Covid, China, Rusia y elecciones de medio mandato en Estados Unidos: los principales riesgos globales de 2022

Miembros de las Fuerzas Armadas ucranianas montan guardia en posiciones de combate en la región de Lugansk, el 3 de enero de 2022. Foto: Reuters

La consultora de riesgo político Eurasia Group publicó su Top Risks 2022, con su predicción de las 10 amenazas más potentes para este año. Advierte que EE.UU. y China han comenzado a enfocarse cada vez más en sus problemas internos, lo que merma el tipo de liderazgo y coordinación global necesarios para responder de manera efectiva a los desafíos más graves del mundo.




Al comienzo de 2022, la atención del mundo se centra en dos crisis que necesitan desesperadamente una respuesta coordinada: la pandemia de Covid-19 y el cambio climático. Pero Estados Unidos y China, las dos naciones más poderosas del mundo, han comenzado a enfocarse cada vez más en sus problemas internos, un giro hacia adentro que deja a cada nación con menos ancho de banda para el tipo de liderazgo y coordinación global necesarios para responder de manera efectiva a los desafíos más graves del mundo.

Estas son las conclusiones que enmarcan los principales riesgos de Eurasia Group para 2022, una predicción anual de las 10 amenazas más potentes para las trayectorias de las naciones, la política, las industrias, la salud y el medio ambiente, elaborada por la reputada consultora de riesgo político fundada en 1998 por el politólogo estadounidense Ian Bremmer.

La buena noticia es que otros actores -países menos poderosos, corporaciones, gobiernos subnacionales y sociedad civil- están interviniendo para llenar el vacío de liderazgo dejado por la retirada de las superpotencias, apunta Eurasia Group. Algo similar está sucediendo en el salvaje oeste que es el espacio digital, cuya gobernanza está cada vez más bajo el control de firmas tecnológicas “cuasisoberanas”.

“Pero no se llenan todos los vacíos”, advierte la consultora. La recesión geopolítica está convirtiendo muchos rincones del mundo -geográficos y temáticos- en tierras de nadie. La negligencia global permitirá que las crisis que se avecinan en Irán y Ucrania se vuelvan más inflamables. También permitirá que las tragedias humanitarias en países que van desde Myanmar y Afganistán hasta Haití, Venezuela y Etiopía sigan empeorando.

“Sin Covid Cero”

El riesgo número 1 para 2022 es “Sin Covid Cero”, que describe cómo el virus está dividiendo a las naciones por cuán ricas/pobres y vacunadas están. “Hemos terminado con la pandemia, pero aún no hemos terminado con nosotros, y la línea de meta depende de dónde viva. Críticamente, la política de ‘Covid Cero’ de China fracasará”, escribe Bremmer.

“China se encuentra en la situación más difícil debido a una política de ‘Covid Cero’ que pareció increíblemente exitosa en 2020, pero ahora se ha convertido en una lucha contra una variante mucho más transmisible con confinamientos más amplios y vacunas con efectividad limitada. Y la población prácticamente no tiene anticuerpos contra ómicron. Mantener el país encerrado durante dos años ahora ha hecho que sea más arriesgado volver a abrirlo. Es lo contrario de donde Xi Jinping quiere que esté su país en el período previo a su tercer mandato, pero no hay nada que pueda hacer al respecto: el éxito inicial de ‘Covid Cero’ y el apego personal de Xi hace que sea imposible cambiar de rumbo”, afirma el reporte.

Un trabajador médico toma pruebas de Covid-19 en el distrito de Beilin de Xi'an, en la provincia de Shaanxi, noroeste de China, el 2 de enero de 2022. Foto: AP

“La política de China no podrá contener las infecciones, lo que provocará brotes más grandes, lo que a su vez requerirá confinamientos más severos. Esto, a su vez, conducirá a mayores trastornos económicos, más intervención estatal y una población más insatisfecha en desacuerdo con el mantra triunfalista de ‘China derrotó al Covid’ de los medios estatales. El país se quedará atascado en esta posición al menos hasta que pueda implementar inyecciones de ARNm y refuerzos desarrollados a nivel nacional en toda la población, como muy pronto al final del año. Eso significa un momento particularmente difícil para el que antes del Covid se había convertido en el principal motor de crecimiento del mundo”, agrega.

Mundo tecnopolar

“El mundo físico es un desastre porque ningún país está dispuesto o es capaz de proporcionar un liderazgo global; el espacio digital está aún peor gobernado”, advierte Eurasia Group. “Las mayores empresas de tecnología están diseñando, construyendo y gestionando una dimensión completamente nueva de la geopolítica. En este nuevo espacio digital, su influencia es profunda, hasta el nivel de líneas de código individuales. Están escribiendo los algoritmos que deciden lo que las personas ven y oyen, determinan sus oportunidades económicas y sociales y, en última instancia, influyen en lo que piensan. Las personas pasarán más tiempo en el espacio digital en 2022, en el trabajo y en casa. Gran parte de este tiempo se dedicará al “metaverso”, una versión emergente y más inmersiva de la web donde se magnificarán todos los problemas de la gobernanza digital. El metaverso (o más exactamente, múltiples metaversos), a su vez, dependerá cada vez más de sistemas económicos basados en plataformas blockchain descentralizadas que los gobiernos ya están luchando por controlar”.

Mark Zuckerberg
El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica ante una audiencia conjunta de los Comités de Comercio y Judicial en el Capitolio en Washington, el 10 de abril de 2018. Foto: AP

Según escribió Bremmer en la revista Time, “los gigantes tecnológicos aún no pueden (y no quieren) gobernar de manera efectiva el espacio digital o las herramientas que están creando. La desinformación socavará aún más la fe pública en la democracia, particularmente en Estados Unidos”. “A medida que las empresas tecnológicas y los gobiernos no lleguen a un acuerdo sobre cómo proteger la privacidad de los datos, la ciberseguridad y el uso seguro y ético de la inteligencia artificial, las tensiones entre EE.UU. y China (y, en menor grado, entre EE.UU. y Europa) aumentarán”, vaticina.

Elecciones de medio mandato en EE.UU.

“Las elecciones de medio mandato de 2022 serán uno de los más importantes en la historia de Estados Unidos. Las votaciones se llevarán a cabo en medio de acusaciones de fraude tanto de demócratas como de republicanos, y establecerán una elección presidencial de 2024 que Donald Trump, si se presenta, ganará directamente o intentará robar. La votación de este año no provocará una crisis en sí misma, pero representa un punto de inflexión histórico”, señala el Top Risks 2022.

Partidarios de Donald Trump se reúnen para un mitin el 6 de enero de 2021, en la Elipse cerca de la Casa Blanca en Washington. Foto: AP

“Si (Trump) es derrotado por un demócrata, una cámara republicana podría votar para anular los resultados de las elecciones a nivel estatal, pero un Senado controlado por los demócratas limitaría las consecuencias. Pero si los republicanos ganan tanto la Cámara como el Senado en noviembre, si Trump responde a una posible derrota en 2024 desafiando el resultado, y si los funcionarios a nivel estatal presentan certificaciones alternativas que aceptan la mayoría republicana en el Congreso, las elecciones presidenciales estadounidenses de 2024 pueden romperse y se producirá una crisis constitucional”, advierte Bremmer.

China en casa

Según el fundador de Eurasia Group, “una ‘política de Covid Cero’ cada vez más onerosa y los planes de reforma del Presidente Xi Jinping desestabilizarán los mercados y las empresas en 2022. La visión de Xi de autosuficiencia tecnológica, seguridad económica y armonía social -para fortalecer a China- chocará con la intensificación del retroceso de Occidente, un modelo de crecimiento agotado, una economía sobrepalancada y desequilibrada, y una población que envejece rápidamente, y en un momento en que las variantes del Covid-19 continúan circulando”.

Rusia

“Si Putin no obtiene concesiones del Occidente liderado por Estados Unidos, es probable que actúe”, apunta el reporte de la consultora. “Una concentración de tropas rusas cerca de Ucrania ha abierto una confrontación más amplia sobre la arquitectura de seguridad de Europa. El Presidente Vladimir Putin podría enviar tropas y anexar el Donbás ocupado, pero su demanda actual es por importantes concesiones de seguridad de la OTAN y una promesa de no más expansión hacia el este. Pero es poco probable un gran trato, y los encuentros cercanos entre la OTAN y los barcos y aviones rusos serán más frecuentes y peligrosos, aumentando las posibilidades de un accidente”, agrega.

El Presidente ruso Vladimir Putin habla durante una grabación de su mensaje televisado anual de Año Nuevo en el Kremlin, en Moscú, el 1 de enero de 2022. Foto: AP

Irán

El programa nuclear de Irán avanza rápidamente. Con la diplomacia estancada, el gobierno del Presidente estadounidense Joe Biden tiene pocas opciones. Israel tomará cada vez más el asunto en sus propias manos, lo que una vez más plantea el espectro de los ataques israelíes contra las instalaciones nucleares iraníes. Estas presiones chocarán este año, dejando a los precios del petróleo y a los Estados regionales nerviosos y aumentando el riesgo de conflicto, afirma Bremmer.

Dos pasos más ecológicos, un paso atrás

Es un momento especialmente disruptivo en la transición global de los combustibles fósiles a las energías renovables. El resultado será tanto un aumento de los precios de la energía para los consumidores como una colisión de políticas a corto plazo con los objetivos climáticos.

Tierras vacías

Con Washington y Beijing distraídos por las prioridades internas, y la UE, Reino Unido y Japón incapaces de llenar el vacío de poder resultante, muchos países y regiones se quedarán con crisis no gestionadas. En Afganistán, un régimen talibán desorganizado e inexperto luchará para evitar que el Estado Islámico atraiga a militantes extranjeros a extensiones no gobernadas del país. El riesgo de terrorismo también sigue siendo grave en el Sahel, poco gobernado. Las guerras civiles crearán nuevos riesgos en Yemen, Myanmar y Etiopía. Venezuela y Haití corren el riesgo de una creciente crisis de refugiados.

Empresas perdiendo las guerras culturales

Las marcas más importantes del mundo están obteniendo beneficios récord. Pero van a tener un año más difícil navegando por la política. Los consumidores y empleados, empoderados por la “cultura de la cancelación” y habilitados por las redes sociales, plantearán nuevas demandas a las corporaciones multinacionales y los gobiernos que las regulan. Las multinacionales tendrán que gastar más tiempo y dinero navegando por campos minados ambientales, culturales, sociales y políticos.

El Presidente turco Tayyip Erdogan se dirige a los empresarios durante una reunión en Estambul, el 3 de enero de 2022. Foto: Reuters

Turquía

El Presidente Recep Tayyip Erdogan arrastrará la economía y la posición internacional de Turquía a nuevos mínimos en 2022 mientras intenta revertir su desplome en las encuestas antes de las elecciones de 2023. El desempleo y la inflación son altos, y la lira es más débil y más volátil, pero Erdogan ha rechazado la gestión económica ortodoxa. Su política exterior se volverá más combativa este año para distraer a los votantes de la crisis económica. En el improbable caso de elecciones anticipadas en 2022, todos estos riesgos se agravarán.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.