Uno de los Porsche predilectos de Pablo Escobar sale a la venta por más de US$ 2 millones

El colombiano lo condujo en la carrera Trepadores a Las Palmas, en Medellín, aunque para esa prueba el modelo llevaba un kit visual 935.




En 2016 te contábamos que Pablo Escobar fue un gran fanático de los autos. “Era un apasionado por la velocidad y el vértigo”, confirmaba su primo Jaime Gaviria. De hecho, a fines del 70 el narco colombiano era un habitual del campeonato Copa Renault 4, una pasión que más tarde -cuando su negocio comenzó a prosperar- fue también refinando con autos hechos desde cero para el motorsport. Ahora uno de ellos, un Porsche 911 RSR ensamblado en 1974, sale a la venta en Estados Unidos. ¿Su precio? US$ 2,2 millones.

Este purasangre alemán está animado por un motor bóxer 3.0 litros de seis cilindros, que desarrolla 280 caballos y se gestiona mediante una caja manual de cinco marchas, encargada de traspasar la fuerza al piso solo mediante el eje trasero.

Pablo Escobar lo adquirió después de que el 911 RSR participara en la carrera International Race of Champions, donde fue pilotado por el ex F1 Emerson Fittipaldi. ‘El Patrón’ lo importó a Colombia y lo utilizó en la carrera Trepadores a Las Palmas, en Medellín, donde el modelo llevaba una carrocería 935 aún más aerodinámica. En esta prueba, Escobar le ganó una jugosa apuesta al piloto Ricardo ‘Cuchilla’ Londoño, acrecentando su fama de hombre fuerte, esta vez en la pista. “Ese día fui muy dichoso. Gané en franca lid”, manifestó esa vez Escobar.

A la muerte de Pablo Escobar, el Porsche 911 RSR pasó por varias manos y recaló en Estados Unidos, donde fue restaurado a la imagen original que corrió el brasileño Fittipaldi, de color amarillo y con su nombre en varias partes del vehículo.

Ahora, el Porsche 911 RSR de 1974, con número VIN 9114600100 y con apenas 362 km en el odómetro, varios de ellos anotados por el apodado ‘Patrón del mal’, busca un nuevo dueño. Los interesados deben contactar con la empresa duPont, especialista en reventas de autos y objetos de lujo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.