Review | Twin Mirror: Una nueva aventura narrativa de Dontnod Entertainmet

Los creadores de Life is Strange regresan con este juego que tiene el sello del estudio de pies a cabeza.


Durante los últimos años Dontnod Entertainmet se ha convertido en todo un especialista en los videojuegos centrados en la narrativa, con entregas como Vampyr, Tell Me Why, y por supuesto, el increíble Life is Strange, ahora una nueva aventura del estudio francés se encuentra disponible, Twin Mirror, un juego que mantiene gran parte de los detalles que hacen tan atractivos sus diferentes títulos, con una nueva historia, esta vez protagonizada por un personaje más adulto.

Twin Mirror, a diferencia de otros juegos de la compañía no llegó en formato episódico, lo que sin duda nos plantea una diferencia en como se relata la historia, dejando de lado los ya acostumbrados cortes y clímax en cada episodio. Esto afecta en cierta medida el relato de la historia, sobre todo si tenemos en cuenta que inicialmente el juego si había sido concebido de esta manera.

Pero vamos a la trama del juego, que sin duda es uno de los elementos fuertes de Dontnod Entertainment, en este caso tomamos el control de Sam Higgs, quien regresa a su pueblo natal, Basswood, para asistir al velatorio de su mejor amigo. De inmediato desde que ingresamos al pueblo es que nos ponen las cosas claras, nuestro personaje no es el habitante más querido del lugar, con la mayoría de ellos tomando una postura de desprecio hacia el protagonista.

Sam que no había hablado con su amigo desde que se marchó del pueblo, presenta una serie de problemáticas en su regreso, como el hecho de que su mejor amigo comenzó a salir con su exnovia, y obtuvo el trabajo que él deseaba. A pesar de esto, todo esto es el contexto para lo que realmente nos importa, y es que la hija de este, y una de las pocas personas a las que le agrada Sam, nos relata que hay algo extraño con la muerte de su padre. Es así como este periodista/investigador, comienza a buscar esclarecer lo ocurrido.

La historia atrapa en un comienzo, y sin duda se siente el aire que Dontnod impregna en sus juegos, con poblados con un ambiente que se siente en cada rincón y que de verdad nos hace sentir que estamos en un lugar perdido en las montañas.

Lamentablemente el desarrollo es donde el juego se queda un tanto corto, a lo largo de sus alrededor de seis horas de juego, y es que la historia a ratos se siente un tanto apresurada y sin tanto desarrollo. Quizás en esto influyó el no ser episódico como los otros juegos, sin tener un clímax y desarrollo por cada parte que avanzamos.

Junto con la exploración del pueblo de Basswood, y tal como es habitual en los juegos de Dontnod, siempre existe un tanto de fantasía, aunque en esta ocasión no es tanta como en sus otras entregas. Es así, como nuestro personaje, puede acceder a su Palacio Mental, desde donde podemos recrear detalles de diferentes recuerdos permitiendo de esta forma traer al presente ciertos detalles que habíamos olvidado o no los teníamos frescos en nuestra mente.

Es así, como visitando este lugar en nuestra imaginación se da un plus a la jugabilidad permitiéndonos explorar un poco más del pasado del protagonista y ayudándonos en la investigación que nos atañe.

Pero la mente de nuestro protagonista no es el único elemento que presenta el juego, y es que también este tiene un alter-ego por llamarlo de una forma, quien constantemente nos está hablando o aconsejando, y a quien en ocasiones podemos escuchar al momento de tomar decisiones o ignorar por completo.

Es así como el juego presenta un mundo bastante atractivo, con una jugabilidad pausada como es la costumbre de estos juegos, y donde lo que más importa es el recorrido que vamos realizando.

En cuanto a los gráficos que presenta el juego, hay que decir que Dontnod nunca se ha caracterizado por presentar escenarios ultra realistas o mega detallados, y es que realmente no lo necesitan, ya que la ambientación que le dan a cada uno de sus poblados, sea en el juego que sea, siempre cuentan con las mística necesaria y el atractivo para que toda la historia se sienta bien al momento de ser jugada.

En conclusión…

Twin Mirror es un juego de Dontnod Entertainment de pies a cabeza, aunque con una historia que no está al nivel de sus otros proyectos. Es así como, aunque la historia atrapa en un comienzo, su desarrollo finalmente no logra cautivar del todo, a pesar de esto, si eres fanático de este estilo sin duda vale la pena darle una oportunidad para desentrañar los misterios que esconde.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.