Confinamiento anticipado podría haber evitado 36 mil muertes en EE.UU.

El Presidente Donald Trump durante una visita a una planta de Ford, en Michigan.

Un estudio de la U. de Columbia señaló que si las medidas contra el Covid-19 se hubiesen tomado una semana antes en marzo, el escenario sería muy distinto.




El 26 de febrero, cuando Estados Unidos registraba apenas 60 contagios por coronavirus, Donald Trump señaló que el número de casos iba a la baja, “no al alza”. Poco después, el 10 de marzo, cuando el país ya sumaba 994 contagiados, el Presidente estadounidense prometió que el Covid-19 “se irá. Mantengamos la calma. Se irá”. Sin embargo, una semana después los casos se dispararon, alcanzando los 9.317 el 18 de marzo y los 193 mil a fines de ese mes.

Pero Trump no fue la única autoridad del país que demoró en reconocer la gravedad de la crisis. A comienzos de marzo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, le dijo a los neoyorquinos que podían seguir haciendo su vida con normalidad e incluso que no habría problemas si salían de la ciudad, pese al Covid-19.

Tal como ocurrió en su momento en Italia, con las recriminaciones de ida y vuelta entre las autoridades del norte del país por supuestamente no haber tomado medidas a tiempo, un estudio de la Universidad de Columbia dado a conocer ayer por The New York Times indicó que si Estados Unidos hubiese tomado medidas, como el distanciamiento social, a comienzos de marzo y no a mitad de ese mes, se podrían haber salvado las vidas de al menos 36 mil personas. Trump decretó normas de distanciamiento y el cierre de escuelas el 16 de marzo.

De acuerdo con esta investigación, al 3 de mayo el coronavirus había matado a 65.307 personas en Estados Unidos. Sin embargo, si el distanciamiento social a nivel nacional hubiese comenzado una semana antes, los fallecidos serían 29.410.

Si esto se desmenuza por urbes, si al 3 de mayo las víctimas fatales llegaban a 17.581 en la ciudad de Nueva York, con medidas anticipadas las muertes hubiesen sido 2.838.

“Y si el país hubiera comenzado a cerrar ciudades y limitar el contacto social el 1 de marzo, dos semanas antes de que la mayoría de la gente comenzara a quedarse en casa, la gran mayoría de las muertes a nivel nacional, alrededor del 83%, se habrían evitado. Bajo ese escenario, unas 54.000 personas menos habrían muerto a principios de mayo”, señaló el Times.

“Es una gran, gran diferencia. Ese pequeño momento en el tiempo, atraparlo en esa fase de crecimiento, es increíblemente crítico para reducir la cantidad de muertes”, dijo Jeffrey Shaman, epidemiólogo de Columbia y líder del equipo de investigación, citado por el periódico neoyorquino. Según los investigadores, las simulaciones del estudio también confirman el peligro de una relajación de las medidas de confinamiento.

A fines de marzo, otro estudio, del Imperial College de Londres, concluyó que solo en Italia el confinamiento y otras medidas de aislamiento social habrían salvado la vida de 38.000 personas.

La situación es especialmente crítica en Estados Unidos, país que registra 1,6 millones de contagios y más de 96 mil muertes. Desde hace semanas el país es el epicentro del Covid-19 a nivel global y por tanto el número uno en casos y fallecidos. De acuerdo con una encuesta del Pew Research Center, el 52% de los estadounidenses desaprueba la gestión de Trump frente a la pandemia, mientras que el 47% la aprueba.

Comenta