Buenos Aires prepara plan para desconfinamiento gradual

El domingo pasado Argentina totalizó más de 100.000 casos de Covid-19, pese a la restrictiva cuarentena en Buenos Aires. Foto: AFP

Desde el 18 de julio reabrirían algunos comercios con protocolos para entre dos y tres semanas. Volverían a operar las peluquerías. Los gimnasios y restoranes harían mayor uso del espacio público.




Ha sido un vaivén. La zona metropolitana de Buenos Aires ha intentado sortear “con ideas y vueltas” la pandemia de coronavirus, el territorio más duramente golpeado por la crisis sanitaria en Argentina, que registra 103.265 casos a nivel nacional. Con un regreso a una restrictiva cuarentena a principios de julio, luego de haber pasado por algunas flexibilizaciones desde que se decretó el confinamiento el 20 de marzo, Buenos Aires se prepara ahora para un nuevo desconfinamiento.

Este viernes finaliza la fase más estricta de cuarentena en la zona metropolitana, que se decretó ante el constante aumento de contagios. Más del 90% de los casos totales de Argentina se concentra en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que comprende a la capital federal y 40 municipios de la provincia de Buenos Aires.

El jefe de gobierno de la capital federal, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se reunieron ayer para evaluar la situación del AMBA y para “luego tomar la decisión” sobre cómo continuará la cuarentena en ambos distritos. Durante la semana habrá reuniones entre ambas administraciones para coordinar las medidas a adoptar desde el 18 de julio.

Entrenamientos de fútbol

De todas formas, desde la capital federal se adelantan a lo que será este proceso. Ya prepararon cerca de 100 protocolos sanitarios para salir de la cuarentena y hacer frente a la pandemia. Así lo aseguró el vicejefe del gobierno porteño, Diego Santilli, quien dijo que para esta nueva etapa es clave apuntar a “sacar mayor provecho del espacio público” y “evitar las aglomeraciones”.

La apuesta es iniciar una primera etapa desde este sábado, que sería similar a la fase 3, la etapa previa al endurecimiento de la cuarentena el 1 de julio, con la apertura de comercios no esenciales durante dos o tres semanas.

“A partir del día 18 debería empezar a recuperar comercios esenciales o industrias con protocolo y, paulatinamente, ir incorporando otras actividades con protocolo, incluso la actividad deportiva”, dijo Santilli en diálogo con radio La Red.

También, según consigna La Nación, regresarían en la primera etapa las industrias capitalinas, como las fábricas textiles y de juguetes, en parte para evitar situaciones de desabastecimiento de cara al Día del Niño.

Pero las actividades y servicios como las peluquerías, gimnasios, centros comerciales y restaurantes, tendrán que seguir esperando. Solo los restaurantes habían podido operar anteriormente, aunque con delivery o para llevar.

Para el caso de las peluquerías se prevé que reabran por primera vez desde marzo, hacia fines de la primera etapa, es decir, entre la segunda y tercera semana de desconfinamiento. En cambio, los gimnasios, centros comerciales y restaurantes lo harán en una segunda fase. Eso sí, esta segunda fase está muy lejos de una normalidad, puesto que se planea que los centros comerciales funcionen también con un sistema “para llevar” y que los gimnasios den clases al aire libre. Para el rubro gastronómico, en tanto, se propone usar más el espacio público con mesas y sillas en las veredas.

En cuanto al deporte, si bien no se contempla aún el regreso del running, que se mantuvo operativo solo por unos días, sí se considera a partir del lunes en la ciudad de Buenos Aires permitir “la actividad de caminar”, ya que también es “una opción médica”. Y para agosto se prevé la vuelta de los entrenamientos de fútbol y de las actividades en clubes de barrio.

De todas formas, el funcionario porteño indicó que para poder terminar con el aislamiento social se debe tener en cuenta el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva, que está en el 60%, la tasa de ocupación en pacientes leves en hoteles, y la tasa de ocupación en hospitales.

Según las autoridades, agosto sería el mes clave en términos de flexibilizar la cuarentena e ir sumando actividades.

Comenta