Arrancan en Brasil campañas presidenciales en medio de temores por violencia política: Lula lidera encuesta de intención de voto

Este martes se inició oficialmente la campaña presidencial en Brasil, con Bolsonaro y Lula como principales contrincantes. Foto: Reuters

El expresidente y líder izquierdista, Luiz Inácio da Silva lanzó su séptima candidatura a la presidencia en una planta automotriz en Sao Bernardo do Campo, en las afueras de Sao Paulo donde saltó a la fama como líder sindical en la década de 1970. Mientras, el mandatario Jair Bolsonaro volvió a visitar el lugar en la ciudad de Juiz de Fora donde fue apuñalado por un enfermo mental en la campaña de 2018.


Las campañas electorales por la presidencia de Brasil iniciaron oficialmente este martes, con el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva superando al actual mandatario Jair Bolsonaro en las encuestas de intención de voto, y en medio de una creciente preocupación por la violencia política y las amenazas a la democracia.

Lula, cuya presidencia de dos mandatos transcurrió de 2003 a 2010, ya ha empezado a usar un chaleco blindado para sus apariciones públicas. Tenía previsto dar un discurso en una fábrica de motores el martes por la mañana, pero la policía federal le pidió cancelar el evento por cuestiones de seguridad, de acuerdo con su campaña. En lugar de la fábrica de motores, el político de izquierda lanzó su séptima candidatura a la presidencia en la planta de Volkswagen en Sao Bernardo do Campo, una ciudad manufacturera en las afueras de Sao Paulo donde saltó a la fama como líder sindical en la década de 1970.

Bolsonaro volvió a visitar el lugar en la ciudad de Juiz de Fora donde fue apuñalado por un enfermo mental en la campaña de 2018. Llegó en motocicleta rodeado de guardias de seguridad y portando un chaleco blindado, a diferencia de 2018, cuando se metió entre la multitud sin ningún tipo de protección.

Creomar de Souza, fundador de la consultoría de riesgos políticos Dharma Politics, comentó a The Associated Press que la visita de Lula a la planta automotriz es típica del simbolismo brasileño, evocando nostalgia de su primera candidatura a la presidencia en 1989 y haciendo alusión a su legado. De Souza añadió que prevé que los candidatos se ataquen entre sí más que presentar propuestas a los votantes.

“Quiero que estas elecciones terminen lo antes posible con Lula ganándolas, así hay menos riesgos de violencia y más conversaciones sobre el futuro”, comentó Vanderlei Cláudio, un metalúrgico de 32 años de edad, en el evento.

En tanto, el regreso de Bolsonaro al sitio donde lo apuñalaron es un intento de evocar la misma imagen de candidato independiente que permitió al legislador de siete mandatos alcanzar la victoria en 2018, dijo Maurício Santoro, profesor de ciencias políticas de la Universidad Estatal de Río de Janeiro.

“Para Bolsonaro, esta es la imagen de sí mismo como un candidato rebelde y contrario al sistema, y el ataque en su contra fue pieza central de esa narrativa”, comentó Santoro. “Para él y sus simpatizantes, el hombre que lo apuñaló no era un ‘lobo solitario’, sino parte de una conspiración de la élite política contra Bolsonaro”, añadió.

Las elecciones en la democracia más grande de Latinoamérica es una lucha de titanes, debido a que el resto de los candidatos está muy rezagado. Ambos se han dirigido a sus simpatizantes durante meses, aunque no tenían permitido por parte de la autoridad electoral pedir votos o transmitir anuncios. Hasta ahora, no se ha programado algún debate entre Lula y Bolsonaro.

“Es imposible no emocionarse al regresar a esta ciudad”, comentó Bolsonaro a la multitud en Juiz de Fora, donde la gente fue revisada antes de pasar por unas barreras de metal para acercarse al escenario donde se encontraba el mandatario. “El recuerdo que llevo conmigo es de un renacimiento. Mi vida fue perdonada por nuestro creador”.

Después de su discurso, Bolsonaro salió rápidamente, de pie en la parte de atrás de un camión, saludando a la multitud, rodeado por personal de seguridad.

Ataques

Pese al ataque contra Bolsonaro de 2018, eventos recientes han provocado temores de que sus simpatizantes podrían provocar incidentes. A principios del año, partidarios de Bolsonaro rodearon el automóvil de Lula para gritarle insultos, y en julio, uno de ellos mató a un funcionario local del Partido de los Trabajadores, al que pertenece Lula, en la ciudad de Foz de Iguacu.

Los simpatizantes de Lula también han sufrido ataques: En un mitin celebrado en junio, un dron roció a una multitud con un líquido fétido y, en otro evento del mes pasado, un hombre detonó un explosivo casero que contenía heces. En ambos incidentes, los atacantes eran simpatizantes de Bolsonaro, de acuerdo con publicaciones de redes sociales revisadas por la AP.

“Lula canceló su primer evento por cuestiones de seguridad, y ese tipo de cosas se han apoderado de todos los bandos. No creo que Bolsonaro corra el mismo riesgo, pero fue apuñalado la última vez”, comentó Carlos Melo, profesor de ciencias políticas de la Universidad Insper de Sao Paulo. “Estos terribles eventos ahora forman parte de las elecciones de Brasil, y eso importa”, añadió.

Bolsonaro es un firme partidario de las armas de fuego, y en su presidencia ha reducido las restricciones, permitiendo a sus simpatizantes adquirir armas y municiones. En el lanzamiento de su candidatura el 24 de julio, pidió a sus partidarios que juraran que darían su vida por la libertad, y ha caracterizado repetidamente la contienda como una lucha del bien contra el mal. Su esposa, Michelle, dijo en ese mismo acto que el palacio presidencial había sido consagrado a los demonios antes de que su marido asumiera el cargo.

En Sao Bernardo do Campo, Lula enumeró los fracasos del gobierno de Bolsonaro durante la pandemia de Covid-19 -que según una investigación del Senado contribuyó al segundo mayor número de muertes en el mundo- y luego dijo: “Si hay alguien poseído por el diablo, es ese Bolsonaro”.

Culpas mutuas

Los partidarios de Bolsonaro suelen sacar a relucir los 580 días de prisión de Lula tras ser declarado culpable de corrupción y lavado de dinero. Esas condenas dejaron fuera a Lula de la contienda de 2018 y despejaron el camino a Bolsonaro. Posteriormente fueron anuladas; primero por motivos de procedimiento por el Supremo Tribunal Federal de Brasil, que más tarde dictaminó que el juez había sido parcial y había actuado en connivencia con los fiscales.

Nuevamente rezagado en las encuestas, el exgeneral del ejército ha causado inquietudes de que podría rechazar los resultados si pierde los comicios de octubre. El político de extrema derecha ha planteado dudas infundadas sobre el sistema de votación electrónica del país, que se utiliza desde 1996, especialmente en una reunión que convocó con diplomáticos extranjeros. Su insistencia provocó la semana pasada la reacción de cientos de empresas y de más de un millón de brasileños que firmaron un par de cartas en las que exigen que se respeten las instituciones democráticas del país.

Cuando se confirmó la candidatura de Bolsonaro, convocó a sus partidarios a inundar las calles para las celebraciones del 7 de septiembre, cuando se celebra el Día de la Independencia. En esa fecha el año pasado, declaró ante decenas de miles de partidarios que sólo Dios puede sacarlo del poder. Los analistas han expresado repetidamente su preocupación de que esté preparando el terreno para seguir el ejemplo del expresidente de Estados Unidos Donald Trump e intentar aferrarse al poder.

Human Rights Watch dijo el lunes que la campaña “probablemente será una prueba crítica para la democracia y el estado de derecho en el país y en América Latina”.

“Los candidatos deben condenar la violencia política y pedir a sus partidarios que respeten el derecho de los brasileños a elegir pacíficamente a sus representantes y a presentarse a las elecciones sin miedo”, señaló.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.