EE.UU. mata al líder de Al Qaeda tras un ataque con dron en Afganistán

Ayman al-Zawahri habla en Islamabad, Pakistán, el 20 de junio de 2006. Foto: AP

Ayman al-Zawahiri asumió el mando de la organización terrorista seis semanas después de la muerte de Osama bin Laden, en mayo de 2011. Era el terrorista más buscado en la lista del FBI.




El líder de la organización terrorista Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, murió en un ataque con un dron en Afganistán el fin de semana. Así lo confirmó el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien este lunes ofreció un discurso para informar de esta “exitosa operación antiterrorista”. “Se hizo justicia” señaló el mandatario. “Este líder terrorista ha muerto”, agregó.

El mensaje de Biden a otros terroristas que podrían conspirar contra Estados Unidos fue claro: el ataque del fin de semana debería hacerlos pensar dos veces. “Siempre estaremos atentos y actuaremos y siempre haremos lo que sea necesario para garantizar la seguridad de los estadounidenses en casa y en todo el mundo”, advirtió.

Un funcionario del gobierno estadounidense informó a CNN que a las 6:18 del domingo se llevó a cabo “un ataque aéreo personalizado y preciso” con dos misiles Hellfire, mediante una misión no tripulada, contra el balcón de la casa de seguridad de Al-Zawahiri en Kabul. El ataque fue autorizado por Biden luego de semanas de reuniones con su gabinete y asesores clave. “La operación ha tenido éxito y no hay víctimas civiles”, indicó un alto cargo gubernamental citado por la cadena de televisión.

El Presidente Joe Biden habla desde el balcón de la Sala Azul de la Casa Blanca, mientras anuncia que un ataque aéreo estadounidense mató al líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahri, en Afganistán. Foto: AP

Al-Zawahiri, de 71 años, asumió el liderazgo de Al Qaeda seis semanas después de que las fuerzas de elite estadounidenses mataran a Osama bin Laden en su escondite en Pakistán, en mayo de 2011. Hasta entonces, El cirujano egipcio era considerado el segundo al mando de la red terrorista. Se desempeñó como el principal ideólogo del grupo y se sospechaba que era el “cerebro operativo” detrás de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Después del asesinato de Bin Laden, se convirtió en el terrorista más buscado en la lista del FBI, ya que hasta entonces había sido segundo después de Bin Laden en la lista, y el Departamento de Estado norteamericano ofrecía una recompensa de US$ 25 millones por información que llevara a su captura.

Según el analista del centro de estudios Middle East Institute, Charles Lister, la muerte de Al-Zawahiri significa un duro golpe al liderazgo de Al Qaeda. “Durante años, Al Qaeda ha estado bajo un proceso de descentralización, en el que el liderazgo central sigue siendo una guía clave, pero una fuente cada vez más irrelevante de mando estratégico”, escribió el experto en su cuenta de Twitter.

Así, con las muertes confirmadas de Hamza bin Laden, Abu Muhammad al-Masri y la de Ayman al-Zawahiri, el probable próximo heredero del liderazgo de Al Qaeda es un egipcio que se conoce con el nombre de guerra Saif al-Adel, quien vive en Irán y aparentemente no puede salir del país.

Si bien poco se sabe sobre sus movimientos o actividades actuales, el estatus de reverencia de Saif al-Adel dentro del movimiento, así como su profunda experiencia como líder militar, de inteligencia y de seguridad y planificador terrorista, lo convierten en un emir potencialmente peligroso, dicen los expertos. Lister señaló en un artículo de 2020 que si bien Al Adel puede ser capaz de ejercer una influencia significativa sobre los miembros de Al Qaeda, estos desconfían profundamente de Irán y su posible influencia sobre líderes aún se supone que está en alguna forma de cautiverio.

Peor aún para al-Qaeda, es muy poco probable que Irán elimine sus restricciones de viaje sobre Sayf al-Adel, ya que su presencia en suelo iraní equivale a una influencia estratégicamente significativa, no solo sobre al-Qaeda sino también potencialmente sobre EE.UU. Si la administración entrante de Biden busca reanudar algún tipo de negociaciones con Irán, como se supone, el destino del líder más conocido después de Zawahiri representaría una carta valiosa sobre la mesa, escribió Lister.

La colaboración de Al-Zawahiri y Bin Laden comenzó en la ciudad de Peshawar, en la región fronteriza entre Pakistán y Afganistán, en 1980. Al-Zawahiri era un cirujano que trabajaba para la Sociedad de la Media Luna Roja, la filial islámica del Comité Internacional de la Cruz Roja. Bin Laden había ido a Peshawar para recaudar dinero. La ciudad, que era un refugio para los afganos que huían de la ocupación soviética y el hogar de un mercado negro relativamente abierto de armas y narcóticos, estaba erizada de sentimiento islamista militante.

Osama bin Laden junto a Ayman al-Zawahiri durante una entrevista con el periodista paquistaní Hamid Mir (no aparece en la foto), en noviembre de 2001. Foto: Reuters

Al-Zawahiri había estado organizando activamente a extremistas islámicos desde que tenía 15 años, cuando se convirtió en el líder de un pequeño grupo de militantes estudiantiles dedicados a derrocar al gobierno secular egipcio de Gamal Abdel Nasser. Al conocer a Bin Laden, comprendió de inmediato la utilidad potencial del rico saudita para sus ambiciones personales. En 1980, dicen los expertos, Bin Laden tenía motivaciones políticas, pero era ideológicamente maleable.

En 1981, Al-Zawahiri fue arrestado y encarcelado, junto con decenas de otros radicales, por colaborar en el asesinato del Presidente egipcio Anwar Sadat. El tiempo en prisión solo redobló el fervor de Al-Zawahiri. No mucho después de su liberación, asumió el liderazgo de la organización terrorista Yihad Islámica Egipcia, que Estados Unidos cree que ayudó a organizar los atentados con bombas del 7 de agosto de 1998 contra las embajadas estadounidenses en Dar es Salaam, Tanzania, y Nairobi, Kenia. En 2001, según relatos ampliamente aceptados, Al-Zawahiri fusionó formalmente la Yihad Islámica Egipcia con la red Al Qaeda de Bin Laden. El grupo ahora se llama oficialmente Qaeda al-Yihad.

El líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, aparece en un cartel sin fecha de la lista de fugitivos más buscados por el FBI. Foto: Reuters

Según el centro de estudios Council on Foreign Relations, antes de asumir como máximo jefe de Al Qaeda, según las agencias de inteligencia estadounidenses, Al-Zawahiri funcionaba como el líder ideológico más importante del grupo y quizás también como el principal líder operativo de las actividades de la red. Muchos funcionarios antiterroristas creen que fue más instrumental en la planificación táctica de los ataques del 11 de septiembre de 2001 que el propio Bin Laden.

Varios expertos indicaron que Al-Zawahiri carecía del carisma o la eficacia de Bin Laden y, a menudo, fue una figura divisiva dentro del movimiento yihadista. “La personalidad de Al-Zawahiri marca una diferencia real en el futuro de Al Qaeda, cuyos miembros han hecho un juramento religioso personal de obediencia a Bin Laden”, escribió Peter Bergen, director de estudios de seguridad nacional de la New America Foundation. “No está nada claro cuántos de ellos transferirán automáticamente ese juramento a Al-Zawahiri”.

Al-Zawahiri creció en la ciudad egipcia de Maadi. Los residentes de Maadi eran notablemente moderados en sus prácticas religiosas, pero Al-Zawahiri era el producto de un hogar inusualmente estricto e ilustre. El tío de su padre, Rabi’a al-Zawahiri, era el gran imán de la Universidad al-Azhar de El Cairo, una posición que ha sido descrita como de importancia “papal” dentro del mundo musulmán. La familia de su madre también fue prominente. Su padre, el abuelo de Ayman, se desempeñó como presidente de la Universidad de El Cairo y fundó la Universidad Rey Saúd, en Riad, Arabia Saudita.

En esta foto de archivo de 1998, Ayman al-Zawahri, a la izquierda, participa en una conferencia de prensa con Osama bin Laden en Khost, Afganistán. Foto: AP

A pesar de su prestigio social, la familia Al-Zawahiri se negó a participar en la vida social de Maadi, que percibían como inmoral. Algunos expertos han postulado que esta dinámica, cuando se combina con su educación académica enclaustrada, hizo que Ayman siempre se considerara a sí mismo como un extraño.

En cuanto a los orígenes de las ideas militantes de Al-Zawahiri, era un admirador de Sayyid Qutb, un islamista radical a quien el líder de Al Qaeda ha citado con entusiasmo en sus propios escritos. Qutb, un egipcio que vivió en Estados Unidos a principios de la década de 1950, creía que el país era impuro y espiritualmente inestable. Sintió que el único escape de la fuerte influencia de Occidente era el fundamentalismo islámico, la guerra santa y el martirio. Un verdadero musulmán, según Qutb, debe luchar para derrocar no solo a los países occidentales y a los occidentales, sino también a los simpatizantes occidentales en Egipto y otras naciones musulmanas. Qutb fue arrestado y encarcelado en 1954 por conspirar para matar a Nasser, luego arrestado nuevamente y ejecutado, en 1966, por su participación en un complot de la Hermandad Musulmana para derrocar al gobierno egipcio.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.