Un grupo de adolescentes especializadas en robótica está fabricando ventiladores con partes de autos en Afganistán

La organización Afghan Dreamers espera construir ventiladores económicos que puedan ayudar al sistema hospitalario de ese país.


En Afganistán un grupo de adolescentes especializadas en robótica está trabajando contrarreloj para fabricar decenas de ventiladores que puedan ayudar a ese país a sortear la crisis sanitaria del COVID-19.

El grupo conocido como Afghan Dreamers está compuesto por jóvenes entre 14 y 17 años y está recurriendo a partes de automóviles como el principal insumo de su tarea que es crucial para el futuro de Afganistán.

Y es que esa nación del Medio Oriente no está en buenas condiciones para enfrentar los días más duros de la pandemia que inevitablemente se avecinan ya que, pese a tener una población de 38.9 millones de personas, solo cuenta con 400 ventiladores en su sistema de salud.

En ese contexto, según recoge la BBC, las integrantes de Afghan Dreamers se han propuesto crear decenas ventiladores antes de fin de mes.

“Es importante incluso si podemos salvar una vida con nuestro esfuerzo”, declaró Nahid Rahimi, una integrante de 17 años del equipo.

Pero como los insumos para este tipo de elementos son muy cotizados a nivel mundial debido a la contingencia, la organización tuvo que recurrir a la creatividad para fabricar sus ventiladores y realizó un prototipo usando el motor de un Toyota Corolla usado y una transmisión por cadena de una motocicleta Honda.

Los ventiladores creados por las integrantes de Afghan Dreamers obviamente no serán la primera alternativa para tratar a los pacientes más graves con COVID-19 en Afganistán, pero pretenden presentarse como un “alivio temporal a los pacientes con dificultades respiratorias cuando los ventiladores estándar no estén disponibles”, según precisa la BBC.

Pese a lo promisorio de esta iniciativa, crear estos ventiladores no es una tarea sencilla y como muchas tiendas han tenido que cerrar sus puertas por la pandemia, las integrantes de Afghan Dreamers tienen que ingeniárselas para encontrar insumos.

En ese sentido la fundadora de Afghan Dreamers, Roya Mahboob, agradece el apoyo del gobierno.

“Me alegra que el presidente Ashraf Ghani haya ordenado personalmente a las autoridades que investiguen nuestro proyecto y que nos ayuden de cualquier manera posible", comentó Mahboob.

Los ventiladores fabricados por Afghan Dreamers tendrían un costo inferior a los $600 dólares por unidad y actualmente ya comenzaron sus pruebas.

“Tienen aproximadamente un 70% de acabado. Lo único que nos falta es el sensor de aire, que estamos tratando de obtener uno en lugar de construirlo desde cero, ya que eso lleva tiempo”, dijo Mahboob. “La primera fase se completó y se probó en un hospital hace dos días. El equipo está trabajando en la fase dos, que una vez completada puede introducirse en el mercado”.

En Afganistán la tasa de alfabetización femenina es inferior al 30% por lo que los esfuerzos de las integrantes de Afghan Dreamers son particularmente llamativos y, además de ayudar en la crisis sanitaria, buscarían inspirar a otras niñas a perseguir carreras ligadas al ingeniería.

“(La posibilidad de hacer ventiladores) muestra la importancia de enseñar a las niñas a una edad temprana y del papel de las mujeres como ciudadanas activas en nuestra sociedad”, señaló Elham Mansori de 16 años.

Comenta