que faltó un poco más. De igual forma el juego cuenta con un Pase de Batalla de pago, el cual permite ir obteniendo nuevos elementos.

A pesar de esto, si eres contrario a este tipo de negocio, no te preocupes ya que igual puedes obtener elementos ingame, incluso cada personaje cuenta con una progresión de 100 niveles, las cuales te dará diferentes elementos para personalizarlos sin gastar un sólo peso.

Algo que llama la atención, es que el juego cuenta con este sistema de negocio y además es de pago (30 USD en Steam), lo que lo puede dejar un tanto más atrás de otras opciones de este mismo estilo que son gratuitas, esto también afectará la cantidad de jugadores que pueden sumarse al título, haciendo las colas de espera más largas, aunque esto es algo que hasta el momento no se nota.

Un punto a favor de Rocket Arena, es que este cuenta con cross-play desde su lanzamiento entre todas las plataformas en las que se encuentra disponible (Xbox, PS4, PC), por lo que tras activar la opción en el menú podrás jugar con tus amigos sin importar la plataforma que posean.

En conclusión...

Rocket Arena no falla en diversión, cuenta con un estilo visual que puede resultar atractivo, y una jugabilidad que resulta muy llamativa, con un montón de posibilidades, pero que falla en en la forma en que el juego es presentado, y es que el hecho de tener que pagar por un juego que cuenta con un modelo de negocios que ocupan juegos free-to-play como Fortnite o Call of Duty: Warzone , sin duda se siente extraño.

Comenta