Boris Johnson enfrenta críticas por manejo de pandemia

REUTERS/Toby Melville/Pool/File Photo

Londres y algunas ciudades de Inglaterra activarán duras medidas desde mañana por los altos contagios.




Desde mañana, los nueve millones de londinenses tendrán prohibido reunirse con familiares y amigos en espacios cerrados, en la que es considerada la mayor restricción a la vida privada impuesta actualmente en Europa para luchar contra la segunda ola de coronavirus.

La capital británica y otras siete pequeñas zonas de Inglaterra pasaron al nivel de alerta “alto”, producto del aumento en el número de contagios. Reino Unido tiene ya más de 43.000 muertes confirmadas por Covid-19 y el número de contagios ha aumentado rápidamente en los últimos días hasta casi 20.000 diarios.

Estas nuevas restricciones no han generado una serie de críticas contra el primer ministro Boris Johnson, ya que su estrategia está siendo cuestionada. Jonathan Ashworth, responsable para cuestiones de salud en el opositor Partido Laborista, le reprochó que “mucho de esto podría haberse evitado” si el gobierno conservador hubiese aprovechado el verano para desplegar un sistema de testeo y rastreo eficaz.

Mientras que el alcalde del Gran Manchester, Andy Burnham, dijo que él y los líderes de los 10 distritos de la región resistirían la presión para imponer medidas locales más estrictas. Incluso amenazó con llevar el asunto hasta la justicia para evitar restricciones más duras.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.