Ciudades de EE.UU. buscan evitar grandes reuniones para el 4 de julio

Un espectáculo de fuegos artificiales en Coney Island, Nueva York, el lunes. Es la primera de seis exhibiciones.

Con más de 40 mil casos diarios de Covid-19, los condados se las ingenian para el esperado Día de la Independencia.




Celebraciones, grandes reuniones en la vía pública y fuegos artificiales. Esas son las imágenes que deja cada 4 de julio en Estados Unidos, el Día de la Independencia del país. Sin embargo, las autoridades de distintos condados han decidido tomar medidas para evitar una mayor propagación de Covid-19, justo cuando algunos estados han reportado cifras récord de contagios.

El último fin de semana de mayo se conmemoró el Día de los Caídos, y dos semanas después -período de incubación- se reportó un importante aumento de contagios en estados como Florida, Oregon, Arizona, etc. Con ese antecedente, estados como California y Florida ya han anunciado sus restricciones para este 4 de julio.

El condado de Los Angeles, en California, cerrará sus playas el viernes y prohibirá los fuegos artificiales antes del feriado del 4 de julio. Según la directora de salud pública del condado, Barbara Ferrer, fue una “decisión difícil de tomar”, pero que es necesaria ante las eventuales reuniones de personas, “una receta para una mayor transmisión de Covid-19”.

Así, todas las playas públicas, muelles, estacionamientos públicos en la playa, ciclovías en los balnearios y los puntos de acceso estarán cerrados. Este condado reportó 2.903 casos nuevos el lunes, el total más alto en un solo día desde que comenzó la pandemia.

En Florida, las populares playas de Miami Beach, Fort Lauderdale y Palm Beach, permanecerán cerradas este fin de semana. “No todos estarán contentos con esa decisión y siempre entendemos que a veces hay que tomar decisiones para que podamos proteger a la mayoría de las personas”, dijo el alcalde de Fort Lauderdale, Dean Trantalis.

En algunas playas los infractores están sujetos a una multa de US$ 500 y hasta 60 días de cárcel, y en el condado de Miami-Dade se prohibirán las reuniones de más de 50 personas, incluidos desfiles y protestas.

El rápido avance del Covid-19 en EE.UU. es alarmante. Los funcionarios de salud están pidiendo a los estadounidenses que se alejen socialmente y tomen precauciones para el Día de la Independencia. El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Robert Redfield, alertó la semana pasada sobre el constante aumento de casos y la festividad. “Para el 4 de julio, que es un evento familiar, queremos enfatizar que es realmente importante que volvamos a estar atentos con nuestro compromiso colectivo... para proteger a los amigos vulnerables, a la comunidad familiar”, dijo Redfield.

Pero el principal experto en enfermedades infecciosas del país, el Dr. Anthony Fauci, fue más específico y advirtió ayer que la cantidad de nuevas infecciones en EE.UU. podría duplicarse a 100.000 al día si el país no logra contener el brusco aumento de casos, principalmente en el sur y oeste del país. “Ahora tenemos más de 40 mil casos nuevos por día. No me sorprendería si aumentamos a 100.000 al día si esto no cambia. Y por eso estoy muy preocupado”, dijo en una audiencia en el Senado.

Ante esta realidad, las ciudades y estados buscan adaptarse para celebrar este sábado, como Nueva York, que en vez de contar con un gran evento, tendrá exhibiciones de fuegos artificiales más pequeñas que ya comenzaron el lunes. “No será como el pasado, donde hay un gran espectáculo gigante. No queremos que mucha gente mire”, dijo el alcalde Bill de Blasio. “Queremos ver espectáculos en los cinco distritos para que la gente pueda verlos desde sus propios hogares”, añadió.

La ciudad de Portage, en Wisconsin, también tuvo que diseñar un programa original, e inspirada en restaurantes, llevará a cabo un plan de fuegos artificiales “en auto”, sin necesidad de descender del vehículo, para disfrutar del show.

Comenta