Crisis militar complica a Tabaré Vázquez y remece a Uruguay

Presidente de Uruguay destituye al ministro de Defensa y al jefe del Ejército (45134046)

El Presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez (izquierda) cambió a su ministro de Defensa y a la cúpula militar.

Los familiares de los casi 200 desaparecidos durante la dictadura (1973-1985) acusan encubrimiento tras un escándalo castrense que generó la salida de la cúpula militar.




"Se rompió por primera vez el pacto de silencio (entre los militares)", sostuvo el Presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, en una entrevista con el canal VTV, el martes. El escándalo que remece al país tras la publicación de documentos en que militares confesaron delitos de lesa humanidad durante la dictadura (1973-1985) y que pasaron por alto en el gobierno, desencadenó la salida del ministro de Defensa, Jorge Menéndez y del comandante en jefe del Ejército, José González y otros oficiales.

La crisis castrense estalló el 30 de marzo, cuando el diario El Observador reveló documentos en que el teniente coronel, José Nino Gavazzo, admitió el asesinato de Roberto Gomensoro, miembro del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, cuyo cuerpo fue arrojado al río Negro en 1973 y la declaración del coronel Jorge Silveira, que reconoció la desaparición de María Claudia García de Gelman, que estaba embarazada y cuya hija fue dada en adopción.

A pesar de la confesión, el Tribunal de Honor, conformado por siete generales, no consideró las declaraciones como una afrenta, por lo que no entregó la información a la justicia. Los exmilitares sólo recibieron sanciones menores, pero por otro delito.

Sin embargo, la conmoción se debe a que la resolución de homologación del fallo del Tribunal de Honor fue firmada por Tabaré Vázquez, que aseguró a VTV que "no puedo estar leyendo cada expediente".

La crisis militar estalló en plena campaña con miras a las elecciones del 27 de octubre, por lo que las criticas no se hicieron esperar, al tiempo que decenas de familias esperan información sobre los casi 200 desaparecidos durante la dictadura uruguaya tras acusar al Ejército por encubrimiento.

"Uruguay nunca ha terminado de cerrar los temas relativos a los militares y su responsabilidad en las violaciones a los derechos humanos. Esta situación deja muy mal parado al Ejército, porque una violación flagrante al Tribunal de Honor era mentir ante la justicia civil", señaló a La Tercera, Daniel Chasquetti, analista político uruguayo.

Este experto agregó que todo "esto deja una preocupación mayor. Han pasado 30 años y sigue existiendo un pensamiento poco cooperativo de las FF.AA. con las familias que aún buscan a sus desaparecidos, porque ellos no dan información debido a un pacto de silencio que quedó bastante explícito".

La carta de renuncia del ahora exministro de Defensa, Jorge Menéndez, filtrada hoy por los medios uruguayos, asegura que se reunió con Miguel Ángel Toma, de la Secretaría de Presidencia -que admitió recibir el informe- junto "a dos profesionales del Ministerio de Defensa, para interiorizarnos de las declaraciones ante el Tribunal de Honor y la necesidad de hacer la denuncia de los hechos ante la justicia".

Menéndez será reemplazado por el exministro de Defensa y del Trabajo, José Bayardi . El escándalo provocó que por primera vez en la historia del país se registrara una salida masiva de autoridades castrenses, que también incluyó al jefe del Estado Mayor de la Defensa, Alfredo Erramún y generales del Tribunal de Honor.

Este escenario se sumó a un escándalo anterior, que derivó en la renuncia del jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, que criticó a la justicia.

"La reacción de Tabaré Vázquez es saludable y ratifica el control civil sobre el mando militar, pero en Uruguay todos se preguntan cómo al Presidente se le pudo haber pasado la información. De no existir un periodismo de investigación, esta situación no la hubiésemos conocido", concluyó Chasquetti.

Comenta