Mercedes-Benz y Ford también se van: la industria rusa pende un hilo

Tras meses de inactividad, ambos fabricantes deciden deshacerse de su negocio en el país, poniendo en entredicho el futuro de la industria del motor en dicho país.




La industria rusa del motor se está quedando sin fabricantes. Y es que desde que se inició el conflicto con Ucrania, las fábricas han ido parando sus actividades una tras otra. Ya sea por falta de componentes a causa de las sanciones internacionales o por los cortes de ruta, lo cierto es que la operabilidad se ha hecho imposible.

Así tras los anuncios de Renault, Toyota y Nissan, hoy se suman Mercedes-Benz y Ford, que al igual que los demás anuncian su salida del país, tras meses sin fabricar ni un solo auto. Todavía quedan Kia, Hyundai, Mazda, Stellantis, Mitsubishi y Volkswagen, que aun no encuentra comprador para su parte.

Mercedes-Benz se deshará hasta de su red de concesionarios, que pasará a estar controlada por el distribuidor local Avtodom. Igualmente, la transacción está pendiente de la aprobación de las autoridades rusas y el cumplimiento de las condiciones contractuales.

Por su parte, Ford terminará un proceso que inició en 2019, año en que cesó la producción de vehículos de pasajeros (Fiesta, Focus, Mondeo y Ecosport). Cuando empezó la guerra contra Ucrania, lo único que aun fabricaba en aquellas tierras era la línea de vehículos comerciales Transit, la cual lideró el ranking de furgones en Rusia durante un tiempo.

Ford mantenía una joint-venture con Sollers, 51% para los rusos y 49% para los americanos. Porcentaje que la marca del óvalo azul vendió por un valor simbólico de 1 euro y, tal como ha ocurrido con otros fabricantes, tienen cinco años para volver y recomprar su participación.

Así la industria rusa se está convirtiendo en un zombie, prácticamente con solo AvtoVAZ -ahora controlado por las autoridades rusas- operando a media máquina. El capital occidental continúa haciendo las maletas, ya que si no pueden producir, no hay negocio que resista.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La startup hizo pública su intención de revivir al ave conocida como Dodo, que desapareció en el siglo XVI.