Crimen organizado y grupos subversivos entre operadores de unas 260 emisoras ilegales en México

En México el narcotráfico está usando radios para su negocio ilícito y lograr más ganancias. Foto referencial: AFP/Archivo

Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT), José Antonio García, dijo que estas frecuencias radiales proliferaron durante la pandemia y que “hay grupos subversivos que políticamente manejan estas estaciones y otros que tienen que ver con el crimen organizado”.




Unas 260 estaciones de radio operan de forma ilegal en México, algunas dirigidas por el crimen organizado, denunció la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT).

En una entrevista publicada este viernes por el diario Milenio, el presidente de la CIRT, José Antonio García, dijo que estas frecuencias proliferaron durante la pandemia.

“Hay grupos subversivos que políticamente manejan estas estaciones, otros que tienen que ver con el crimen organizado”, señaló el directivo.

Añadió que otros operadores “están intentando” explotar frecuencias sin haber licitado ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel).

García sostuvo que el número podría ser mayor debido a que algunas emisoras fueron instaladas en zonas remotas o marginales.

El diario publicó un gráfico de la CIRT, según el cual el mayor número de estaciones irregulares está en el estado de Puebla, vecino de la capital, con 82, seguido de Chiapas (73) y Oaxaca (49), ambos en el sureste del país.

En cuarto lugar está el estado de Tamaulipas, situado en el noreste y fronterizo con Estados Unidos. En esa región, con fuerte presencia de carteles del narcotráfico, la CIRT registró 37 estaciones ilegales.

En tanto, en Veracruz (este) hay 27 y 14 en Guerrero (sureste). Ambas regiones son sacudidas frecuentemente por choques entre narcotraficantes y de éstos con fuerzas de seguridad.

Durante la pandemia, algunos carteles de la droga han regalado alimentos en comunidades pobres de Jalisco y Tamaulipas, según reportes periodísticos, lo que ha sido criticado por el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

El gobierno de México desplegó en 2006 una polémica estrategia militar para combatir el narcotráfico, que ha dejado un saldo de más de 300.000 muertos, la mayoría atribuidos a pugnas entre bandas criminales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.