Biden saca ventaja y Trump acude a los tribunales

Con sus triunfos en Arizona, Wisconsin y Michigan, el candidato demócrata suma 264 votos electorales y apuesta a ganar Nevada para alcanzar la mayoría de 270. El Presidente anunció recuentos y demandas para dilatar el proceso.




Con una votación histórica para un candidato a la Casa Blanca, el demócrata Joe Biden superó los sufragios recabados por Barack Obama en las elecciones de 2008, con casi 70 millones de votos, frente a los 69,49 que obtuvo el expresidente. Así, el camino hacia la Casa Blanca parecía despejarse a favor del abanderado demócrata, aunque todavía falta esperar los resultados finales en seis estados. Sin embargo, a Biden le basta ahora ganar Nevada, que reparte seis votos electorales, para alcanzar el número mágico de 270 y conseguir la Presidencia.

Tras una larga noche de conteo de votos que le daban a Biden una ventaja respecto de Trump, con el paso de las hora del miércoles los porcentajes giraron para favorecer al exvicepresidente, pese a haber perdido dos importantes estados en los que confiaba imponerse: Texas, que reparte 38 votos electorales, y Florida, que reparte 29.

Así, tras haber ganado Arizona que entrega 11 votos electorales, Wisconsin (10), Michigan (16) -todos estados donde Trump se impuso en 2016- más el voto electoral que reparte Nebraska por su sistema proporcional, Biden conseguía 264 votos electorales, mientras el Mandatario sumaba 214. En la elección más reñida de los últimos 20 años, ambos candidatos pelean cada voto para llegar a la mayoría de 270 votos electorales que se necesitan para el triunfo y quedarse con el despacho oval de la Casa Blanca.

“Seremos ganadores”

“No estoy aquí para declarar que hemos ganado, pero estoy aquí para informar que cuando finalice el conteo, creemos que seremos los ganadores”, dijo Biden durante la tarde en un discurso en Wilmington, Delaware.

Biden durante el discurso que dio la tarde de este miércoles. (AP/Carolyn Kaster)

Los cálculos, según los votos reportados, sugieren que con los seis votos de Nevada Biden será Presidente. Esto podría confirmarse en la madrugada si alguna cadena proyecta el triunfo demócrata en este estado -que votó por Hillary en 2016- o bien este jueves, cuando se espera que se complete el conteo oficial.

Con esos votos, Biden alcanzará la mayoría de 270 sin la necesidad de ganar su estado natal, Pennsylvania (20), un territorio considerado durante mucho tiempo como un campo de batalla imprescindible.

La batalla de Trump

Con esa combinación, si Trump se queda con Pennsylvania, Carolina del Norte (15), Georgia (16) y Alaska (3), obtendría dos votos por debajo de la mayoría necesaria, es decir, con 268 votos electorales.

Por eso, el Mandatario estadounidense se aferraba a la única posibilidad de poder disputarle la ventaja al demócrata, consiguiendo alguno de los estados del “Cinturón de Óxido” o Rust Belt, el conjunto de estados que concentran el área industrial del Estados Unidos: Michigan, Wisconsin y Pennsylvania.

Y con ánimo de pelear estos estados es que la campaña de Trump anunció que pedirá un recuento de votos en Wisconsin, donde, con el 98% de las papeletas reportadas, Biden saca una ventaja de 20.000 votos. Según la ley electoral, se puede pedir un recuento en el caso de que el margen de un candidato esté dentro de 1 punto porcentual.

“Ha habido informes de irregularidades en varios condados de Wisconsin que plantean serias dudas sobre la validez de los resultados”, dijo el jefe de campaña del Trump, Bill Stepien, en un comunicado. “El Presidente está dentro del umbral para solicitar un recuento y lo haremos de inmediato”, agregó.

El presidente Donald Trump aprieta el puño después de hablar en el Salón Este de la Casa Blanca, la madrugada del miércoles 4 de noviembre de 2020, en Washington. (AP Photo/Evan Vucci)

En Michigan, en tanto, la campaña de Trump interpuso una demanda en la justicia para suspender el conteo. “Hemos iniciado una demanda en un tribunal de reclamaciones de Michigan para detener el conteo hasta que nos concedan un acceso significativo”, señaló el comunicado. El equipo del Presidente también pidió que sean revisados los votos ya computados.

"Anoche estaba liderando, a menudo sólidamente, en muchos estados clave, en casi todos los casos controlados por los demócratas. Luego, uno por uno, comenzaron a desaparecer mágicamente a medida que se contaban los vertederos de papeletas sorpresa. Muy extraño, ¡y los “encuestadores” lo entendieron completamente e históricamente mal!", tuiteó Trump, en su intención de denunciar que los votos anticipados y por correo serían fraudulentos.

Las posibilidades de Trump de ganar un segundo mandato dependían de su capacidad de conseguir los estados indecisos, incluidos varios de los Grandes Lagos, como Michigan, Wisconsin y Pennsylvania. Esos tres estados, además de Arizona, Trump los ganó en 2016, pero hasta ahora solo va liderando Pennsylvania con más de 350 mil votos. Según dijo Biden, la mayor parte de los votos por correo que aún faltan por contar darán vuelta el escenario en este estado.

En Pennsylvania, que junto con Michigan ha votado demócrata desde 1992 con excepción de 2016, la campaña de Trump también anunció que interpondrá una demanda para detener temporalmente el conteo de votos, alegando falta de “transparencia”. Justin Clark, subdirector de campaña de Trump, dijo en un comunicado que la decisión busca que “los funcionarios electorales demócratas dejen de ocultar el conteo y procesamiento de las boletas a nuestros observadores electorales republicanos”. Clark también dijo que la campaña buscará intervenir en un caso en curso en la Corte Suprema sobre la fecha límite para recibir votos por correo.

El estado envió 3,1 millones de papeletas por correo, las que toman tiempo en ser procesadas, y una orden permite que sean tomadas en cuenta hasta el viernes.

Con todo, los demócratas confían en que los votos no contados en Michigan y Pennsylvania serán a su favor. “La fuente de la resistencia de Biden radica en la naturaleza de los votos que aún no se han contado. Muchos son votos por correo, lo que lo favorece porque el Partido Demócrata pasó meses promoviendo el mensaje de enviar votos por adelantado, mientras que Trump alentó a sus votantes a asistir el día de las elecciones”, sostiene The New York Times.

“Aquí manda la gente”, dijo Biden en su discurso. “El poder no se puede tomar. Fluye de la gente. Y es su voluntad la que determina quién será el Presidente de los Estados Unidos. Nadie nos va a quitar nuestra democracia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.